Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

¿Debería esperar cierto tipo de reacciones?

Cada niño es diferente.

Cada niño reacciona de modo particular ante la noticia del diagnóstico de cáncer de uno de sus padres. La edad del niño, su personalidad, su relación con el padre o la madre y la manera en la que se le presente la información, son sólo algunos de los factores que pueden influir en cómo reaccionará el niño. Los padres por lo general son quienes conocen mejor a sus hijos y pueden esperar que reaccionen de acuerdo a la forma típica de sus personalidades. Por ejemplo, un niño que es muy dependiente puede serlo aún más durante el momento de crisis de un diagnóstico de cáncer; un niño que siempre se imagina lo peor puede hacerlo ahora; un niño que juega rudamente con sus juguetes cuando está enojado puede comportarse incluso más rudo.

Los niños no siempre tienen la habilidad de decir lo que sienten, pero puede que lo puedan mostrar.

A menudo, los niños no pueden expresar en palabras cómo se sienten. La mayoría de los padres obtienen una idea de lo que está pasando con sus hijos al observar cómo se comportan. Por lo tanto, un padre o madre que vea a sus hijos pelear más entre sí, probablemente puede asumir que ésta es su forma de expresar que están alterados. Los padres pueden poner esto en palabras al decir algo como: "sé que todos estamos más preocupados ahora, pero hablemos de ello en lugar de estar peleando".

Es posible que un niño actúe con menos madurez al estar alterado.

En general, los padres pueden esperar que la etapa de desarrollo en la que se encuentre el niño refleje su capacidad para entender lo que está sucediendo. Los niños tienden a mostrar un retroceso en su comportamiento (parecen actuar con menor madurez) cuando están estresados. Los adultos a menudo hacen lo mismo. Un niño que apenas se ha entrenado para ir al baño, puede empezar a tener accidentes. Un niño que ha estado en prescolar sin ningún problema, puede que ahora se altere cuando tiene que dejar de estar junto a sus padres. Puede que los niños que tienen problemas para poner atención en la escuela tengan incluso mayor dificultad que antes.

Los niños se culpan a ellos mismos.

Los niños tienden a culparse a sí mismo cuando algo sale mal. Esto es debido a que los niños suelen percibirse a ellos mismos como el centro de todo. Esto sucede a menudo cuando los padres se divorcian, pues los niños piensan que algo que ellos hicieron causó la separación, y lo mismo ocurre con la enfermedad. Los niños se preguntan si ellos tienen la culpa de ésta. Lo mejor es ver esto con el niño en lugar de esperar a que el niño lo pregunte, porque generalmente el niño no lo hará. Además, la culpabilidad autoimpuesta puede ser dañina para el niño.

El nivel de confianza del niño se reflejará en su comportamiento.

En la mayoría de los casos, los niños a quienes se les ha hablado con la verdad sobre lo que está pasando desde un comienzo, estarán menos ansiosos que aquellos cuyos padres procuran evitar responder a sus preguntas. Ser honestos con sus hijos durante estos momentos puede ser útil para ganar su confianza. Esto no significa que deberá decirles todo durante una sola ocasión. Lo mejor es ofrecer la información en pequeñas cantidades, especialmente para los niños que son más pequeños, y preguntarles si tienen alguna duda y responder a todas sus preguntas. Si desconoce la respuesta a alguna pregunta, dígales que se encargará de averiguarlo para responderles posteriormente. Puede mantenerles al día según se vayan dando los acontecimientos.

El tratamiento contra el cáncer causará reacciones nuevas y diferentes por parte de los niños.

Informar a los hijos sobre su diagnóstico de cáncer es distinto a ayudarles a lidiar con la realidad diaria del tratamiento. A medida que se prepara para recibir el tratamiento, es conveniente que consulte nuestro documento Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el tratamiento. Puede acceder a este documento en nuestro sitio Web o solicitar una copia gratis vía telefónica llamando a nuestra línea sin cargos. Contiene información y consejos prácticos sobre cómo hablar con los niños de diferentes edades sobre el cáncer y su tratamiento.


Fecha de última actualización: 10/01/2012
Fecha de último cambio o revisión: 10/01/2012