Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

¿Debería esperar que mi hijo se altere?

Puede que algunos niños se alteren demasiado cuando se enteran del diagnóstico, mientras que puede que otros actúen como si nada malo estuviese ocurriendo. La meta es ofrecerle al niño un punto de vista balanceado. El niño deberá entender que el cáncer es una enfermedad seria, pero no sin esperanza.

La reacción emocional del niño ante esta noticia dependerá de muchos factores, incluyendo la forma en que se da la información, así como la experiencia que tenga el niño con las enfermedades. Es importante que los padres escojan un momento para hablar con sus hijos cuando se sientan bastante calmados. En familias con ambos padres, es una buena idea que ambos en conjunto hablen con sus hijos. Para los padres solteros, puede que sea útil pedir a un familiar o amigo adulto quien sea una influencia estable y consistente en la vida del niño que esté presente en caso de que sientan algo de inseguridad al tener esta plática con el niño. Si las personas se sienten alteradas o inseguras sobre lo que deben decir, quizá sea mejor esperar hasta que sus emociones estén más controladas. Esto no significa que los padres necesitan aparentar que no hay nada de qué preocuparse. Está bien si sus hijos ven a los padres llorar a veces. Los padres pueden admitir que este es un momento triste, que el cáncer es una enfermedad que produce miedo y que está bien tener sentimientos intensos al respecto, pero que no significa que la familia no pueda sobrellevar esta situación.

Algunas veces, los padres se preocupan por mostrar emociones desagradables frente a los hijos. Puede que les preocupe asustar a los niños. O puede que teman que su aflicción, ansiedad o dolor de alguna forma afectan la capacidad de su hijo para lidiar con la situación. En los medios de comunicación y en la sociedad en general, se recomienda mantener una "actitud positiva". Aunque es cierto que usted podría manejar mejor el cáncer y su tratamiento cuando puede ver las cosas desde una perspectiva positiva, eso no siempre es posible. Cuando las personas intentan negar sus verdaderos sentimientos de miedo y tristeza, que son parte de cualquier diagnóstico de cáncer, el esfuerzo, por lo general, no es efectivo. La energía que toma contener las emociones "malas" puede hacer más difícil enfrentar la situación. Para muchas personas, el proceso de aflicción inicia con el diagnóstico de cáncer. Es normal estar triste y alterarse después de que le informan que tiene cáncer. A menudo se siente como si nada volverá a ser igual. Los pacientes se afligen por la pérdida de su seguridad y certidumbre sobre sus vidas, y por el futuro que puede no resultar como lo habían contemplado. Cuando enfrentan estos sentimientos, es mucho más fácil para ellos tratar de pensar positivamente el resto del tiempo sobre los retos que se avecinan.

Nadie quiere alarmar a sus hijos al mostrar una actitud histérica, pero no hay nada de malo en derramar algunas lágrimas cuando una crisis sucede en la familia.

Los padres pueden decir a sus hijos que habrá momentos en los que necesitarán llorar y que eso los ayudará a sentirse mejor. Los padres pueden asegurarles que en algún punto no necesitarán llorar por la situación, pero que está bien expresar sus sentimientos. Cada persona tiene su forma particular de lidiar con los problemas y está bien sentir enojo o tristeza, siempre y cuando no use estos sentimientos contra los demás. Es importante para los padres darse a sí mismos el permiso y el tiempo para idear lo mejor para ellos y cada miembro de su familia.

Si otros miembros de la familia han muerto de cáncer en el pasado, puede que los niños anticipen que volverá a suceder de nuevo. Puede que sea útil para los padres explicar que hay más de cien distintos tipos de cáncer y que hay muchas clases de tratamiento. Los niños necesitan saber que cada paciente responde de manera diferente al tratamiento, y que cada persona tiene una perspectiva distinta para el futuro. Asegúrese de que entiendan que cada situación es única y que sólo porque el abuelo se murió hace 5 años, por ejemplo, no significa que eso sucederá ahora. El tratamiento contra el cáncer cambia cada año y todo el tiempo se están probando mejores tratamientos. Aunque nadie puede predecir el futuro, actualmente más personas están abordando el tratamiento contra el cáncer con nuevas esperanzas.


Fecha de última actualización: 10/01/2012
Fecha de último cambio o revisión: 10/01/2012