Cuando alguien en su trabajo tiene cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Qué se puede esperar

¿Experimentará cambios físicos la persona con cáncer?

Existen algunos cambios físicos en común entre muchos de los pacientes de cáncer. El cáncer en sí causa algunos de estos cambios, mientras que otros son el resultado de los efectos secundarios por el tratamiento. Tome en cuenta que cada experiencia de cáncer es diferente. Puede que su compañero de trabajo presente o no cualquiera de los siguientes cambios:

  • Pérdida del cabello, incluidas las cejas y pestañas.
  • Aumento o pérdida de peso.
  • Aumento o pérdida de apetito.
  • Cambios en los sentidos del gusto o el olfato.
  • Cansancio extremo, también referido como fatiga (información más adelante).
  • Piel y labios pálidos o cambios en el color de la piel.
  • Desfiguramiento (por ejemplo, la pérdida de un brazo o de un seno después de una operación contra el cáncer).
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de sueño.
  • Falta de concentración.

Para muchos pacientes de cáncer, el efecto secundario más difícil de sobrellevar es el cansancio. La gente reporta que el cansancio puede ser abrumador, y se sorprende de cuánto cansancio puede sentir tras mucho tiempo de haber terminado el tratamiento. La recuperación de una cirugía puede durar mucho tiempo, y uno puede sentir cansancio meses después de una operación. La quimioterapia puede durar muchas semanas con fuertes medicamentos que empeoran el cansancio, mientras el cuerpo se recupera. La gente que recibe radioterapia muchas veces también reporta cansancio extremo. Su compañero de trabajo puede estar sufriendo estrés y también problemas emocionales, lo que añade al desgaste físico. El cansancio puede perdurar por meses después de haber concluido el tratamiento.

¿Cómo se afectará emocionalmente mi compañero de trabajo?

Cada persona tiene su propia manera de hacerle frente al cáncer y a su tratamiento. Es normal sentirse triste sobre los cambios que surgen como consecuencia del diagnóstico del cáncer. La persona con cáncer puede pasar por algunos de estos frecuentes cambios emocionales y de humor a diario, o incluso, cada hora. Esto es normal. Una persona con cáncer puede presentar cualquiera o todas las siguientes emociones y pensamientos:

  • Incertidumbre.
  • Enojo.
  • Sentimiento de pérdida de control.
  • Tristeza.
  • Temor.
  • Culpabilidad.
  • Frustración.
  • Cambios de humor.
  • Sentimientos más fuertes o más intensos.
  • Un sentimiento de estar desconectado o aislado de los demás.
  • Soledad.
  • Resentimiento.
  • Aflicción.

Con el paso del tiempo, la persona puede descubrir algunos cambios positivos:

  • Un mayor sentido de capacidad de recuperación o fortaleza.
  • Paz, o una sensación de tranquilidad.
  • Una idea más clara de sus prioridades en la vida.
  • Una apreciación mayor de su calidad de vida y de las personas que quiere.

El cáncer puede ser muy impredecible. Alguien con cáncer puede sentirse muy bien un día y terriblemente al día siguiente. Usted puede esperar que su compañero de trabajo tenga días buenos y días malos. Aprender a vivir con la incertidumbre es parte de aprender a vivir con el cáncer, tanto para el paciente como para los que le rodean.

Podrá haber momentos en que la incertidumbre y el miedo provoquen que la persona con cáncer se sienta alterada, deprimida o encerrado en sí misma. Esto es normal, y una parte del proceso de aflicción por lo perdido a causa del cáncer (cosas como salud, energía, tiempo). La mayoría de las personas se puede ajustar lentamente a la nueva realidad de su vida y seguir adelante. Algunas pueden necesitar la ayuda adicional de un grupo de apoyo o de un profesional de la salud mental para aprender a lidiar con los cambios que el cáncer ha traído a sus vidas. Para obtener más información sobre este tema, por favor, consulte nuestro documento La ansiedad, el miedo y la depresión. Puede consultarlo en www.cancer.org o nos puede llamar para solicitar una copia.

¿Cómo vive la gente con cáncer?

La gente crea todo tipo de estilos para salir adelante durante sus vidas. Algunos son muy reservados, mientras que otros son más abiertos y hablan acerca de sus emociones. Estos estilos para salir adelante ayudan a la gente a manejar situaciones personales que sean difíciles, aunque algunos estilos funcionan mejor que otros. Algunos usan el humor y encuentran que es un alivio para la naturaleza tan seria de su enfermedad. Pero algunos puede que se retraigan y se aíslen de los familiares y amigos. Un diagnóstico de cáncer genera muchos cambios. Las personas a menudo tratan de mantener tanto control como puedan para sentir mayor seguridad. Algunas personas se alteran mucho, o parecen entristecerse. Pueden estar llorando la pérdida de una autoimagen sana, o la pérdida del control sobre sus propias vidas.

Algunas personas descubren que les ayuda simplemente mantener la esperanza y hacer lo que se pueda por conservarla. La esperanza implica distintas cosas para cada persona, y la gente puede tener esperanza por muchas cosas mientras enfrenta el cáncer.

Podría suponer que alguien que es positivo y optimista debe estar negando el hecho de que tiene cáncer. Si su compañero de trabajo aparenta estar de muy buen humor y no afectarse por el hecho de tener cáncer, no debe suponer automáticamente que está negando la enfermedad. Aprovechar el día al máximo puede ser simplemente una forma de enfrentar su situación. Mientras esté recibiendo atención médica, probablemente no se esté negando que tiene cáncer, y su estilo personal de enfrentar la enfermedad debe ser respetado. Para más información, lea nuestro documento Cómo enfrentar el cáncer en la vida diaria.

¿Qué tan importante es el trabajo para el colega con cáncer?

Con frecuencia, enfrentarse al cáncer trae consigo una percepción más fuerte de la importancia del trabajo en la vida de la persona. El trabajo puede reforzar la auto-imagen y ayuda a la persona a enfocarse en lo que pueden hacer y no en su enfermedad. Puede ser un escape, lejos del mundo médico, y puede ayudar a la persona a balancear su sentimiento de estar fuera de control. Además, el trabajo es una fuente de estabilidad porque conlleva una rutina conocida. El trabajo también le proporciona el contacto con más personas. El cáncer puede ser extremadamente aislante, y estar con más gente puede ser de gran ayuda. Puede ser muy importante para su compañero asistir al trabajo lo más que pueda y ser lo más productivo posible. Los asuntos financieros y de seguro médico pueden también afectar la decisión de trabajar durante el tratamiento.

¿Cómo puede el cáncer afectar la situación financiera de una persona?

El cáncer puede causar problemas económicos. La persona puede dejar de recibir ingresos al estar ausente del trabajo durante y justo después del tratamiento. Puede haber una reducción en el salario del empleado si necesita trabajar menos horas para recibir el tratamiento o cuando no se siente bien. Es posible que los empleados necesiten pagar más por concepto de la prima del seguro si trabajan menos horas o si toman tiempo de su trabajo para recibir el tratamiento. En algunas situaciones, puede que la cobertura médica se anule o disminuya si se cambia de jornadas laborales completas a un tiempo parcial (o medio tiempo). Mucho de esto depende de las políticas en su lugar de trabajo. Es importante que el empleado con cáncer entienda con anticipación cómo estos cambios de la jornada afectan el seguro, el salario y otros beneficios.

Las consultas médicas frecuentes pueden también ser una preocupación económica debido al pago de las recetas y copagos de seguro médico (la parte del tratamiento que el seguro no cubre). Estos copagos pueden alcanzar sumas abrumadoras. También se incurren en gastos de estacionamiento, combustible, así como por servicios y equipo que no están cubiertos por el seguro. Al acumularse estos costos, pronto pueden hacerse difíciles de pagar.


Fecha de última actualización: 06/13/2012
Fecha de último cambio o revisión: 03/04/2014