La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Siguiente tema

Hipo

Caída del cabello

El pelo siempre está cayendo, donde los cabellos más viejos caen para ser sustituidos por cabellos nuevos. Algunos tratamientos contra el cáncer causan la pérdida de parte o todo el cabello, más frecuentemente en mechones durante el lavado con champú o al cepillarse el cabello. Algunas veces los mechones de pelo son encontrados en la almohada al levantarse en la mañana.

Es normal que tanto los hombres como las mujeres se alteren por la caída de su cabello. No obstante, ayuda saber por qué sucede esto y que el cabello volverá a crecer, así como la posibilidad de tomar ciertas medidas para minimizar el problema.

El cabello cae debido a los medicamentos de quimioterapia que viajan por el cuerpo para destruir las células cancerosas. Algunos de estos medicamentos dañan los folículos pilosos, lo que ocasiona la caída del cabello. Puede ser difícil predecir cuáles pacientes perderán su cabello y cuáles no, incluso al recibir los mismos medicamentos. Algunos medicamentos pueden ocasionar la caída del cabello del cuero cabelludo, vello púbico, y el pelo de los brazos, las piernas, las cejas y las pestañas. Otros medicamentos solo causan la pérdida del cabello de la cabeza. La radioterapia a la cabeza a menudo causa la caída del cabello del cuero cabelludo. A veces, dependiendo de la dosis de radiación a la cabeza, el cabello no llega a crecer igual que antes.

Si la caída del cabello ocurre, más comúnmente comienza dentro de dos semanas después de comenzado el tratamiento y empeora en uno o dos meses después de su inicio. Puede que el cuero cabelludo se vuelva muy sensible al lavar la cabeza, así como a peinarse o cepillarse. El cabello a menudo vuelve a crecer incluso antes de que finalice el tratamiento.

Lo que el paciente puede hacer

  • Si cree que va a necesitar una peluca, cómprela antes de comenzar el tratamiento, o recién comenzado. Pregunte si la peluca puede ser ajustable, pues podría necesitar ajustar su tamaño a medida que va perdiendo el cabello.
  • Si la compra antes de que empiece a perder el cabello, la tienda puede buscar el color y la textura que corresponda mejor a su cabello. O puede cortar una muestra de su cabello de la parte delantera de su cabeza donde el cabello es más ligero para usarse al momento de buscar la peluca que corresponda mejor con la muestra.
  • Asegúrese de obtener una receta de su médico donde indique que requiere una peluca, pues el costo de la misma podría estar cubierta por su seguro médico.
  • A través de su médico, enfermera, otros pacientes, o en las Páginas Amarillas del directorio telefónico, consiga una lista de tiendas en su área donde vendan pelucas. También puede hacer un pedido al catálogo tlc™ (para mujeres con caída del cabello debido al tratamiento contra el cáncer) de la Sociedad Americana Contra El Cáncer llamando al 1-800-850-9445, o visitando el sitio Web www.tlcdirect.org.
  • Si usted va a comprar una peluca, pruebe varios estilos diferentes hasta encontrar la que realmente le guste. Considere comprarse dos pelucas, una para todos los días y la otra para ocasiones especiales.
  • Las pelucas sintéticas requieren de menos estilización y mantenimiento que las de cabello humano. Puede que cuesten menos y sean más fáciles de usar en los momentos de poca energía durante el tratamiento contra el cáncer.
  • Algunas personas ven que usar las pelucas les produce calor y/o picazón, y en su lugar optan por los turbantes y pañuelos para la cabeza. Los artículos de algodón tienden a sentirse mejor sobre el cuero cabelludo que los artículos de nailon o poliéster. Use un sombrero o pañuelo al estar en el exterior en clima frío para reducir la pérdida del calor corporal a través de la cabeza.
  • Use un protector o bloqueador solar o un sombrero para proteger del sol el cuero cabelludo.
  • Cepille y lave su cabello con delicadeza. Use cepillos de cerdas anchas.
  • La pérdida del cabello puede aminorarse un poco al no jalar mucho el cabello durante el cepillado o al peinarse (algo que puede suceder al querer hacer trenzas o colas de caballo), así como al evitar el uso de calor (como las secadoras de pelo, los rizadores para cabello, las pinzas y los tubos termoeléctricos).
  • Use una malla para la cabeza durante las noches, o duerma sobre almohadas con funda de satén para evitar que el cabello se caiga en mechones. Tenga cuidado con las cejas o las pestañas, las cuales algunas veces también se afectan.
  • Si la idea de estar perdiendo su cabello le causa malestar, puede que prefiera llevar un corte de cabello muy corto, o incluso afeitar su cabeza antes de que comience la caída del cabello.
  • Cuando comience a crecer el cabello de nuevo, éste pudiera partirse fácilmente al principio. Evite la aplicación de permanentes durante los primeros meses. Mantenga el cabello corto y fácil de peinar.

Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014