Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar el tratamiento

+ -Text Size

TEMAS

El cáncer impone un cambio para todos en la familia.

La familia entera se verá afectada por la enfermedad, y nadie pasa por esta experiencia sin haber tenido algún cambio. El tratamiento contra el cáncer puede ser demasiado estresante en algunos momentos, pero es posible aprender formas útiles y creativas para lidiar con los cambios y la incertidumbre que experimentará usted y su familia. Puede que no cuente con la misma cantidad de tiempo y energía como antes, pero la función de padre no es algo que pueda posponerse. Sus hijos le necesitan mucho durante estos momentos, y usted seguirá necesitando ser un padre para sus hijos mientras esté bajo tratamiento, incluso cuando no sienta la disposición para ello.

Necesitará orientar a sus hijos con información precisa, formas de ver la situación con una actitud de esperanza y maneras sanas de lidiar con la situación. Habrá momentos en los que sus hijos no escucharán, y en los que las cosas no resulten de la manera que esperaba. Pero ser un padre implica que en ocasiones tendrá que tomar decisiones en función de información que no tiene por completo, y a veces cometerá errores. En palabras de la doctora Wendy Harpham, quien también es madre que padeció cáncer: "No existe una manera que sea la correcta para ser padres. Deje de intentar ser perfecto".

¿Puede el cáncer ocasionar problemas especiales en familias no convencionales?

Padres solteros o divorciados

Los hogares de un solo padre pueden experimentar más estrés cuando el padre o madre es diagnosticado con cáncer. Recibir tratamiento, buscar servicios de guardería y pagar las facturas médicas se añade a lo que ya era una labor intensa de preparar la comida, coordinar el transporte, ir de compras, y cumplir con las necesidades básicas y emocionales de la familia. Al añadir las afecciones de la enfermedad y experimentar el temor asociado puede hacer que la situación sea muy abrumadora.

Si los hijos ya han vivido la experiencia de la separación de sus padres y han perdido la seguridad de tenerlos viviendo juntos, su aflicción por la enfermedad del padre puede empeorar. Puede que una enfermedad en el padre fomente sentimientos de pérdida a medida que el niño ve afectada su seguridad una vez más. Puede que los padres quieran poner especial atención si sus hijos parecen más inseguros durante estos momentos. Si el otro padre mantiene una relación cercana con el niño, las visitas adicionales a las acostumbradas pueden ser útiles para tranquilizar a los niños que verán que aún cuentan con el cariño de ambos padres. Si hay problemas entre ambos padres divorciados, éstos deberán resolverse fuera de la presencia de los hijos. De otra manera, las tensiones dificultan que toda la familia salga adelante durante la crisis actual por el cáncer.

Intercambio de roles en hogares de un solo padre

Sin la presencia del otro padre en el hogar, a veces puede que un adulto busque en sus hijos el apoyo emocional. A menudo, el padre sabe lo que debe ser apropiado o no, pero este intercambio de funciones aún se da. Con una enfermedad como el cáncer, la probabilidad de este intercambio con los niños es muy real. El padre necesita más ayuda en atender las funciones del hogar, al igual que más apoyo emocional. Los hijos comienzan a tomar más responsabilidad de lo que es sano para su edad y etapa de desarrollo. Los padres solteros deben buscar coordinar una red de familiares y amigos con quienes puedan contar para ayuda práctica y apoyo emocional. Por lo general, estar consciente de que podría llegar a depender demasiado de sus hijos es suficiente para evitar que esto vaya a pasar.

Parejas del mismo sexo

En hogares homoparentales (pareja de padres homosexuales), las necesidades de los hijos son las mismas a las de las familias convencionales, pero los problemas pueden ser más complejos. La custodia legal o tutela puede que se convierta en un problema si el padre legal queda hospitalizado o no está disponible. Se requerirá designar, ya sea de forma temporal o permanente, a un tutor que pueda actuar en nombre de los hijos en caso de una emergencia o ausencia del padre con la custodia legal. Puede que este sea un buen momento para investigar sobre la adopción en caso de que aún no lo haya hecho.

Familias con padres adoptivos

Los hijos adoptados a menudo se enfrentan a cuestionamientos sobre sí mismos a medida que crecen y buscan determinar su identidad e incluso saber sobre sus padres biológicos. Un diagnóstico de cáncer en el padre puede hacer que el hijo adoptado sienta más inseguridad. Puede que necesiten ser tranquilizarlos al reafirmarles que siempre verá por su atención en caso de que algo pasara a sus padres adoptivos. Esto es especialmente el caso si el padre/madre adoptivo(a) es soltero(a), así como en los hogares con un solo padre.

Parejas en unión libre con hijos

Los padres cuentan con ciertos derechos y responsabilidades legales sin importar si están casados o no. Los padres que no están casados entre sí podrían confrontar problemas adicionales con ciertos preparativos financieros y legales, pero se deberá tomar las medidas para que los hijos se sientan seguros. Algunos niños podrían sentir incertidumbre o preocupación si reciben información incorrecta de los amigos o familiares. Puede que incluso teman que un padre los abandone si la situación se complica. Asegúrese de que los hijos sepan que la familia está colaborando unida durante esta etapa, e infórmeles sobre los cambios que se esperan. Y como siempre, ellos necesitan saber quién quedará a su cargo en caso de alguna emergencia o de que un padre se ausente. El compartir la información sobre los planes de respaldo, como se describe anteriormente, les reafirmará que ambos padres están pensando en su bienestar.

Prejuicios y rechazo de la sociedad

Puede que lo hijos en hogares con un solo padre, padres del mismo sexo, padres adoptivos o padres que no están casados entre sí ya se sientan diferentes entre sus similares. Puede que sientan los efectos del prejuicio o predisposición negativa contra las familias homoparentales o interraciales. Agregar un diagnóstico de cáncer a la ecuación puede que haga que el niño se sienta más diferente y aún más aislado de sus semejantes.

Los padres con parejas del mismo sexo o con parejas de razas diferentes pueden que hayan hablado al respecto con sus hijos sobre lo que es una familia no convencional. El mismo consejo que da a sus hijos por tener antecedentes diferentes puede también aplicar para el caso de un padre con cáncer.

Si parece que el niño está muy ansioso y que las formas habituales para tranquilizarlo no parecen funcionar, los padres deberán consultar con su equipo de atención contra el cáncer sobre las formas en que pueden ayudar a sus hijos. Consultar al consejero de la escuela de su hijo podría también ser útil.

El acceso a una buena red de apoyo puede hacer la diferencia en qué tan bien las familias no convencionales sobrellevan la situación. Si no tiene acceso a una red de apoyo, consulte con el trabajador social del hospital sobre otros recursos disponibles. Por ejemplo, dentro de la comunidad homosexual existen programas de apoyo con terapeutas que están familiarizados con las necesidades particulares para las personas de esta comunidad. Puede que haya otros grupos de apoyo disponibles, ya sea en su región o por Internet. Si carece de información sobre estos recursos, investigue qué es lo que hay disponible en caso de que requiera ayuda.


Fecha de última actualización: 08/27/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/27/2012