La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Ansiedad, miedo y desgaste emocional

La ansiedad (un sentimiento de preocupación o intranquilidad), el miedo, la incertidumbre, el enojo y la tristeza son sentimientos comunes que algunas veces los pacientes y sus familias tienen cuando se enfrentan al cáncer. Son reacciones normales debidos al estrés por el cáncer, especialmente cuando éste es inicialmente diagnosticado.

Los cambios en la capacidad de continuar con las tareas domésticas, la pérdida del control sobre los eventos en la vida, los cambios en el aspecto o simplemente el impacto de ser diagnosticado con cáncer podrían resultar en sentimientos de miedo o ansiedad. Una persona podría tener incertidumbre sobre su futuro y preocuparse sobre el sufrimiento, el dolor y lo desconocido. Algunas personas lamentan los cambios que se van dando en su cuerpo, así como la pérdida del futuro sano que puede que hayan esperado. Los miedos sobre la pérdida de la independencia, cambios en las relaciones con sus seres queridos, y convertirse en una carga para los demás pudieran abrumar al paciente y complicar la vida de la familia.

Los miembros de la familia pudieran tener estos sentimientos ya que también están inciertos sobre el futuro, o molestos porque su ser querido tiene cáncer. Puede que sientan culpabilidad y frustración de no poder hacer “lo suficiente” mientras cuidan del paciente y la familia. O puede que se sientan abrumados por todo lo que ahora tienen que hacer. Muchas de las personas que se encargan de cuidar al paciente experimentan estrés al tratar de balancear el trabajo, la atención de los hijos, la atención para sí mismo y otras tareas, aunado a más responsabilidades en el hogar. Todo esto encima de la preocupación sobre la atención para la persona con cáncer y su salud.

A veces, una persona con cáncer puede llegar a sentir demasiada ansiedad, temor o depresión y volverse incapaz de sobrellevar bien el día-a-día. Si esto sucede, buscar asesoría de un consejero o un terapeuta profesional puede ayudar al paciente y a su familia.

Qué señales debe observar

  • Sensación de ansiedad y agobio al grado de pánico.
  • Dificultad para pensar, resolver problemas o tomar decisiones (incluso sobre cosas insignificantes).
  • Agitación, irritabilidad o intranquilidad.
  • Sentirse o lucir tenso.
  • Preocupación sobre la “pérdida de control”.
  • Sentirse inquieto sobre algo malo que va a ocurrir.
  • Temblores y agitación.
  • Dolores de cabeza.
  • Arranques de enojo o sentirse malhumorado con otros.
  • Sensación de no poder sobrellevar el cansancio, el dolor, las náuseas y otros síntomas.
  • Trastornos del sueño o dificultades para descansar.

Lo que el paciente puede hacer

  • Converse sobre los sentimientos y temores que usted o sus familiares puedan tener; es normal sentir tristeza y frustración.
  • Decida junto a su familia o la persona que le cuida qué cosas pueden hacer para apoyarse mutuamente.
  • No se culpe a sí mismo y a otros al sentir ansiedad y temor. En su lugar, ponga atención a sus ideas, inquietudes y creencias sobre lo que ha estado pasando con su vida, y hable acerca de ello.
  • Busque ayuda a través de psicoterapia individual y/o grupos de apoyo.
  • Considere solicitar referencias a su doctor o enfermera sobre un profesional de la salud emocional que le ayude a usted y a su familia.
  • Utilice la oración, meditación u otros tipos de apoyo espiritual.
  • Intentar la respiración profunda y los ejercicios de relajación varias veces al día (por ejemplo, cierre sus ojos, respire profundamente, concéntrese en cada parte del cuerpo y relájela, empezando por los dedos de los pies y terminando en la cabeza. Al relajarse, imagínese en un lugar agradable, como en alguna playa con brisa o una pradera asoleada).
  • Reduzca su consumo de cafeína, la cual puede empeorar la ansiedad.
  • Consulte al médico acerca de la posibilidad de tomar un medicamento contra la ansiedad.

Lo que pueden hacer las personas encargadas del cuidado del paciente

  • Invite con amabilidad al paciente a hablar sobre sus miedos e inquietudes.
  • No trate de obligar al paciente a hablar antes de que se sienta listo para hacerlo.
  • Escuche detenidamente sin juzgar los sentimientos del paciente (o los suyos propios).
  • Hable con el paciente para decidir qué pueden hacer para brindarse un mejor apoyo mutuo.
  • Si la ansiedad es intensa, por lo general no es útil tratar de razonar con el paciente. En lugar de esto, hable con el médico sobre los síntomas y problemas que usted nota.
  • Para reducir su propio estrés, pruebe con las sugerencias de la lista que se presenta para el paciente, o use cualquier otra alternativa que le haya funcionado en el pasado.
  • Considere obtener apoyo para usted a través de grupos de apoyo o psicoterapia individual.

Llame al médico si el paciente

  • Tiene dificultades para respirar.
  • Está sudando y su corazón late rápida o intensamente.
  • Experimenta mucha intranquilidad.

Note que algunos medicamentos o suplementos pueden causar o empeorar los síntomas de la ansiedad. Si la ansiedad empeora después de comenzar un nuevo medicamento, hable con su médico sobre este asunto.

Para obtener más información al respecto, refiérase a la sección “Depresión”. Para información más detallada o información sobre el desgaste emocional, llámenos al 1-800-227-2345 para solicitar una copia de nuestro documento (disponible en inglés) Distress in People With Cancer, el cual también puede leer directamente en nuestro sitio Web en www.cancer.org.


Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014