Escuche con el corazón

+ -Text Size

TEMAS

Enterándose de la noticia

La espera

Cuando algún nódulo o protuberancia, o algún síntoma hace que se requiera acudir a consulta con el médico, a menudo pasan varios días de espera por los resultados. Durante este momento se desconoce la situación que se podría afrontar. Todo tipo de pensamiento puede pasar por la mente del paciente, como por la suya propia.

Este momento puede ser de mucho temor. Si la persona que enfrenta el cáncer confía en usted, es porque probablemente quiera hablar y compartir esa ansiedad. Puede que solamente necesite que le escuche y que le apoye en intentar esperar lo mejor. Esperar es siempre difícil, pero esperar en compañía de alguien aligera la carga.

Algunas personas pueden intuir que tiene cáncer antes de que su médico les dé el diagnóstico formal. Cada persona responderá al diagnóstico de una manera diferente. Algunos desearán discutir el diagnóstico en detalle, mientras que otros no querrán hablar de eso para nada. Puede que otros no quieran hablar al respecto en lo absoluto. Algunas veces la necesidad de la persona de hablar puede cambiar de un día para otro. Simplemente preguntar: “¿Deseas hablar sobre el tema?” es una forma directa y respetuosa de informarse sobre lo que necesita.

Cuando se descubre que se trata de cáncer

Si se detecta cáncer, el médico deberá ser quien informa al paciente. Usted debe pensar en qué es lo mejor, si desea estar o no presente cuando el médico entregue los resultados de las pruebas. Algunas veces cuando el médico habla con el paciente y la familia al mismo tiempo, tener a otros en la habitación proporciona una sensación de confianza y seguridad al paciente. Sin embargo, algunas personas con cáncer prefieren dialogar sobre el tema con sus médicos en privado. Pregunte al paciente si debe planear acompañarle cuando se vayan a informar los resultados de las pruebas.

La manera en que el médico comparta los resultados con la persona que tiene cáncer depende del estilo personal del médico y de su percepción en cuanto a las necesidades y sentimientos del paciente. Estos factores también influyen en cuánta información el médico le proporcione al paciente. El médico también tomará en consideración el sentir y las preguntas de la familia cuando los familiares o seres queridos estén ahí.

La mayoría de los médicos tienen la política de abordar con franqueza el diagnóstico, opciones de tratamiento y perspectiva del mismo. Un enfoque honesto desde el comienzo establece la base para una relación de confianza entre el doctor, el paciente y la familia. Esto siempre permite una plática abierta y franca entre el doctor y el paciente o la familia.

    La mayoría de los médicos tienen la política de abordar con franqueza el diagnóstico, opciones de tratamiento y perspectiva del mismo.

Con frecuencia, las personas reciben con gran impacto cuando escuchan la palabra “cáncer” y puede que a causa de esto no escuchen o recuerden nada de lo que el médico les está informando a continuación. Muchas personas solamente pueden entender pequeñas cantidades de información impactante. Si algún miembro de la familia o amigo estuviera presente, deben poner mucha atención, para que después puedan ayudar a recordar y clarificar lo que se dijo.

Si usted se da cuenta que su ser querido está teniendo problemas para entender la información que se le suministró, y usted está compartiendo lo que escuchó durante la visita con el médico, no comparta mucha información al mismo tiempo. Pregunte si usted está proporcionando mucha información o si debería dejar de hablar sobre esto por un tiempo. Si hay mucha información que discutir, asegúrele al paciente que sus seres queridos y el equipo de atención a la salud están conscientes del asunto y disponibles para ayudarle. Recuerde a su ser querido que estas personas estarán disponibles para hablar sobre la enfermedad en cualquier momento en que el paciente se sienta listo para hacerlo.

Si no se siente cómodo hablando sobre el cáncer, puede que no sea la mejor persona para hablar con el paciente en ese momento. Puede que necesite tiempo y la ayuda de un experto para apoyarle con sus propios sentimientos. Incluso puede explicar a su ser querido que usted tiene dificultad en hablar sobre cáncer. Exprese que le gustaría hablar de ello, pero que no siente que en este momento sea la persona más adecuada. Puede que un trabajador social, consejero u otro amigo o familiar pueda ofrecer más apoyo en este momento. Puede sugerir a su ser querido que busque el apoyo de estas personas.

Asegúrese que la persona con cáncer entienda que su dificultad para hablar sobre el tema se debe a usted. Además, quizás quiera mencionar que, a pesar de esto, usted quiere apoyar a la persona en este momento y que espera seguir apoyándole en el futuro.

Si desea buscar más información sobre cómo vivir con cáncer y su tratamiento, tenemos disponible otro folleto titulado Después del diagnóstico: una guía para pacientes y familias. Puede obtener una copia llamándonos o puede leer la información en nuestro sitio Web.


Fecha de última actualización: 01/23/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2013