Niños diagnosticados con cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué pasa en el caso de los padres que quieren una segunda opinión?

El cáncer en un niño por lo general requiere ser atendido con rapidez. Una vez que se hace el diagnóstico y se realizan todas las pruebas necesarias, el tratamiento se comienza inmediatamente. Algunas veces la planeación del tratamiento se demora porque los médicos tienen dificultad en lograr un diagnóstico preciso. En este caso, los hematólogos y oncólogos pediátricos a menudo consultan con sus colegas en todo el país para que les apoyen en diagnosticar la enfermedad tan pronto como sea posible.

Si los padres tienen dudas sobre el diagnóstico de su hijo, o si tienen preguntas sobre el plan de tratamiento, ellos tienen el derecho a buscar una segunda opinión. La mayoría de los médicos comprenden y no les molesta esta petición, y a menudo ayudan a que los padres encuentren especialistas de otros centros. Ellos pueden enviar el tejido de las biopsias o los resultados de otras pruebas que serán útiles para los otros médicos consultados. Los padres deberán verificar con su compañía de seguros o proveedor de atención médica para ver si el plan de seguro médico que tienen cubre las pruebas y consultas adicionales.

Ocasionalmente a los padres les cuesta tanto trabajo creer en el diagnóstico de su hijo, que no quedan satisfechos con dicho resultado, incluso después de una segunda opinión. Es importante que recuerden que una demora prolongada puede poner en riesgo las posibilidades que tiene su hijo de responder favorablemente al tratamiento. Una vez que se confirma un diagnóstico, deberá iniciarse el tratamiento a la brevedad posible.


Fecha de última actualización: 08/20/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/20/2012