Cuando alguien en su trabajo tiene cáncer

+ -Text Size

TEMAS

¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento contra el cáncer?

Si alguien con quien usted trabaja está recibiendo tratamiento contra el cáncer, puede que quiera saber más acerca de todo por lo que tiene que pasar esta persona. Los tipos más comunes de tratamiento contra el cáncer son cirugía, quimioterapia y radioterapia.

La cirugía es a menudo la primera opción de tratamiento si se puede extirpar el tumor del cuerpo. A veces sólo se puede eliminar parte del tumor. Antes o después de la cirugía, se puede usar radiación, quimioterapia o ambas para reducir el tumor. Para más información, lea nuestro documento Cirugía: una guía para los pacientes y sus familias.

Los médicos usan quimioterapia (o “quimio”) para combatir las células cancerosas. El término quimioterapia se refiere al uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Por lo general, los medicamentos se administran por una vena (vía intravenosa) o se toman vía oral. Luego, los medicamentos de quimioterapia viajan a través del torrente sanguíneo del cuerpo, logrando alcanzar las células cancerosas que pueden haberse propagado del tumor a otros lugares del cuerpo (metástasis). Para más información sobre este tema, lea nuestro documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.

La radioterapia utiliza rayos de alta energía (como rayos X) para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de tumores. La radiación puede provenir desde el exterior del cuerpo (radiación externa) o mediante materiales radiactivos colocados directamente en el tumor (radiación interna o implantes radiactivos). El tratamiento con radiación externa es similar a someterse a una radiografía. La radiación en sí no causa dolor, aunque el daño a los tejidos puede causar efectos secundarios. Para más información, consulte nuestro documento Radioterapia: una guía para pacientes y sus familias

Otros tipos de tratamiento de los que tal vez escuche hablar son la terapia hormonal, el trasplante de médula ósea o de células madre, la inmunoterapia o las terapias dirigidas. La terapia hormonal se usa algunas veces en el tratamiento de ciertos cánceres de próstata y seno. La inmunoterapia es un tratamiento que puede incrementar la función del sistema inmunológico del paciente y ayudarle a combatir el cáncer. Por otro lado, la terapia dirigida es un tratamiento que se orienta directamente a las células cancerosas con lo cual se causa un menor daño a las células normales. Por favor, comuníquese con nosotros o consulte nuestro sitio Web si desea más información sobre estos tipos de tratamiento contra el cáncer.

Podría ser que usted conozca a más de una persona que también esté recibiendo tratamiento para el mismo tipo de cáncer, pero no suponga que dos personas responderán igual a un mismo tratamiento. Cada cáncer es diferente, y cada persona responde de forma distinta al tratamiento. Por esta razón, es mejor no comparar a una persona con otra.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento del cáncer?

El tipo de tratamiento que una persona recibe dependerá del tipo y etapa del cáncer (qué tanto se ha propagado el cáncer), así como la edad del paciente, y otras afecciones médicas y tratamientos que la persona haya tenido. Cada medicamento o plan de tratamiento tiene efectos secundarios diferentes. Es difícil predecir qué efectos secundarios ocurrirán, incluso cuando los pacientes reciben un mismo tratamiento. Algunos efectos secundarios pueden ser severos y otros más ligeros. Algunas personas experimentan una etapa difícil durante su tratamiento, pero también hay otras que sobrellevan su tratamiento muy bien y pueden desempeñarse en sus trabajos durante el mismo. Pero algunas veces trabajar durante el tratamiento requiere cambios en el horario de trabajo, ya que muchos tratamientos contra el cáncer se administran sólo durante el día.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Los efectos secundarios a corto plazo de la quimioterapia (a menudo tratables), pueden incluir náuseas y vómitos, disminución del apetito, pérdida del cabello y llagas en la boca. Debido a que la quimioterapia puede dañar las células productoras de sangre (hematopoyéticas) de la médula ósea, es posible que los pacientes presenten bajos recuentos de células sanguíneas. Los bajos recuentos sanguíneos pueden causar ciertos efectos secundarios, como:

  • Alto riesgo de infecciones (debido a la reducción en los recuentos de glóbulos blancos).
  • Sangrado o hematomas graves después de cortaduras o lesiones (por la disminución de las plaquetas).
  • Cansancio extremo o fatiga (algunas veces debido a los bajos recuentos de glóbulos rojos).

Los especialistas en cáncer hacen un seguimiento minucioso y llevan un control detallado de los efectos secundarios ocasionados por la quimioterapia.

Debido a que el cuerpo de cada individuo es diferente, las personas notan diferentes efectos causados por la quimioterapia. La mayoría de los efectos secundarios de la quimioterapia desaparecen al finalizar el tratamiento. Por ejemplo, el cabello que se cayó durante el tratamiento casi siempre vuelve a crecer cuando éste concluye. Casi todos los pacientes usan pelucas, pañuelos para el cabello (mascadas o bufandas) o sombreros durante este periodo para protegerse y conservar el calor de la cabeza.

Efectos secundarios de la radioterapia

El tratamiento con radiación es similar a tomarse radiografías y no causa dolor. Los efectos más comunes son la irritación de la piel y el cansancio extremo (también referido como fatiga). El cansancio es muy común cuando los tratamientos duran varias semanas. Dicho cansancio es una sensación de cansancio extremo y poca energía que a menudo no se alivia con descanso. Además, las personas reportan cansancio a causa de los traslados diarios al hospital para recibir los tratamientos con radiación.

Mucha gente continúa trabajando durante el transcurso de sus tratamientos de radiación. Sin embargo, es común tener que ajustar el horario o disminuir las horas de trabajo hasta que se sienta mejor. A veces la gente no puede seguir trabajando durante el tratamiento debido a un cansancio extremo o a otros efectos secundarios. Una de las cosas más importantes que usted puede hacer por su compañero de trabajo con cáncer es facilitar un horario flexible. El tratamiento del cáncer, así como sus efectos secundarios, pueden ser impredecibles; es de esperar que su compañero de trabajo tenga sus días buenos y sus días malos.

¿Es el tratamiento peor que el cáncer en sí?

Éste es un mito común que puede reducir el tiempo de vida. Las personas que piensan que el tratamiento contra el cáncer es peor que la enfermedad en sí podrían no estar recibiendo tratamientos que pueden prolongar su vida, o incluso salvarla.

Es fácil entender el origen de por qué se cree este mito. Con frecuencia, la gente a la que se le diagnostica un cáncer nunca ha sentido síntomas o dolor, mientras que para otras personas los síntomas apenas comienzan y no son aún graves. Pero una vez que el tratamiento comienza, a menudo empiezan a sentirse bastante mal. Es cierto que la quimioterapia, la radiación y la cirugía pueden causar síntomas desagradables y algunas veces efectos secundarios graves. Pero la mayoría de éstos pueden ser tratados y desaparecerán una vez finalizado el tratamiento, además de que el tratamiento puede salvarles la vida. Si no se ofrece ningún tratamiento contra el cáncer, los síntomas suelen empeorar cada vez más.

Hay momentos cuando todo paciente de cáncer pone en duda su compromiso con el difícil periodo de tratamiento y sus efectos secundarios. Algunas veces se desaniman debido a la incertidumbre del tratamiento y piensan si realmente vale la pena. Esto es normal. Puede ser útil recordar que cada año, los tratamientos contra el cáncer se han hecho cada vez más eficaces, y los médicos continúan aprendiendo maneras más efectivas de controlar los efectos secundarios.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014