Apoyo a los niños cuando un familiar tiene cáncer: cómo afrontar la recurrencia o la enfermedad progresiva

+ -Text Size

TEMAS

¿Cuál es la mayor preocupación de un niño si la enfermedad del padre avanza?

Ciertamente, los niños se preocupan sobre qué será de ellos si uno de sus padres muere. En familias de un solo padre, esta preocupación es aún mayor. Dependiendo de la edad de los niños, la pregunta más crítica pudiera ser "¿quién cuidará de mí?" Esta pregunta debe ser comentada independientemente de que el niño la haga, al menos para los niños en edad escolar y mayores. Todos tememos a ser abandonados. Los niños no tienen la capacidad de sobrevivir sin que alguien cuide de ellos, por lo que esta inquietud es básica y crítica. Manejar esta situación es probablemente una de las cosas más dolorosas que un padre puede hacer. Algunos padres y cuidadores de la salud acuden a la ayuda de un profesional de la salud emocional, tanto para ideas para sobrellevar sus propios sentimientos, como para consejos prácticos sobre cómo hablar con los niños acerca de este tema delicado.

Las familias existen en todos los "colores y sabores". Puede que haya muchas personas involucradas en las conversaciones que tomen lugar sobre estos temas. Los familiares no inmediatos, así como los amigos, maestros o pastores espirituales cercanos a la familia pueden ser invitados para ayudar con las decisiones, tanto para tomarlas como para hablar sobre ellas.

En un mundo ideal, todos los padres coordinarán para que sus hijos sean atendidos en caso de que algo les suceda. Incluso con padres no enfermos, los accidentes ocurren y la vida puede cambiar en un instante, y los niños pueden encontrarse en otro mundo distinto. Independientemente de la forma en que se espera que progrese su enfermedad, usted y su pareja, o usted y lo miembros allegados de su familia puede que quieran sentarse y hablar del mejor plan para la situación de vida de su hijo. Un abogado puede conformar un testamento o documento legal que estipulará sus deseos si llega a morir. También deberá explicar a sus hijos las decisiones que fueron tomadas y por qué fueron tomadas. Se debe animarles a que hagan sus preguntas y que éstas se respondan tan honesta y directamente como sea posible. Deje en claro con sus hijos que está procediendo con el mejor plan para ellos, pero que no espera que dicho plan se ponga en marcha de inmediato. Esto es un plan "por si acaso", un plan de respaldo.

Por ejemplo, Linda es una madre sin esposo con un hijo adoptado. Su hijo necesita saber que ella ya ha hablado con su hermana Sara sobre planes para él en caso de que algo le ocurra a su madre. Puede que ella mencione algo como: "con lo triste que su tía Sara se pondría por mi muerte, a ella le encantará tenerte como parte de su familia. Ella te quiere mucho y yo sé que tú a ella también. Hemos hablado ya de esto y todo está en orden”.

Para las familias con ambos padres, se debe hablar sobre los cambios porque las cosas nunca volverán a ser iguales con la falta de uno de ellos. Por ejemplo, una madre cuyo esposo está recibiendo tratamiento contra el cáncer podría decir a sus tres hijos:

“Su papá está teniendo buenos resultados con el tratamiento por el momento, y esperamos que le siga yendo bien. Pero hemos hablado sobre qué pasaría si el tratamiento dejara de funcionar. Su papá tiene una póliza de seguro de vida que nos daría el dinero para ayudarnos a vivir en esta casa, pero sólo para asegurarnos de que vamos a estar bien, probablemente regresaría a tomar clases para obtener mi título de maestra como siempre lo he querido. Probablemente algún día vaya trabajar, pero no será enseguida. Su papá piensa también que esto es una buena idea. ¿Qué es lo que opinan de esto?”.

Hablar con sus hijos sobre esto es importante, pero lo es incluso más crítico si su padre o madre es soltero(a). Los hijos saben que usted es quien principalmente se encarga de su atención, y puede que no sepan qué pasará cuando usted falte. Como se comentó anteriormente, lo que un niño se imagina es a menudo mucho peor que la realidad.

Si no tiene parientes o amigos que puedan ser las alternativas lógicas para hacerse cargo de los niños, existen recursos de agencias de servicio social que pueden ayudar a designar posibles cuidadores. Este es un tema doloroso de tratar adicional al estrés de haberse enterado sobre su diagnóstico de cáncer, pero es algo que no se debe dejar de hacer. Es una forma de asegurar que sus hijos sepan que no quedarán desamparados. Si sus hijos son mayores, consúlteles respecto a quién podría estar a cargo de su supervisión, pero no postergue esto. Es importante hacer estos preparativos, informar a sus hijos sobre éstos y realizar los trámites legales que sean necesarios.

Esta es una conversación difícil de tener con su hijo, y puede que tenga que ensayar antes de que pueda llevarla a cabo sin que las emociones le impidan hablar. Cuando se sienta preparado(a), busque un momento tranquilo y sin interrupciones con su hijo. Puede abordar el tema al mencionar que sabe que los niños suelen preocuparse sobre quién se haría cargo de ellos si uno de los padres no pudiese hacerlo o muriera. Esto le permitirá al niño saber que no se impactará ni alterará si éste le hace preguntas al respecto. Puede observar la manera en que el niño responde a esto antes de que prosiga con explicar sus planes de respaldo.

Puede esperar que los niños con cualquier cambio tengan preguntas. Incluso pueden presentar algo de resistencia al cambio, al igual que sentimientos de tristeza y pérdida. No es realista esperar que respalden el plan de inmediato. Pero al menos les está ofreciendo la información y la estructura para hacerles sentir seguros y a salvo en caso de que ocurra lo peor. Aunque puede que el cáncer lo cambie todo en la familia, aún contarán con alguien quien se haga cargo de ellos. Preparar un plan y hablar con los hijos sobre éste hace que ellos vean qué tan importante ellos son para usted, Y eso es un gran mensaje que los niños deben asimilar. Felicítese a usted mismo(a) cuando logre completar esta labor.


Fecha de última actualización: 10/01/2012
Fecha de último cambio o revisión: 10/01/2012