Escuche con el corazón

+ -Text Size

TEMAS

Si su ser querido rechaza recibir el tratamiento del cáncer

Algunas personas optan por no recibir ningún tratamiento contra el cáncer. Esto puede ser muy difícil de aceptar para los familiares y amigos, quienes puede que no estén de acuerdo con la decisión. No obstante, en la mayoría de los casos, las personas que pueden tomar decisiones por sí mismas tienen el derecho a rechazar una parte o todo el tratamiento.

Como alguien que estima a la persona con cáncer, puede que usted se pregunte por qué tomaría esta decisión. Tal vez la persona tiene problemas de salud que hace que el tratamiento contra el cáncer sea más difícil de tolerar o más riesgoso. Quizás la persona cree que debido a la edad y su historial de vida, simplemente “le llegó la hora”. A veces, las creencias religiosas de la persona influyen en la decisión. Existen muchas razones por las que una persona opta por no recibir tratamiento contra el cáncer.

Usted puede preguntar a su ser querido las razones por las cuales decidió no recibir tratamiento. Aun cuando la respuesta sea difícil de escuchar, la elección de rechazar el tratamiento es del paciente y de nadie más. A menudo, las razones ofrecidas tienen sentido y dan una mejor idea de lo que está ocurriendo. Usted puede expresarle al paciente su opinión. Puede que usted diga algo como “No lo había pensado de esa manera, y me complace que compartas conmigo tu punto de vista”. También puede decirle “Hubiese deseado que hablaras con un médico sobre las opciones de tratamiento, pero apoyaré tu decisión y te ayudaré durante este momento de la mejor manera que pueda”.

Incluso después de que una persona rechaza el tratamiento contra el cáncer, es importante asegurase de que sepa y entienda completamente sus opciones. Puede que quiera pedirle a la persona que hable con un médico sobre la decisión y sobre si cualquier tratamiento podría ayudar. Algunos pacientes estarán de acuerdo, pero otros rehusarán hablar con un médico. Sin embargo, no debería sorprenderse si, después de hablar con un médico, la persona aún se rehúsa a recibir tratamiento. Como se mencionó anteriormente, la persona tiene el derecho de tomar sus propias decisiones, justo como usted tiene el derecho de ver la situación a su manera. Procure ver el punto de vista de la persona con cáncer, y continúe ofreciéndole su apoyo y amistad.

La atención de apoyo puede ayudar a cualquier persona con cáncer (incluso a aquellas que están seguras que no quieren recibir tratamiento para el cáncer en sí). También referida como atención paliativa, la atención de apoyo ayuda a evitar que la persona con cáncer experimente dolor intenso, náusea u otros síntomas. Esta atención va dirigida a tratar los síntomas, no el cáncer. Ayuda a la persona a sentirse tan bien como sea posible por el mayor tiempo posible.

La persona que se rehúsa al tratamiento contra el cáncer podría estar dispuesta a recibir los servicios de un programa de hospicio. El personal de hospicio ofrece la atención paliativa o de apoyo para que los síntomas puedan ser controlados conforme el cáncer continúa su curso. Además, estas personas tratan de ayudar a la familia y al paciente a aprovechar al máximo el tiempo de vida que les queda. Un paciente con la facultad de tomar sus propias decisiones también puede optar por rehusar esta atención. Presenciar cómo la persona sufre sabiendo que la atención de apoyo podría aliviar el dolor y otros síntomas puede ser difícil para los familiares y los seres queridos. Si esto ocurre, los seres queridos usualmente enfrentan esta situación de la mejor manera que puedan hacerlo, pero se debe seguir ofreciendo la atención de hospicio y la atención paliativa como una opción. Esta atención será aún más necesaria a medida que la condición del paciente empeora (puede que llegue el momento cuando la familia y los seres queridos no puedan lidiar con la situación sin ninguna ayuda).


Fecha de última actualización: 07/14/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/14/2014