Cómo lidiar con la pérdida de un ser querido

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

El proceso de duelo

Síntomas de depresión severa y aflicción complicada

Depresión

Es natural que las personas experimenten tristeza, dolor, enojo, periodos de llanto y humor depresivo después de la muerte de un ser querido. Es importante saber sobre las respuestas normales de la aflicción para así poder determinar si la persona en duelo puede que empeore a una depresión severa.

Alrededor de una de cada cinco personas en luto desarrolla una depresión severa (llamada también depresión clínica). A menudo, la terapia y los medicamentos son útiles para tratar esta afección. Las personas que tienen el mayor riesgo de presentar una depresión clínica incluyen aquellas que tienen antecedentes de depresión, que no cuentan con un sistema de apoyo, aquellas que han tenido problemas de abuso de alcohol o drogas, o aquellas que tienen otras situaciones angustiantes en la vida.

Los síntomas de la depresión severa no atribuibles al proceso normal del duelo incluyen:

  • Pensamientos continuos de inutilidad o desesperación
  • Pensamientos continuos de muerte o suicidio (adicionales a los pensamientos de que mejor sería que estuvieran muertos o que debieron haber muerto junto con el ser querido)
  • Incapacidad para realizar actividades diarias
  • Culpabilidad por las cosas que hicieron o dejaron de hacer en el momento de la muerte del ser querido
  • Delirios (creencias que no son ciertas)
  • Alucinaciones (escuchar voces o ver cosas que no existen), excepto por “visiones” en las que la persona escucha o ve brevemente al ser querido que ha fallecido
  • Respuestas y reacciones físicas más lentas
  • Pérdida de peso de forma excesiva

Si síntomas como éstos duran más de dos meses después de la pérdida, es probable que la persona en duelo se beneficie de ayuda profesional. Si la persona trata de hacerse daño a sí misma, o tiene un plan para hacerlo, se requiere que reciba ayuda inmediatamente.

Para algunas personas, el proceso de aflicción puede durar mucho tiempo, lo que ocurre a menudo en las personas que eran muy cercanas al ser querido fallecido. Esto es causado con mayor frecuencia por intentos de negación, de escapar del dolor o intentos de evitar la resignación.

Aflicción complicada

Si el periodo de luto no es normal, o si éste se prolonga demasiado sin que se vea alguna señal de recuperación, se le considera “aflicción complicada” o “aflicción no resuelta”. Los síntomas podrían incluir:

  • Incredulidad persistente sobre la muerte del ser querido, o un letargo emocional sobre la pérdida
  • Incapacidad para aceptar la muerte
  • Sentir preocupación con el ser querido o por cómo murió
  • Un pesar intenso y dolor emocional, que a veces incluye amargura o enojo
  • Incapacidad de compartir con las buenas memorias sobre el ser querido
  • Culparse a sí mismo(a) de la muerte
  • Tener el deseo de morir con el fin de estar con el ser querido
  • Evitar de forma excesiva cosas que recuerden la muerte del ser querido
  • Reminiscencia y añoranza constante de la persona que ha muerto
  • Sensación de soledad, desconexión y desconfianza con los demás desde el fallecimiento
  • Problemas en mantener el interés en metas o en hacer planes para el futuro tras la muerte del ser querido
  • Pensar que la vida no tiene sentido o sentir un vacío en la vida sin el ser querido
  • Pérdida de la identidad o de un propósito en la vida al sentir que parte de sí mismo(a) también ha muerto junto con el ser querido

Para algunas personas que están cuidando de un ser querido con una enfermedad de largo plazo, la aflicción complicada puede comenzar aún antes de que el ser querido muera. Los cuidadores de salud bajo un nivel intenso de estrés, especialmente cuando la perspectiva no es favorable, puede que estén expuestos a un riesgo mayor de tener una aflicción anormal incluso antes de la muerte.

Si usted o alguien cercano a la persona fallecida presenta alguno de los síntomas anteriores de depresión severa o aflicción complicada, debe consultarse a un profesional certificado para la salud mental o emocional. Ciertos tipos de tratamientos para la salud mental han demostrado ser de ayuda para las personas con aflicción complicada. El tratamiento es importante, debido a que las personas con aflicción complicada están en riesgo de que su afección emocional empeore y caigan en riesgo de cometer suicidio.

Cómo sobrellevar la pérdida

Idealmente, la persona en duelo podrá sobrellevar y superar un proceso de aflicción. Con tiempo y apoyo, asimilará y aceptará la pérdida, sobrellevará el dolor de la separación y se ajustará a una nueva vida e identidad.

Si usted o alguien a quien conoce ha perdido a un ser querido, las sugerencias siguientes pueden ayudar a hacer frente a la pérdida:

  • Permítase sentir el dolor, así como todas las otras emociones. No se diga a sí mismo(a) cómo debería sentirse, ni deje que otras personas le digan cómo debe sentirse.
  • Tenga paciencia con el proceso. No se presione con expectativas. Acepte que necesita experimentar su dolor, sus emociones y su propia forma de curación (todo a su debido tiempo). No juzgue sus emociones ni se compare con otras personas. Recuerde que nadie puede decirle cómo llevar el luto o cuándo dejarlo.
  • Reconozca sus sentimientos, incluso los que le desagradan. Permítase llorar. Necesita hacer ambas cosas para sobreponerse a la pérdida.
  • Consiga apoyo. Hable acerca de su pérdida, sus recuerdos y su experiencia de la vida y muerte de su ser querido. No piense que está protegiendo a su familia y amigos al no expresar su tristeza. Pídale a otros lo que necesite. Busque a otras personas que también hayan perdido a un ser querido y hable con ellas.
  • Trate de mantener su estilo de vida normal. No haga cambios importantes en su vida durante el primer año de su duelo (por ejemplo, mudarse, cambiar de trabajo o cambiar relaciones importantes). Esto le permitirá mantener sus raíces y un sentimiento de seguridad.
  • Cuide bien de sí mismo. Coma bien y haga ejercicio. La actividad física es una buena forma de descargar la tensión. Permítase tener placeres físicos que puedan ayudarle a renovarse, tales como baños calientes, siestas y comidas favoritas.
  • Evite el consumo excesivo de alcohol, ni recurra al consumo de otras drogas, ya que esto puede causar daño a su cuerpo y afectar sus emociones. Además es probable que haga más lenta su recuperación y cause nuevos problemas.
  • Perdónese por todas las cosas que haya o no dicho o hecho. La compasión y el perdón para usted y otros son importantes en su curación.
  • Dese un descanso de su aflicción. Usted deberá pasar por este proceso durante un tiempo, pero no necesita pensar en ello todo el tiempo. Es saludable encontrar distracciones, tales como ir al cine, a comer, o a un juego de béisbol, leer un buen libro, escuchar música, recibir un masaje o una manicura/pedicura.
  • Prepárese para días festivos, cumpleaños y aniversarios, y sepa que es posible que vuelva a sentir emociones fuertes. Decida si quiere continuar ciertas tradiciones o crear otras nuevas. Planifique por adelantado cómo quiere pasar su tiempo y con quién. Haga algo en honor a la memoria de su ser querido.
  • Únase a un grupo de apoyo para personas en duelo. Otras personas le pueden proporcionar aliento, guía y consuelo. Además pueden ofrecerle información y consejos prácticos, así como ayudarle a sentir menos desolación. Si no puede encontrar un grupo de apoyo en su región, los grupos en Internet pueden ser útiles.
  • Cuando se sienta bien, haga algo creativo. Algunas opciones incluyen:
    • Escribir una carta a la persona que murió para decirle todo lo que usted desea haberle podido decir
    • Comience a mantener un diario
    • Haga un álbum de recortes.
    • Pinte cuadros
    • Plante flores o árboles
    • Participe en una causa o una actividad que le gustaba a su ser querido

Cambios en la familia después de una pérdida

El fallecimiento de un ser querido afecta a todos los familiares y amigos. Cada familia encuentra sus propias formas de hacer frente a la muerte. Los valores culturales y espirituales, así como las relaciones entre sus miembros influyen en las actitudes y reacciones de una familia. Recuperar la estabilidad en una familia en duelo requiere de tiempo.

Es importante que cada miembro en la familia tenga la posibilidad de manifestar su aflicción con el resto de los familiares para que puedan apoyarse entre sí, y así sobrellevar la aflicción. Cada persona experimentará la pérdida en forma diferente y tendrá diferentes necesidades. Por duro que pueda ser, es importante que los miembros de la familia mantengan diálogos honestos y transparentes entre sí. Este no es el momento para que los miembros de la familia oculten sus sentimientos tratando de protegerse unos a otros.

La pérdida de una persona en una familia significa que las funciones en la familia cambiarán. Será necesario que los integrantes de la familia hablen acerca del impacto de este cambio y acuerden las nuevas responsabilidades. Este momento de cambio es estresante para todos. Es un momento para tener aún más consideración entre sí.

La pérdida de un hijo

La muerte de un hijo puede que sea lo más difícil que un padre pueda experimentar. La gente que ha perdido un hijo tiene reacciones más intensas en su aflicción. A menudo se experimenta más enojo, culpa, síntomas físicos, depresión más severa y pérdida del significado y propósito de la vida. Una pérdida es trágica a cualquier edad, pero el sentimiento de injusticia por una vida no realizada aumenta la ira y la rabia que sienten los padres.

Se debe esperar un periodo más largo y lento de duelo y de recuperación cuando una persona pierde a un hijo. La aflicción puede empeorar con el tiempo a medida que los padres pasan por hechos memorables que se espera que hubiesen tenido con sus hijos.

Puede que especialmente los padres en duelo se beneficien de algún grupo de apoyo sobre la aflicción. Puede que estos grupos estén disponibles en su comunidad. Usted puede pedirle al equipo de profesionales que atiende el cáncer de su hijo que le refiera a servicios de orientación o a grupos de apoyo locales.

Obtenga ayuda profesional

Las sesiones de psicoterapia para el duelo constituyen un tipo de ayuda profesional. Puede que tenga forma de encontrar esta asesoría a través de los servicios de referencia de su proveedor de atención médica. Este tipo de atención ha mostrado que reduce el nivel de angustia que enfrentan las personas después de haber perdido a un ser querido, pues les ayuda a pasar por las fases del duelo. Además, la psicoterapia para el duelo puede ayudar a las personas a ajustarse a sus nuevas vidas sin el ser querido.

Cómo ayudar a alguien durante su aflicción

Es usual sentir incomodidad al tratar de consolar a alguien afligido. Muchas personas no saben qué decir o hacer. Las sugerencias siguientes se pueden utilizar como una guía:

Qué decir

  • Reconozca la situación. Ejemplo: “Me dijeron que tu ______ murió”. Use la palabra “murió” o “falleció”. Esto muestra que está en disposición de hablar abiertamente sobre cómo se siente realmente la persona.
  • Exprese su preocupación. Ejemplo: “Lamento que haya sucedido esto”.
  • Sea genuino(a) y no oculte sus sentimientos. Ejemplo: “No sé qué decir, pero quiero que sepas que realmente quiero apoyarte”.
  • Ofrezca su apoyo. Ejemplo: “Dime qué puedo hacer por ti”.
  • Pregunte cómo se encuentra la persona en duelo y escuche la respuesta. No asuma que sabe cómo podría sentirse en algún día dado.

Qué hacer

  • Hágase presente. Incluso si no sabe qué decir, el hecho de tener a alguien cerca puede ser muy reconfortante.
  • Escuche y ofrezca apoyo, pero no trate de hacer a alguien hablar si no tiene deseos de hacerlo.
  • Sea un buen oyente. Acepte cualquier sentimiento que la persona exprese. Incluso cuando usted no pueda ni imaginar cómo se siente la persona, nunca le diga cómo debería o no debería sentirse.
  • Ofrezca consuelo sin minimizar la pérdida. Procure mostrar empatía con la persona sin suponer que usted sabe cómo se siente.
  • Ofrezca ayuda con las diligencias, las compras, el trabajo en la casa, cocinar, el transporte o atender el jardín. A veces las personas quieren ayuda y a veces no. Puede que no acepten la ayuda que usted ofrezca, por lo que debe recordar que no le están rechazando a usted ni a su amistad.
  • Evite decir a la persona que sea fuerte, lo cual añade presión en la persona de ocultar sus sentimientos por tratar de lucir “fuerte”.
  • Continúe ofreciendo apoyo aún después de que haya pasado la consternación inicial. La recuperación toma mucho tiempo.
  • Puede ser útil comunicarse con la persona en duelo en los aniversarios de fallecimiento o de matrimonio, y en el cumpleaños de la persona fallecida, ya que estos acontecimientos pueden ser especialmente difíciles.

Si la persona afligida comienza a abusar en el consumo de alcohol, drogas, descuida su higiene personal, desarrolla problemas físicos o expresa ideas suicidas, puede que esto indique una aflicción complicada o una depresión. Hable con la persona sobre acudir por ayuda profesional.

Si piensa que alguien está considerando el suicidio, esta persona no deberá dejarse sola. Procure que la persona reciba ayuda de su médico u hospital de emergencia más cercano de inmediato. Si esto no es posible, en los EE.UU. puede llamar al servicio de atención a emergencias 911 o al número correspondiente para su región. Si tiene la posibilidad de hacerlo en forma segura, retire cualquier arma de fuego o instrumento que pueda ser utilizado para ocasionar el suicido.

Referencias

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. American Psychiatric Association, Arlington, VA. 2013.

Boelen PA, van den Bout J. Complicated Grief, Depression, and Anxiety as Distinct Post loss Syndromes: A Confirmatory Factor Analysis Study. Am J Psychiatry. 2005;162:2175-2177.

Mental Health America. Coping with Loss: Bereavement and Grief. Accessed at www.mentalhealthamerica.net/conditions/coping-loss-bereavement-and-grief on April 29, 2016.

National Institute of Mental Health. Suicide in the America: Frequently Asked Questions (2015). Accessed at www.nimh.nih.gov/health/publications/suicide-in-america/index.shtml on April 20, 2016.

Tomarken A, Holland J, Schachter S, et al. Factors of complicated grief pre-death in caregivers of cancer patients. Psychooncology. 2008;17:105-111.

Wagner B, Knaevelsrud C, Maercker A. Internet-based cognitive-behavioral therapy for complicated grief: a randomized controlled trial. Death Stud. 2006;30:429-453.


Fecha de última actualización: 04/22/2016
Fecha de último cambio o revisión: 06/13/2016