La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Tratamiento en el hogar

El tratamiento para el cáncer puede ser administrado en el hogar a veces en vez del hospital o clínica. Las pastillas, la quimioterapia por inyecciones intravenosas, los antibióticos por inyección intravenosa, las inyecciones subcutáneas (administradas bajo la piel) y las inyecciones intramusculares (administradas en el músculo), entre otros tratamientos, pueden ser administrados en el hogar. Hable con su médico al respecto. Es importante tomar los medicamentos según se receten y estar atento de los efectos secundarios que a veces pueden suceder. Normalmente, una enfermera de atención domiciliaria o de terapia de inyecciones (infusión) acudirá a su casa para administrar, enseñar cómo aplicar o revisar sus tratamientos para el hogar.

Los tratamientos en casa a veces no pueden llevarse a cabo debido a problemas con la compañía de seguro médico. Los pacientes que no pueden realizar visitas frecuentes al consultorio médico o clínica pueden calificar para algunos tipos de atención domiciliaria. Para calificar para esto usted está condicionado a estar siempre en casa y que solamente podrá salir para acudir al médico o a la iglesia. Podría ser que quiera ponerse en contacto con su compañía de seguros para más información.

Lo que el paciente puede hacer

Pastillas

  • Tómese las pastillas exactamente de la manera en como se le indicó.
  • Tal vez necesite usar un reloj despertador para que le despierte durante la noche para tomar sus pastillas a la hora indicada. Coloque las pastillas y un vaso de agua en la mesa del lado de la cama para que no tenga que levantarse.
  • Si toma pastillas solamente una vez al día, tal vez quiera hacerlo justo antes de irse a dormir para evitar efectos secundarios, tales como las náuseas. Consulte a su médico o enfermera sobre cuál es el mejor momento para tomar cada uno de los medicamentos.
  • Pregúntele a su médico o enfermera cuáles son los efectos secundarios que pueda tener, así como las formas de controlarlos (por ejemplo, si sus pastillas pueden causar náuseas, ¿debería tomarlas antes de las comidas?, ¿hay algo más que pueda hacer que pudiera ayudar?)
  • Mantenga todos los medicamentos fuera del alcance de los niños y mascotas.
  • Consulte a su médico, enfermera o farmacéutico antes de partir o triturar las pastillas. Algunos medicamentos pueden ser peligrosos si se toman partiendo las tabletas.

Medicamento intravenoso

  • Una enfermera de atención domiciliaria o de infusión vendrá a su casa para administrarle los medicamentos por vía intravenosa y enseñarle a usted y a sus familiares cómo administrarlos.
  • Consulte la sección sobre tubos y vías intravenosas para más información sobre atención del sitio intravenoso.

Inyecciones (bajo la piel o en el músculo)

  • Lávese bien las manos con agua y jabón antes de aplicarlas.
  • Administre los medicamentos según las indicaciones de su médico o enfermera.
  • Verifique que la dosis contenida en la jeringa sea la dosis indicada en la receta.
  • Limpie la piel con alcohol y déjela secar durante 30 segundos antes de inyectar.
  • Si la aguja hace contacto con cualquier cosa que no haya sido esterilizada antes de usarse, quite la aguja de la jeringa y ponga otra nueva, y comience de nuevo.
  • Use un lugar distinto en el cuerpo para cada inyección.
  • Para las inyecciones debajo de la piel, seleccione un sitio que esté por lo menos a una pulgada de distancia del sitio usado anteriormente.
  • Para las inyecciones intramusculares (inyecciones en el músculo), solicite una imagen o tabla de los lugares que sean seguros de utilizar.
  • Revise los puntos de inyección para saber si hay signos de infección, incluyendo enrojecimiento, acaloramiento, hinchazón, dolor o secreción. Una temperatura mayor de 38 °C (100.5 °F) en termómetro oral puede que sea una señal de infección.
  • Deshágase de las agujas y jeringas usadas en una lata vacía de café o contenedor vacío de plástico con tapadera. Lleve dicho contenedor lleno a una clínica para que sea desechado de forma adecuada. O consulte con la enfermera de atención domiciliara si puede conseguirle una caja para las agujas desechadas. Mantenga el contenedor de jeringas alejado de niños, mascotas y visitantes.

Lo que pueden hacer las personas encargadas del cuidado del paciente

  • Sepa cómo administrar los medicamentos en caso de que el paciente no pueda hacerlo.
  • Si ayuda con las inyecciones, tenga cuidado de no pincharse usted con las agujas. Coloque el contenedor con jeringas al alcance antes de empezar. Deseche la aguja y la jeringa tan pronto haya terminado. Evite colocar la tapa de la aguja de nuevo antes de tirarla.
  • Tenga a su alcance el número telefónico del doctor, así como los números para casos de emergencia.
  • Si hay una enfermera de atención domiciliara para ayudar con las inyecciones, tenga a su alcance su número telefónico en caso de que tenga preguntas.

Llame al médico si el paciente:

  • Está próximo a necesitar que su receta sea resurtida.
  • Derrama o pierde los medicamentos, o si vomita una dosis.
  • Se percata que otra persona, que no sea el paciente, ha tomado los medicamentos del paciente.
  • Omite una dosis.
  • Tiene enrojecimiento, acaloramiento, inflamación, drenaje o dolor en el sitio de inyección.
  • Tiene fiebre de 38 °C (100.5 °F) o más en un termómetro oral.
  • Experimenta efectos secundarios desagradables, tales como náuseas, vómitos, diarrea o dolor.
  • No puede administrarse las inyecciones o tomar las pastillas por cualquier razón.
  • Experimenta picazón, mareos, dificultad para respirar, urticaria (erupciones en la piel que generan picazón) u otras señales de reacción alérgica tras la inyección (si éste es el caso, llame a los servicios de urgencias médicas [911] antes de llamar al médico).

Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014