La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Siguiente tema

Problemas para dormir

Llagas en la piel (presión)

Una llaga (úlcera) o presión en la piel se produce cuando el suministro de sangre hacia un área del cuerpo cesa, muriendo la piel de esa área. Una persona que ha estado confinada en cama o que siempre está en una silla de ruedas ejerce presión en las mismas partes de cuerpo por mucho tiempo. Esto reduce el flujo de sangre a dichas partes, haciéndolas más propensas a desarrollar heridas abiertas. La condición de éstas empeora cuando rozan contra las sábanas o es levantado bruscamente de la cama o silla.

Qué señales debe observar

  • Piel agrietada, ampollada, escamosa o desgarrada
  • Una llaga abierta en la superficie de la piel o en el tejido por debajo de la piel.
  • Manchas color amarillento en la ropa, sábanas o la silla (que puedan estar teñidas de sangre). “Puntos de presión” dolorosos o muy sensibles (tal como, la parte posterior de la cabeza o del hombro, las orejas, los codos, los glúteos, las caderas, los talones y cualquier parte con hueso que se apoye en la superficie de la cama).
  • Los puntos de presión rojos en la piel que no desaparecen incluso después de retirar la presión (pueden ser una señal temprana de que la piel está a punto de agrietarse o morir)

Lo que el paciente puede hacer

  • Cambie de posición por lo menos cada dos horas: de acostado del lado izquierdo a acostado de espalda, y luego del lado derecho.
  • Cambie el punto en donde recaiga el peso cada 15 minutos al estar en una silla de ruedas. Use cojines especiales con acolchado de esponja o gel para reducir la presión.
  • Escoja prendas de vestir que no queden tan ceñidas que aprieten, ni tan holgadas que puedan abultarse por debajo.
  • Proteja los otros “puntos de presión” con almohadas para prevenir nuevas llagas. De ser posible, use un colchón que reduzca la presión o una cubierta de hule espuma de tres o cuatro pulgadas sobre el colchón.
  • Ejercítese tanto como pueda. Procure hacer caminatas breves dos o tres veces al día. Si no puede caminar, haga ejercicios de estiramiento, mueva brazos y piernas hacia adelante, atrás, arriba y abajo.
  • Ingiera alimentos altos en proteína, como por ejemplo pescado, huevos, carne, leche nueces, o crema de cacahuates (mantequilla de maní).
  • Aumente su consumo de líquidos (si no está comiendo bien, intente con líquidos altos en calorías como las malteadas o complementos líquidos enlatados).
  • Proteja la llaga y el área circundante con una almohadilla de esponja adaptable o almohada.
  • Enjuague la llaga abierta con agua muy cuidadosamente y cúbrala con un vendaje. Haga esto cada vez que el vendaje se ensucie, o al menos dos veces al día o como le sea indicado. Si le recetan ungüentos o cremas, úselos tal y como se lo han indicado. Informe al equipo que atiende el cáncer sobre cualquier picazón, ampollas, secreción, o aumento en el tamaño de la úlcera.

Lo que puede hacer el cuidador del paciente

  • Recuerde al paciente cambiar de posiciones con frecuencia, o ayúdele a voltearse cada dos horas.
  • Si el paciente no puede tener control sobre sus intestinos y vejiga, cambie su ropa interior tan pronto observe suciedad. Aplique un ungüento en la piel tras limpiarla (como A+D) y mantenga el área seca. Espolvoree maicena sobre el ungüento. Utilice colchoncillo protector por debajo para prevenir que se moje el colchón y facilitar su limpieza. No use ropa interior de material plástico a menos que el paciente no esté en cama.
  • Si hay alguna llaga (úlcera) abierta, pregunte sobre vendajes especiales para ayudar a protegerla.
  • Si el paciente no puede levantarse de la cama:
      • Mantenga las sábanas de abajo tensas para que no hagan arrugas.
      • Mantenga la cabecera de la cama horizontal o a un ángulo de 30°.
      • Espolvoree maicena sobre las sábanas para reducir la fricción contra éstas.
      • Revise su espalda y costados cada día para asegurar que la piel luzca normal. Ponga especial atención a las áreas de presión como cóccix, caderas, rodillas, tobillos, talones, hombros y codos.
      • Si advierte un área de presión enrojecida (un área que permanece enrojecida después de haberle quitado la presión), evite la presión tanto como pueda para intentar prevenir mayor daño. Utilice almohadas y cambie a menudo la posición del paciente.
  • Si el paciente tiene dificultades para estar sobre sus costados, pregunte si con almohadillas puede ayudar a sostener la posición.
  • Pregunte al equipo que atiende el cáncer si usted puede conseguir una enfermera de atención domiciliaria para que le visite y ayude a hacer un plan para atender y prevenir problemas posteriores en la piel.
  • Pregunte si usted puede conseguir cojines de esponja, gel o aire para camas y sillas. Infórmese sobre camas especiales que ayuden a reducir la presión.

Llame al equipo que atiende el cáncer si el paciente:

  • Tiene piel agrietada, ampollada, escamosa o desgarrada.
  • Tiene una llaga que se está agrandando.
  • Tiene una secreción de la llaga espesa o maloliente.
  • Necesita los servicios de una agencia de cuidados en el hogar para recibir ayuda con suministros y atención de lesiones

Fecha de última actualización: 09/01/2015
Fecha de último cambio o revisión: 09/01/2015