Niños diagnosticados con cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

Cómo mejorar la manera de sobrellevar la situación

La mayoría de los padres se preocupa sobre su capacidad de manejar las emociones que surgen con la enfermedad de su hijo. Pero al tratarse de proteger y cuidar de los hijos, la mayoría de los padres cuenta con una gran fuente de fortaleza. Estas fortalezas incluso surgen durante el dolor personal.

Obtenga apoyo psicológico y social del equipo de profesionales contra el cáncer.

Confíe y obtenga ayuda de su equipo de expertos contra el cáncer. Los trabajadores sociales, las enfermeras, los médicos y otros que forman parte del equipo de salud pueden ayudar a los padres a entender la gama de emociones que experimentan, lo cual es natural. Los expertos también pueden ayudarle a aprender nuevas habilidades, como la relajación y el control del estrés. Algunas veces, los párrocos o especialistas de atención infantil colaboran con las familias de niños con cáncer. Hay ayuda disponible para usted y toda la familia, pero podría requerir solicitarla para tener acceso a ella.

Los familiares requieren dedicar tiempo para cuidar de sí mismos.

Los padres y demás adultos a cargo de la atención del niño pueden a menudo tener un mejor control de sus sentimientos si se ocupan de atender sus propias necesidades. Resulta fácil descuidar cosas como comer, dormir, hacer ejercicio y tener momentos para despejarse de la atención médica del niño. Sin embargo, estas cosas son especialmente importantes para ayudar a que los padres puedan atender a su hijo. También sirve para confirmar al niño que algunas rutinas continúan siendo normales y que los adultos están bien, a pesar del estrés por su enfermedad.

Cuando los padres y otros adultos que sean parte importante en la vida del niño se ocupan de sus propias necesidades, esto recuerda al niño que aún las rutinas para la atención personal son importantes. Puede que los padres y otras personas encargadas de la atención requieran que les recuerden la importancia de acudir a su médico familiar para atender sus propios problemas o inquietudes respecto a su salud.

Exprese los sentimientos en formas que no asusten al niño.

Los abuelos, tíos u otros seres queridos a menudo tienen sentimientos similares a los de los padres, y puede que tengan dificultad para controlar muchas de estas emociones. Obtener la información y proporcionarles consejos prácticos generalmente resulta útil para ellos. El contacto con el equipo de atención médica también puede ayudarles a hablar y controlar sus sentimientos.

A veces los padres procuran ocultar la noticia del diagnóstico a ciertos familiares para protegerles del impacto emocional. El equipo de atención contra el cáncer puede ayudar a los padres que tienen que compartir malas noticias mientras son sensitivos a los asuntos especiales de un miembro de la familia. En general, mantener secretos en una familia suele cerrar la comunicación en lugar de abrirla. Esto tiende a impedir que la familia trabaje en conjunto tan bien como podría, en un momento en donde requieren unirse para sobrellevar la situación.

Aunque no lo queramos, a menudo los sentimientos simplemente emergen. Pero la forma en que escogemos controlarlos generalmente está bajo nuestro control. Las reacciones ante una gran crisis en nuestra vida, como lo es el diagnóstico de cáncer en un niño o adolescente, son perturbadoras y dolorosas, pero naturales. La mayoría de los pacientes y los familiares expresan sus sentimientos y los controlan de la mejor forma que pueden. Los padres pueden apoyar a su hijo al mostrarle que no hay vergüenza ni temor en mostrar lo que sienten. También pueden ayudar a los niños a controlar cuándo y cómo expresan sus emociones y enfocándose a seguir adelante.

Obtenga ayuda de otras fuentes.

Las familias que son flexibles y pueden acudir a muchas fuentes de apoyo por parte del resto de sus familiares, comunidad religiosa, lugar de trabajo y comunidad en general tienden a sobrellevar mejor la situación. La comunicación abierta y clara también es útil, así como la capacidad de reorganizar y balancear las demandas que surgen con la enfermedad del hijo con las necesidades del resto de la familia.

Podría ser que las familias que requieran ayuda adicional sean las que tengan algún problema en algún aspecto de su vida familiar, como las relaciones intrafamiliares, cuestiones matrimoniales o asuntos económicos y financieros. Las familias con un solo padre o adulto a cargo del niño también pueden experimentar dificultad en balancear las demandas que surgen con la enfermedad del niño con las necesidades del resto de los familiares. Si esta es su situación, hable con el trabajador social de su equipo de profesionales contra el cáncer tan pronto como le sea posible. Puede que el equipo de profesionales tenga la oportunidad de referirle a recursos adicionales de ayuda en su comunidad o centro de tratamiento contra el cáncer.


Fecha de última actualización: 08/20/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/20/2012