La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Picazón

Siguiente tema

Sangrado en la boca

Calambres en las piernas

Los calambres o espasmos en las piernas son contracciones dolorosas de los músculos de la pierna. A veces, quedarse acostado durante largo tiempo puede hacer que los músculos de la pierna o de los pies se acalambren. La deshidratación, así como ciertos medicamentos, el uso excesivo y las enfermedades que afectan al cerebro y al sistema nervioso pueden ser causa de esto. Otras causas son la compresión de los músculos de la pantorrilla o de los de la parte posterior de la rodilla, demasiado fósforo, muy poco calcio o potasio, así como nivel bajo de azúcar en el cuerpo. Todos éstos son desequilibrios químicos en la sangre.

Qué señales debe observar

  • Dolor repentino o molestia en una pierna o un pie, así como una sensación de tirantez o rigidez muscular.
  • Dificultad para mover el pie, o dolor al mover el pie o la pierna.

Lo que el paciente puede hacer

  • Evite el frío y cambie de postura con frecuencia.
  • Si no puede levantarse de la cama, use un soporte elevador de mantas para protegerse las piernas y los pies del peso de las frazadas. Este soporte se coloca al extremo de la cama para mantener levantadas las frazadas o colchas y las sábanas.
  • Ejercite las piernas en la cama flexionándolas y estirándolas diez veces, dos veces al día, o tantas veces como pueda hacerlo. Un familiar puede mover sus piernas si usted no puede hacerlo.
  • Los ejercicios suaves de estiramiento antes de acostarse pueden ser útiles para evitar los calambres en los músculos.
  • Informe que está experimentando calambres al equipo que atiende el cáncer. Puede que le receten algún medicamento que le ayude a prevenir o reducir los calambres.
  • Aplíquese calor en las piernas acalambradas, si el equipo que atiende el cáncer lo aprueba. Pregunte sobre qué tipo de calor debe usar y por cuánto tiempo usarlo.
  • Aplique un masaje en la pierna, si el equipo que atiende el cáncer lo aprueba.
  • Cuando sienta un calambre, contraiga el grupo muscular opuesto. Siéntese en postura recta o póngase de pie para estirar el músculo tenso tanto como pueda sin llegar al dolor. Por ejemplo, para un músculo de la pantorrilla, trate de apuntar con los dedos de los pies hacia arriba, hacia las rodillas, o de caminar un poco.
  • Siga las indicaciones del equipo que atiende el cáncer para tratar la deshidratación y corregir las descompensaciones de calcio, potasio o fósforo.

Lo que puede hacer el cuidador del paciente

  • Ayude al paciente a estirar el músculo estrecho si éste no puede hacerlo.
  • Use hielo o un paño frío para frotar con cuidado el músculo acalambrado.
  • Si se recetan medicamentos para los calambres, observe si éstos generan mareos o tambaleo en el paciente.

Llame al equipo que atiende el cáncer si el paciente:

  • Presenta calambres que no se alivian con calor, masaje o estiramiento del músculo acalambrado (como se describió anteriormente).
  • Siente calambres que continúan durante más de seis a ocho horas.
  • Tiene una pierna acalambrada que se enrojece, inflama o calienta.

Fecha de última actualización: 09/01/2015
Fecha de último cambio o revisión: 09/01/2015