Niños diagnosticados con cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo pueden los padres estar seguros de que su hijo recibirá el mejor tratamiento?

"¿Dónde puede mi hijo recibir el mejor tratamiento disponible?" es una de las primeras preguntas que los padres hacen. El cáncer infantil sigue siendo una enfermedad muy poco común. La mayoría de los pediatras y médicos familiares presenciará tan sólo algunos cuantos casos durante su vida profesional. Estos médicos son a menudo los primeros en sospechar cáncer de acuerdo a los síntomas del niño. Normalmente referirán a su paciente al centro médico especializado más cercano equipado con expertos capacitados para diagnosticar y tratar los cánceres infantiles. Los estudios reportan que lo niños bajo la atención de dichos especialistas tienen mejores probabilidades de combatir su enfermedad.

Acuda a centros de atención contra el cáncer infantil.

Tanto el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute o NCI), como la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society o ACS) recomiendan que los niños con cáncer reciban tratamiento en los centros de atención contra el cáncer infantil. Estos centros usan un enfoque de equipo completo de profesionales para la atención. Los equipos de profesionales se componen de médicos, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos, terapeutas recreativos o trabajadores de la vida infantil, maestros y capellanes. El equipo completo cuenta con la experiencia en atender a personas menores de edad contra el cáncer. Los equipos de atención médica trabajan estrechamente con los médicos y otras personas en la comunidad para ofrecer a los niños una atención de la mejor calidad.

La mayoría de los centros de tratamiento para pacientes con cáncer infantil en los Estados Unidos pertenecen al Children's Oncology Group o COG. Este es un grupo de estudios clínicos dedicado exclusivamente a la investigación del cáncer en niños y adolescentes, y cuenta con el respaldo del Instituto Nacional del Cáncer. Los hematólogos y oncólogos pediátricos en este grupo colaboran en el diseño de investigaciones científicas, conocidas como estudios clínicos para estudiar cuál tratamiento funciona mejor para cada tipo de cáncer. Estos estudios clínicos comparan los tratamientos convencionales con los más recientes. Luego se administra tratamiento con los adelantos más recientes de acuerdo a un plan detallado (conocido como protocolo). Algunas cuantas instituciones diseñan sus propios estudios de investigación sobre tratamientos.

En la actualidad más niños sobreviven el cáncer infantil gracias a que muchos de los padres y sus hijos formaron parte de los estudios clínicos. Más de la mitad de los niños menores de 15 años que padecen de cáncer participan en algún estudio clínico. Pero solo alrededor de uno de cada diez adolescentes forma parte en las investigaciones, lo cual significa que la tasa de aprendizaje sobre nuevos tratamientos para adolescentes mayores se da más lentamente. La participación en las investigaciones (estudios clínicos) es siempre de forma voluntaria. Todos los centros de tratamiento especializados en cáncer infantil ofrecen el tratamiento convencional, el cual consiste de un plan basado en el tratamiento que se sabe que es más efectivo en función del tipo y etapa del cáncer infantil. Para más información sobre estudios clínicos, refiérase a nuestro documento Estudios clínicos: lo que necesita saber.

Los pediatras o médicos familiares de su localidad por lo general hablan con los padres sobre las posibilidades de ser diagnosticado y tratado en la región. Después el niño será referido al tratamiento según las preferencias de la familia o con las opciones que ofrecen las compañías aseguradoras u organizaciones que manejan la atención médica de la familia. Muchas de las veces, las familias tienen que viajar desde casa hacia el centro donde se ofrece el tratamiento requerido por el hijo.

Los adolescentes también pueden beneficiarse de los centros de atención contra el cáncer infantil.

Algunas veces los adolescentes mayores, en vez de ser referidos a los centros médicos especializados, son referidos a los oncólogos en su comunidad, quienes tratan a pacientes adultos. Pero los pacientes en este rango de edad pueden calificar para estudios clínicos conducidos por los hematólogos/oncólogos pediátricos (para niños). Puede que también se beneficien de la estrategia del equipo de atención que se utiliza en estos centros de atención infantil. Y la mayoría de los centros de atención del cáncer infantil tratan pacientes de hasta 20 años de edad.

Los padres en estas situaciones pueden preguntar qué tratamientos están disponibles en el hospital especializado más cercano. Algunas veces, un hospital o centro de tratamiento local puede trabajar en conjunto con el centro pediátrico contra el cáncer para crear un plan de tratamiento diseñado por el centro especializado. Luego, el plan puede ser puesto en efecto cerca del hogar.


Fecha de última actualización: 08/20/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/20/2012