+ -Text Size

Para las personas encargadas de pacientes con cáncer

El cáncer afecta no sólo a los pacientes, sino también a los seres queridos que cuidan de ellos. A menudo, estas personas desempeñan una función clave en la atención de los pacientes.

En muchos casos, una persona será la que principalmente cuidará de un paciente. A menudo, esta persona es la esposa, la pareja o un hijo adulto. Algunas veces un amigo cercano ayudará, especialmente cuando ningún miembro de la familia esté disponible.

Ser la persona encargada del cuidado del paciente ayuda a algunas personas a lidiar con la tristeza y el impacto emocional de saber que su ser querido tiene cáncer. Le permite mostrar su amor y respeto, y por supuesto, le hace sentir bien el ser útil y necesitado.

Sin embargo, algunas personas no se sienten cómodas cuidando a una persona que está muy enferma. Existen muchas razones para esto: puede que miembros de la familia no tengan una buena relación con el paciente, están muy ocupados con otros asuntos o puede que temen no hacer bien el trabajo de cuidar al paciente. Los miembros de la familia o los seres queridos que optan por no estar encargadas del cuidado de un paciente pueden sentirse presionados o culpables, aún si tienen buenas razones que apoyen sus decisiones.

Si usted está considerando hacerse cargo del cuidado de un paciente, necesita ser honesto sobre sus sentimientos. Asumir el papel con sentimientos mixtos puede conducir más adelante a una gran frustración. Hable sobre sus limitaciones tan pronto como sea posible, antes de que se conviertan en un problema. De esta manera, usted y el paciente pueden hacer otros planes para el cuidado, si es necesario.

Cuidar de sí mismo

Cuidar a un ser querido que tiene cáncer puede ser muy estresante. Además de nuestras tareas cotidianas como cocinar, limpiar y hacer diligencias, los cuidadores también se convierten en parte del equipo de tratamiento del cáncer. Tal vez se encuentre hablando con el equipo de atención a la salud, lidiando con la compañía de seguro médico, dando medicinas y ayudando a decidir si un tratamiento es eficaz. Este horario tan ajetreado puede que no deje tiempo para satisfacer sus propias necesidades.

Tal vez no haya pensado mucho en ello, pero mientras ayude a su ser querido, también debe cuidar de su persona. Esto significa visitar al médico cuando lo necesite, dormir lo suficiente, hacer ejercicio, alimentarse bien, y seguir su rutina normal cuando sea posible. Es importante que no se sienta culpable ni egoísta cuando dedique tiempo para su persona. Al hacer esto, tendrá más energía para cuidar a su ser querido.

A continuación hay algunas maneras en que puede satisfacer sus propias necesidades y sentimientos:

  • Planee hacer algunas cosas que disfrute. Hay tres tipos de actividades que usted necesita hacer:
  • Aquellas que involucren a otras personas, como ir a almorzar con un amigo.
  • Aquellas que le dan la sensación de hacer algo, como hacer ejercicios o completar un proyecto.
  • Aquellas que le hacen sentir bien o relajado, como ver una comedia o dar un paseo.
  • Haga un esfuerzo para mantenerse al día sobre lo que ocurre en el “mundo real”, esto es el mundo no relacionado con el cáncer. Vea las noticias. Dedique tiempo para leer el periódico en la mañana. Durante el día, por ejemplo en la comida, dedicar tiempo para no hablar sobre la enfermedad.
  • Considere unirse a un grupo de apoyo para cuidadores o visitar a un consejero. Una enfermera o un trabajador social pueden hacer algunas sugerencias, o comuníquese con la Sociedad Americana del Cáncer al 1-800-227-2345 para pedir información sobre los servicios que brinda en su área.
  • Si necesita tiempo fuera de su trabajo, hable con su jefe o con el personal del departamento de beneficios. Si no puede o no desea dejar de trabajar, es posible que pueda ausentarse sin goce de sueldo bajo la Ley de Licencia por Motivo Médico o Familiar (Family and Medical Leave Act).
  • Pregunte si su compañía ofrece un Programa de Asistencia al Empleado (EAP). Estos programas pueden ponerle en contacto con un consejero si necesita ayuda para lidiar con distintos asuntos, como problemas financieros, estrés y depresión.
  • No trate de hacer todo usted solo. Pida la ayuda de otros. Involúcrelos en su vida y en las cosas que se tienen que hacer por su ser querido.

Cuando otros quieren ayudar

A pesar de las exigencias y el estrés que ocasionan el cuidar de alguien que tiene cáncer, cuidar de un paciente puede traer mucha satisfacción. No obstante, en cierto momento será demasiada responsabilidad para una sola persona. ¡Pida ayuda! Esto puede reducir algo de presión y permitir tiempo para que usted cuide de sí mismo. Los familiares y los amigos a menudo quieren ayudar, pero puede que desconozcan lo que usted necesita. A continuación le presentamos algunas sugerencias para cuando pida ayuda:

  • Identifique las áreas en las que necesita ayuda. Haga una lista de ellas.
  • Pregunte a sus familiares y amigos cuándo pueden ayudarle y las tareas que piensan que pueden hacer. También puede llamar a alguien y pedirle determinada cosa, y expresar muy claramente lo que necesita.
  • Cuando cada una de estas personas le responda, escriba una nota en la lista para asegurarse de que alguien ha hecho lo que usted necesitaba.

La persona con cáncer

Tal vez se dé cuenta que su ser querido está molesto, callado y retraído, o simplemente triste. Trate de apoyarle, de escucharle. Si no está listo para hablar, no trate de forzarlo. Tal vez necesite algo de tiempo para organizar sus pensamientos antes de poder hablar con usted. Si siente que no habla con usted porque no quiere que se sienta mal, asegúrese de hacerle saber que usted está dispuesto a hablar, aunque sea sobre temas difíciles.

No obstante, es posible que usted y su ser querido quieran acordar algunos límites sobre lo que se espera de usted como cuidador y de él o ella como paciente. Por ejemplo:

  • Determine las tareas que el paciente puede hacer solo. Permita que su ser querido haga tanto como él o ella pueda.
  • El paciente debe sentirse bien compartiendo sus pensamientos y sentimientos con usted, aunque usted también puede animarle a hablar sobre otras cosas que no sean su enfermedad.
  • No trate de ocultar las malas noticias o información desagradable en un esfuerzo para proteger los sentimientos de su ser querido. Esto puede causar desconfianza y resentimiento. Permita que el paciente tome tantas decisiones como pueda.

El papel que desempeña es muy importante para ayudar a su ser querido en su experiencia con el cáncer. Nosotros podemos ofrecerle información, recursos y apoyo. Llámenos al 1-800-227-2345 cuando necesite ayuda para usted o para su ser querido.


Last Medical Review: 06/12/2009
Last Revised: 06/12/2009