Cuando alguien en su trabajo tiene cáncer

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué pueden hacer los supervisores cuando un empleado tiene cáncer?

¿Qué puedo esperar cuando un empleado es diagnosticado con cáncer?

Cada persona sobrelleva la experiencia del cáncer a su manera, dependiendo de su forma personal de afrontarlo y la naturaleza individual de su situación. Lo que es cierto para una persona puede no serlo para otra. Cuando esté tratando con un empleado con cáncer, tenga en cuenta lo siguiente:

Un diagnóstico de cáncer no es una sentencia de muerte. Los tratamientos de hoy indican que mucha gente se cura y vive vidas valiosas y productivas durante muchos años después del diagnóstico. No suponga que este diagnóstico será el fin de la vida profesional de alguien. De hecho, en algunos casos las personas actúan con más energía y se vuelven más productivas y eficientes después de enfrentarse al cáncer.

Mucha gente puede continuar con su horario de trabajo normal mientras está en tratamiento contra el cáncer. Por otra parte, hay quienes pueden necesitar horarios más flexibles y tiempo libre adicional. Algunas personas parecen como que están funcionando bastante bien aun cuando están enfrentando momentos difíciles de modo que no vaya a suponer que el pedir más tiempo libre no es legítimo. Pídale al empleado que coordine con el representante del departamento de recursos humanos de la compañía la solicitud de licencia por enfermedad por razones médicas y familiares (Family and Medical Leave [FMLA]), si está disponible en su lugar de trabajo y si el empleado califica para esto.

¿Cómo fomento un buen ambiente en el lugar de trabajo cuando un empleado tiene cáncer?

Sus empleados van a seguir su ejemplo, o sea, que es importante conocer los hechos y estar preparados para contestar las preguntas que otros empleados pudieran tener. Sin embargo, asegúrese de no traicionar la confidencialidad.

Es crítico mantener abiertas todas las líneas de comunicación todo el tiempo. Dé tiempo al empleado con cáncer para que hable acerca de ello. Si hay un problema con su trabajo, no lo ignore. Hable con la persona constructivamente y trate de ofrecer soluciones.

Sobre todo, no trate a los empleados con cáncer de manera distinta a como trata a los demás, a menos que haya una razón médica para hacerlo, o que el empleado haya pedido algún trato o acondicionamiento especial.

¿Qué debo tomar en cuenta cuando se le acaba de diagnosticar cáncer a un empleado?

En cierto sentido, este es el momento más difícil para todos por varias razones. La sorpresa y el impacto que siguen a un diagnóstico, y la incertidumbre de lo que se puede esperar, pueden hacer que todo sea difícil para usted, para la persona con cáncer y para los otros compañeros de trabajo.

Durante este periodo es importante enfocarse en apoyar al empleado y en organizar maneras para que el trabajo se haga, en lugar de enfocarse en la situación particular médica del empleado. Lo más probable es que la persona no sepa todavía qué tipo de tratamiento recibirá, ni cómo esto afectará su jornada de trabajo.

Asegúrele a su empleado que hará los ajustes razonables que le permitan seguir trabajando. Si puede, dígale a su empleado que su puerta siempre está abierta por si tiene algo que hablar con usted.

Si por alguna razón siente que no será capaz de ofrecerle su atención, puede demostrar su preocupación ayudándole a ponerle en contacto con otras fuentes de apoyo, tales como un programa de asistencia a empleados o con grupos locales de apoyo para gente con cáncer.

Actualice sus conocimientos acerca de las políticas de su compañía en lo que respecta a condiciones médicas y políticas de licencias, incluyendo la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act), y también familiarice al empleado con estas políticas. Tal vez su departamento de recursos humanos le pueda ayudar. Para más información acerca de las leyes sobre discapacidad y licencias especiales, por favor, lea nuestros documentos Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades: información para personas con cáncer y Ley de Licencia Familiar y Médica (FMLA).

¿Cuáles son las guías sobre la confidencialidad?

Es muy importante que mantenga privada la información confidencial del empleado. Pregunte a su empleado si hay personas con quien se sentiría cómodo compartir la noticia de su diagnóstico y si le ayudaría que usted como gerente les dé esta noticia. Respete los deseos de la persona, nunca le diga a alguien sin su consentimiento previo, aún si cree que a la persona con cáncer no se molestará. Siempre hable con su empleado en privado.

Esté atento a las reacciones de su empleado. Pregunte y esté preparado(a) para cambiar el tema si parece que la persona no quiere hablar al respecto. Pregunte en qué puede ayudar, y asegúrese de que el empleado sepa que usted respeta la privacidad de la información médica.

¿Qué debo esperar cuando se inicie el tratamiento?

El cáncer se trata de muchas formas. El tratamiento en el hospital puede significar que la persona tenga que tomarse un tiempo adicional sin ir a trabajar. El tratamiento de manera ambulatoria puede significar poco o ningún cambio en la cantidad de trabajo de la persona, o tal vez que se requiera de una reducción en su horario o de sus responsabilidades en el trabajo.

A veces, un empleado no sabrá lo que es posible hasta después de que haya empezado el tratamiento. La capacidad de la persona para trabajar dependerá del tipo de tratamiento, su respuesta al tratamiento, y la cantidad de apoyo y ayuda que tenga el empleado en su hogar. Sea tan flexible como sea posible. Decidan juntos y hagan revisiones de vez en cuando para asegurarse que los dos están de acuerdo en cuáles son los límites y tengan expectativas realistas.

A medida que avance el tratamiento, la habilidad de la persona para manejar ciertas tareas o proyectos puede cambiar para bien o para mal. No deje de asignarle tareas difíciles nada más porque usted cree que será demasiado. Pregunte al empleado antes de aguantar o eliminar tareas difíciles.

¿Qué pasa si el empleado no habla de su situación?

No suponga que, porque el empleado no se queja, el tratamiento no es un tema importante. Tal vez esté "aguantando en silencio". Aliente y felicite a su compañero de trabajo por la forma en que está manejando la situación.

No tema preguntarle cómo se siente, pero recuerde que hay que ver las señales de cómo reacciona a las preguntas. Si el empleado no quiere hablar sobre su enfermedad, esto se tiene que respetar.

¿Hay pasos que pueda seguir para hacerle más fáciles las cosas a mi empleado con cáncer?

Las siguientes sugerencias podrían ayudarle a hacer las cosas más fáciles para un empleado que está afrontando la enfermedad. Distintos entornos laborales puede que exijan distintos enfoques, pero lo primordial es preguntar y mantenerse al día en lo que está ocurriendo.

  • Permita horarios flexibles, que trabaje en su casa, distribuir el trabajo y/o tomar tiempo libre para acudir a sus citas de tratamiento.
  • Designe un lugar de estacionamiento cercano para el empleado.
  • Dé al empleado permiso de descansar cuando sea necesario. El tratamiento contra el cáncer puede reducir el nivel de energía de la persona.
  • De ser necesario, enseñe a los otros empleados cómo hacer parte del trabajo del colega ausente. A veces, la persona con cáncer puede ser quien enseñe a sus compañeros.
  • Reorganice la carga de trabajo para que las ausencias de la persona no afecten.
  • Pregunte al empleado si está de acuerdo con que otros compañeros hagan parte de su trabajo durante su ausencia.
  • Deje que el empleado decida las cosas sobre las cuales tiene el control. Algunas veces la gente con cáncer siente una pérdida de control sobre muchos aspectos de su vida. Tomar decisiones, aún en cosas simples, contribuye a una sensación general de estar en control.

¿Cómo debo tratar a los otros empleados?

Mantenga abiertas sus líneas de comunicación. No hable con terceros acerca de la condición médica de una persona. Esa información es confidencial. Sí debe hablar con los otros empleados sobre situaciones relacionadas con el trabajo. ¿Qué están haciendo los demás para que se haga el trabajo? ¿Se sienten bajo demasiado estrés? ¿Hay algo que usted como gerente pueda hacer para que esta situación sea más fácil para ellos? Enfóquese en ayudar a los compañeros a enfrentar sus propias preocupaciones en vez de hablar de la persona con cáncer.

¿Qué puedo hacer una vez que el tratamiento del empleado haya terminado?

Si el empleado tomó tiempo libre o tuvo que reducir su horario, permita que gradualmente retome la transición a un horario completo. Recuerde mantener abiertas las líneas de comunicación Pregunte si puede ayudar en algo, ya que su horario y cantidad de trabajo regresa a lo normal.

Cuando el empleado regresa a un horario normal de trabajo, el impulso natural es que los colegas y gerentes den un suspiro de alivio y supongan que se terminó esta experiencia difícil. Aunque el estrés del tratamiento ya pasó, el estrés emocional continúa durante más tiempo, tanto para el empleado como para sus compañeros de trabajo. Algunas veces problemas como el cansancio pueden continuar por meses después de que el tratamiento termina. Tal vez ayude si informa a los demás empleados que la etapa después del tratamiento también puede ser un reto. A veces la gente con cáncer se siente más vulnerable cuando la fase activa del tratamiento ha finalizado.

Esté alerta a señales de resentimientos por parte de otros empleados. Ahora que la persona se siente mejor, otros pueden expresar resentimiento acerca del trabajo adicional que tuvieron que hacer durante el tratamiento del empleado. Trate de enfrentar esto en lugar de dejar que continúe.


Fecha de última actualización: 06/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 06/03/2014