Cuando el final está cerca

+ -Text Size

TEMAS

Las emociones a medida que se aproxima el final de la vida

Esta información ha sido redactada para la persona con cáncer avanzado, pero puede también ser útil para las personas que cuidan, quieren y apoyan a esta persona.

Sara, de 42 años, con cáncer en etapa avanzada: “Aún no puedo creer que vaya a suceder. Estoy cansada, pero no me siento tan mal. Solo siento que estoy siendo una carga para mi familia. Y estoy muy preocupada por mis hijos”.

Sara está expresando muchas de las emociones naturales que se dan al acercarse la muerte. Está sintiendo el impacto de cómo será la experiencia de morir y el sentimiento de culpa por sentir que es una carga para su familia. A ella también le preocupa dejar a sus hijos.

El saber que la muerte está cerca impone un desgaste emocional en la persona con cáncer, así como en los seres queridos. Este es un momento emocional, y aunque es difícil hablar sobre estos temas, es importante abordarlos. Saber que estos sentimientos son naturales y esperados puede que sea útil para sobrellevar lo que está pasando. A continuación se mencionan algunas de las emociones que se pueden esperar.

Miedo

Las personas a menudo tienen miedo de morir, pero identificar a qué parte de la muerte le temen puede ser útil. ¿Temen al hecho de morir en soledad? ¿Tienen miedo al sufrimiento o dolor? ¿Temen que al morir no habrá nada más allá de la vida terrenal? ¿Acaso temen que su vida no haya tenido algún propósito o sentido? Estas son algunas de las razones más comunes por las que la gente teme a la muerte.

Tratar de identificar lo que le causa temor puede ser útil para afrontarlo y tenerlo bajo control. También ayudará a las demás personas a apoyarle y cuidar mejor de usted. Por ejemplo, si siente miedo de la soledad, comparta esto con su familia y seres queridos para que ellos traten de siempre tener a alguien que le acompañe. Compartir con sus seres queridos y su equipo de atención médica les ofrece la oportunidad de ayudarle a que propongan formas de sobrellevar y aliviar algunos de sus temores. También les brinda la oportunidad de corregir cualquier percepción errónea que usted pueda tener. Asimismo, le ofrece la oportunidad de analizar y tratar algunos de sus temores bajo una nueva perspectiva.

Enojo

El enojo es a veces difícil de identificar. Muy pocas personas en realidad sienten que están listas para morir. Es perfectamente normal sentirse enojado sobre el final de su vida – tal vez antes de lo que esperaba. ¡Es injusto y usted tiene el derecho a estar enfadado! Desafortunadamente, el enojo a menudo es dirigido a las personas con quienes más convivimos, a quienes más queremos. Con estas personas es con quienes sentimos la mayor confianza y es probable que acepten este enojo y nos perdonen. Pero puede que sea útil procurar dirigir su enojo a la enfermedad en sí, en lugar de hacerlo hacia sus seres queridos. Además, puede canalizar su enojo como una fuente de energía que le ayude a tomar acción en donde más se requiera. Puede usarlo como combustible para resolver algunos problemas o enfocarse a conseguir los resultados que busca. Procure encausar su enojo hacia algo positivo y con propósito.

Culpa y arrepentimiento

Sara mencionó que siente culpabilidad de ser una carga para su familia. También se siente culpable de que sus hijos se quedarán sin su mamá.

En los últimos meses de vida, puede que una persona se arrepienta o sienta culpabilidad sobre muchas cosas. Lamentamos cuando pensamos sobre lo que deberíamos haber hecho de otra manera. O quizás sobre cosas que deseamos no haberlas hecho. Puede que nos sintamos culpables cuando no cumplimos con nuestras expectativas o creemos que no hemos cumplido con las de alguien más. ¿Pero en qué ayuda aferrarse a la culpa o al arrepentimiento? Mortificarse constantemente sobre estas cosas no le ayudará a sentirse mejor al respecto. Tampoco mejorará las relaciones con sus familiares, no aliviará el cáncer ni le hará sentirse mejor. Tampoco le hará vivir más tiempo, simplemente le hará sentir mal.

A veces, lo mejor es decidir liberarse de estos sentimientos y pasar sus últimos meses y días sin sentir culpabilidad sobre cosas que ya quedan fuera de su control. Que esto simplemente deje de importarle. Usted no puede cambiar el pasado, pero podría haber cosas que pueda hacer hoy. Discúlpese por las cosas por las que se arrepiente y pida perdón. Esté en disposición de perdonar a otras personas y a sí mismo(a). Trate de arreglar lo que tiene arreglo y procure olvidarse de las cosas que no pueda cambiar.

Este es un buen momento para hablar con sus hijos sobre las cosas importantes que quisiera decirles. También es el momento ideal para hablarles sobre cómo sobrellevar sus sentimientos, así como acerca de la pérdida que próximamente confrontarán. Puede que quiera escribir cartas a las personas que ame, grabe mensajes en audio o en video para que puedan reproducir posteriormente; déjeles cosas que puedan conservar para que le recuerden con el transcurso del tiempo. Diga a sus hijos a quién pueden acudir cuando necesiten hablar con alguien cuando usted ya no esté presente, y anímeles a que tengan una comunicación abierta cuando se sientan tristes. Dedique su tiempo para enfocarse en el futuro de sus hijos, no para sentirse culpable por el pasado. Fortalezca sus relaciones con sus seres queridos, viva la vida lo mejor que pueda, y destine su tiempo para las cosas que sean más importantes para usted.

Aflicción

Es normal sentir un duelo intenso durante los últimos meses de su vida. La aflicción que siente es por la pérdida de la vida que planeó y esperó tener. Ya no es posible considerar el futuro como algo “sin límites”. Y puede que ya haya perdido demasiado, como la fuerza para caminar o la movilidad de antes, así como el interés por salir a comer lo que le gusta o quizás su capacidad de reunirse con los amigos. Puede que sienta distanciamiento de sus amigos que no pueden aceptar el hecho de que pronto fallecerá. Esta es otra pérdida que puede afligirle y entristecerle. La muerte suele venir acompañada de muchas otras pérdidas físicas y emocionales que son previas a la pérdida de la vida en sí.

Sus seres queridos también están afligidos. Saben que usted está por dejar de estar con ellos. ¿Cómo pueden sus seres queridos y usted encontrar el significado de lo que está sucediendo? Trate de hablar con sus seres queridos sobre la aflicción y sensación de pérdida por las que estén pasando. Superar la aflicción y llegar a un punto de conexión a una entidad superior espiritual podría ser útil para que sus seres queridos se sobrepongan tras su pérdida.

Hable con alguien sobre estos sentimientos, ya sea su pareja, un amigo querido, su consejero espiritual o alguien de su confianza que pueda ayudarle a asimilar estos sentimientos para que ya no le agobien. Puede que se requiera de varios intentos, pero una vez que haga esto sentirá que se le ha quitado un peso de encima y que puede avanzar hacia otras cuestiones físicas y emocionales que son parte del final de la vida. El final de la vida conlleva muchas acciones importantes, pero el quedar en paz con las pérdidas es una de las más dolorosas.

Ansiedad y depresión

¿Cómo se siente la ansiedad? La ansiedad ha sido descrita como una sensación de “mariposas en el estómago”, incertidumbre, impaciencia, angustia y temor a lo desconocido. Puede ser bastante desagradable.

Se espera cierta ansiedad, pero si es grave puede necesitar tratamiento ya sea con terapia o medicina. El objetivo es hacerle sentir más cómodo y ayudarle a lidiar con los cambios que se están dando. Los medicamentos contra la ansiedad o incluso los antidepresivos pueden ayudar. La asesoría profesional es especialmente útil en cambiar su perspectiva sobre las cosas de tal forma que se concentre en el presente, sin mortificarse por el futuro. Dividir los problemas en partes más pequeñas que sean más fáciles de manejar puede ser una mejor forma de sobrellevar algunos tipos de ansiedad.

La depresión es más que sentir tristeza. La depresión incluye sentimientos de desesperanza, impotencia, inutilidad e infelicidad, en ocasiones durante varias semanas, sin tener momentos gratos por ninguna actividad. No es normal tener estos sentimientos, ni cuando el final de la vida se acerca. La depresión a veces puede tratarse con antidepresivos, asesoría profesional o una combinación de ambos. Tener un buen control de la ansiedad y depresión puede marcar la gran diferencia en qué tanto pueda disfrutar de sus últimos meses de vida.

Soledad

Cuando alguien sabe por seguro que está ante sus últimos meses de vida, puede surgir una soledad que es distinta a cualquier otra. Es una soledad que se siente en el interior del ser, incluso teniendo gente alrededor. Francamente, puede que haya muy pocas personas quienes realmente puedan hablarle de tal forma que le ayude aliviar su soledad. Puede que algunas de ellas sean expertos en hablar con familiaridad sobre el final de la vida, tal como los trabajadores sociales y enfermeras en los hospicios, u otros encargados de la salud. Puede que tengan un talento especial en su silencio o en escucharle cuando lo necesite. Poder encontrar a alguien con quien realmente sienta esta conexión es crítico en aliviar su sensación de intensa soledad. Su equipo de atención médica puede resultar una de sus mejores fuentes para esta área.

Búsqueda de sentido a la vida

Casi todos desean sentir que su vida tiene un propósito, que hay una razón por la cual existen. Algunas personas encuentran el sentido de su vida a través de su trabajo o vocación. Otras lo encuentran con la crianza de una familia, lo cual les ha dado la más grande sensación de logro y alegría. Es útil pasar por un proceso de análisis de su vida y determinar por uno mismo el propósito que ésta ha tenido. ¿Cuál fue su contribución especial al mundo? ¿Qué ha hecho para hacer de éste un mundo mejor? ¿Cómo le gustaría que el mundo o que sus hijos, familiares y amigos le recuerden? ¿Cuáles fueron las cosas que considera importantes y que desea que sus hijos sepan para su futuro? Esto no necesariamente tiene que tratarse de un evento de gran magnitud, simplemente determine las cosas que han sido importantes para usted y para las personas a su alrededor. La experiencia de llegar al final de la vida está llena de significado que puede descubrirse a través de la reflexión personal. Compartir sus pensamientos, experiencia y conocimientos será algo que sus amigos y familiares apreciarán por años.

Referencias

Babcock EN. When Life Becomes Precious: A Guide for Loved Ones and Friends of Cancer Patients. New York: New York, Bantam Books. 1997.

Coyle N and Ferrell BR. Textbook of Palliative Nursing. New York: New York, Oxford University Press. 2001.

Glass AP, Nahapetyan L. Discussions by elders and adult children about end-of-life preparation and preferences. Prev Chronic Dis. 2008;5(1):A08.


Fecha de última actualización: 04/29/2016
Fecha de último cambio o revisión: 07/13/2016