Escuche con el corazón

+ -Text Size

TEMAS

Cómo enfrentar la etapa final de la vida

Algunas personas tienen cáncer que ya no responde al tratamiento y tienen que enfrentar el hecho de que probablemente morirán pronto. Esto atemoriza a la persona que está enferma y a los que la rodean. La persona con cáncer puede sentir dolor, estar todo el tiempo en la cama, tener movilidad limitada o estar confundida. Resulta difícil observar a un ser querido pasar por este proceso de deterioro.

Su presencia

Sin importar cuán difícil pueda ser, aún es importante procurar estar presente con la persona con cáncer. Puede que la persona se sienta sola aun cuando haya gente alrededor. Esto se debe a que las personas que le rodean realmente no estén al tanto de lo que está ocurriendo al paciente. Usted puede ser la persona que esté al tanto respecto a lo que acontece con su ser querido durante todo el tiempo. Solamente por mantenerse alrededor y escuchar con una sonrisa, o una caricia, usted muestra que esta ahí con la persona. Hacer esto requiere de valor y energía adicionales.

A veces, la persona con cáncer avanzado se aparta de las personas a medida que la muerte se acerca. Esto es natural y una forma de desconectarse de la vida. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es tomar en cuenta esta señal de la persona y simplemente estar disponible por si llega a requerirse. Procure no tomarse esto a pecho, ni sentirse mal por dicho comportamiento de la persona. Probablemente no tiene nada que ver con usted.

Cómo hablar sobre el proceso de morir y la muerte

Muchas personas se preocupan sobre qué decir cuando la persona habla sobre su muerte. Sin embargo, esto es algo que ocurre comúnmente. Algunas personas quieren hablar sobre las diferentes partes del proceso de morir (quieren saber qué es lo que pueden esperar que suceda). Algunas quieren saber cómo van a morir, y preguntan: “¿Qué ocurrirá en el momento en el que realmente me esté muriendo?”. Para las respuestas a estas preguntas, será útil acudir a los expertos sobre atención de hospicio o de las personas con enfermedades terminales. Si no sabe las respuestas a preguntas específicas, usted puede decir “No lo sé, pero puedo llamar a alguien que pueda respondernos estas preguntas”. Estos profesionales pueden explicar a usted y a la persona con cáncer lo que ocurre a medida que la muerte se acerca.

El personal de hospicio está acostumbrado a contestar estas preguntas, y tienen destrezas para hacerlo en una manera que exprese apoyo y comprensión. Los expertos en la atención de hospicio ofrecen atención compasiva para las personas en etapas avanzadas de la enfermedad. Si desea leer más sobre el cuidado de hospicio y los asuntos relacionados con el fin de la vida, por favor, refiérase a nuestro documento Cuando el final está cerca y al documento disponible en inglés Hospice Care. Además, tenemos información sobre el cáncer avanzado y la atención del paciente con cáncer en el hogar (refiérase a la sección “Para obtener más información”).

Puede que le pregunten: “¿Por qué me pasa esto a mí?" Esta pregunta es muy difícil escucharla, pues no existe una respuesta. Y es muy desconsolador sentir el dolor que conlleva este tipo de preguntas. En muchos casos, la respuesta simple es “No lo sé”. Tomar la mano de sus ser querido y permitirse llorar o hablar sobre la tristeza y lamentaciones es lo mejor que se puede hacer. Dejar que la gente haga esto es realmente útil, pues muchas personas evitan el tema de la muerte y no se dan la oportunidad de compartir este dolor.

Algunas personas que saben que van a morir sienten la necesidad de hablar sobre cosas inquietantes que evitaban mencionar. Puede que quieran hablar sobre algunas de las cosas que hicieron en su vida de las que se sientan avergonzadas o arrepentidas. Puede que quieran disculparse sobre dichas cosas y que quieran darle indicaciones sobre qué hacer por ellas en el futuro. Escuchar con respeto y, por supuesto, con indulgencia y afecto a menudo es todo lo que se requiere hacer. No existen palabras mágicas para una persona que está muriendo, pero a menudo su presencia es todo lo que se necesita, y ofrecer un corazón abierto no tiene precio.


Fecha de última actualización: 01/23/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2013