Niños diagnosticados con cáncer: cómo afrontar el diagnóstico

+ -Text Size

TEMAS

Continuidad de las asignaturas escolares durante la enfermedad del niño

Aunque puede que parezca que no sea tan importante en comparación con todo lo demás, el continuar con las asignaturas escolares deberá ser una prioridad. Cuando su hijo tenga la capacidad, deberá retomar su aprendizaje a pesar de su ausencia en la escuela. La buena comunicación y preparación son clave cuando llegue el momento para una reincorporación efectiva a la escuela.

Si su hijo va a ausentarse de la escuela por más de algunos días, explore la educación escolar en casa o en el hospital. Podría ser que el director de la escuela de su hijo pueda ayudarle a conseguir un tutor que ofrezca la instrucción escolar a su hijo desde casa. El maestro a domicilio requerirá saber sobre la enfermedad y tratamiento de su hijo, así como sobre sus citas médicas y estadías en el hospital.

Los hospitales pediátricos cuentan con coordinadores educativos y maestros para ayudar al niño a mantenerse al corriente si éste requiere de hospitalización por un tiempo prolongado. De hecho el niño será transferido a la escuela del hospital. Para las estadías de corto plazo que no hacen necesaria la transferencia escolar, especialmente si se trata de un distrito escolar distinto, pudiera ser que se solicitaran los contenidos escolares e investigar si los maestros en el hospital pudieran ofrecer alguna ayuda en la instrucción del niño.

Para muchos niños, la escuela representa un lugar seguro de aprendizaje, diversión y amistad que está lejos del mundo del cáncer y los tratamientos. La escuela es la parte principal en la vida casi diaria del niño, y regresar a la escuela es una señal de normalidad. Poder ir a la escuela y aprender no es solo una señal de que las cosas están volviendo a ser como antes, sino que también envía un claro mensaje de que sí hay un futuro.

Refiérase al documento (disponible en inglés) Children Diagnosed With Cancer: Returning to School, para más información sobre esta parte importante en la vida de su hijo. Puede leer este documento en nuestro sitio www.cancer.org, o solicitar una copia llamando al 1-800-227-2345.

¿Volverán alguna vez las cosas a la normalidad en la familia y en el niño tras un diagnóstico de cáncer?

La esperanza de que las cosas mejorarán y de que el día de mañana "brillará el sol" es muy fuerte en todos los seres humanos, independientemente de qué tan difíciles sean los obstáculos que tengan que enfrentar. Emily Dickinson escribió:

      La esperanza es algo con plumas
      que se posa en el alma
      y canta la melodía sin las palabras
      y no se detiene nunca.

Estas palabras parecen capturar qué tanto nos aferramos a la esperanza. La gente joven y sus familiares empiezan a sentir esperanza acerca del futuro cuando oyen acerca del tratamiento que está a su alcance y del gran avance que ha habido en la lucha contra el cáncer infantil. El diagnóstico en sí sigue siendo algo de gravedad y las dificultades del tratamiento no se pueden ignorar, pero existe una razón para ser optimistas. Más del 75% de los niños y adolescentes se curan del cáncer. Para algunos tipos de cáncer, las estadísticas son incluso más favorables. Pero muchas de estas cifras sólo aplican para grupos de pacientes, y no es posible hacer predicciones concretas para cada niño en particular. Cuando el cáncer es diagnosticado, cada persona tiene toda la razón del mundo para creer que responderá favorablemente al tratamiento y se curará. La mayoría de la gente considera que siempre vendrán tiempos mejores.

Para algunos, la esperanza es reforzada por la creencia de que existe un propósito por el que esto les ha pasado a su hijo y a su familia, aun si no entienden cuál sea. Y consecuentemente consideran que encontrarán las fuerzas necesarias para salir adelante. Aunque es una batalla que puede parecer incierta en ocasiones, la mayoría de las familias puede establecer una "nueva normalidad" tras el cáncer del hijo.

A continuación se presentan algunas ideas para fortalecer la esperanza para los pacientes y sus familiares:

  • Busque información acerca del diagnóstico y el plan de tratamiento.
  • Infórmese sobre los avances en los métodos de tratamiento.
  • Asigne a cada miembro de la familia un papel para enfrentar la enfermedad (por ejemplo, tal vez alguien pueda mantener un registro de las facturas médicas, organizar la información sobre el cáncer que usted recibe, o mantener a los amigos y familiares informados sobre lo que acontece).
  • Mantenga un equilibrio saludable entre el optimismo y la realidad.
  • Encuentre en la oración, fe religiosa o alguna fuente espiritual recursos que le proporcionen fortaleza.
  • Tenga confianza en la capacidad de la familia para manejar cualquier situación a la que tenga que enfrentarse.
  • Compartan unos con otros el sentido de la esperanza.
  • Tenga confianza en la capacidad de los médicos y demás miembros del equipo de atención médica.
  • Infórmese de las experiencias de otros que hayan conservado la esperanza al enfrentarse al cáncer.
  • Encuentre maneras creativas para que en cada día haya algo placentero o alegre.
  • Aprenda a tolerar las altas y bajas de la esperanza.
  • Aprecie las cosas bellas y maravillosas presentes en la vida diaria.
  • Acepte que únicamente tenemos el momento presente para vivirlo.

Fecha de última actualización: 08/20/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/20/2012