Niños diagnosticados con cáncer: entendimiento del sistema de atención médica

+ -Text Size

TEMAS

Cómo hablar con el equipo de atención médica

La buena comunicación entre pacientes, familiares e integrantes del equipo de atención médica es muy importante. El tratamiento contra el cáncer y los cuidados posteriores son una parte intensa y compleja de la experiencia de tener cáncer. Todos los involucrados deberán tener la seguridad y confianza en el trabajo que todos hacen y tener la capacidad de colaborar bien entre sí.

La mayor parte del tiempo, los menores con cáncer y sus familias desarrollan una estrecha relación con sus médicos, enfermera(o)s y los demás integrantes del equipo de su atención. Pero a veces, habrá ciertos estilos y personalidades que no sean compatibles con los pacientes. No obstante, los pacientes y los padres por lo general identifican a ciertos integrantes del equipo con quienes pueden mantener una buena comunicación y establecen relaciones útiles.

Confianza y seguridad

La seguridad es el resultado de saber que todos los integrantes del equipo están bien capacitados y cuentan con la experiencia de tratar el cáncer en personas menores de edad, y que el centro de tratamiento cumple con los más altos estándares en el tratamiento contra el cáncer. La información sobre la preparación académica y las credenciales de todos los miembros del equipo de profesionales debe estar al alcance inmediato. El prestigio y reputación de la institución pueden investigarse rápidamente (refiérase a la sección “Para obtener más información”), pero la confianza en el equipo que administra el tratamiento solo se consigue con el tiempo y la experiencia.

Comunicación recíproca

Los padres son los expertos en lo que respecta a sus hijos. Para ellos es importante contar con personas con experiencia reconocida, del mismo modo que es importante para los profesionales que su conocimiento y habilidades sean reconocidos. Los padres pueden ayudar a los integrantes del equipo de profesionales a cómo interactuar mejor con sus hijos. Por otro lado, los profesionales médicos que han trabajado con muchos niños con cáncer pueden a menudo ofrecer a los padres nuevas ideas para cuando las técnicas habituales de los padres no sean efectivas. La buena comunicación se da del respeto mutuo en función de lo que cada persona aporta en un esfuerzo conjunto para ofrecer al niño con cáncer la mejor atención posible.

La comunicación deberá ser clara, directa y honesta. Los integrantes del equipo de profesionales deberán ofrecer la información completa, así como usar una terminología que los pacientes y sus familiares puedan comprender. De la misma manera, el paciente y sus familiares necesitarán comunicar lo que piensan, sus opiniones y sus sentimientos de una forma clara, y hacer sus preguntas de forma directa. También necesitan sentir la seguridad de que están siendo escuchados. Debido al impacto emocional de un diagnóstico de cáncer, a menudo es necesario repetir las cosas y hacer las preguntas más de una ocasión. Esto es normal, y es mejor hacerlo que arriesgar tener malas interpretaciones.

Consejos prácticos para una buena comunicación con el equipo de atención médica

  • Vuélvase un integrante más del equipo y participe activamente en la atención de su hijo.
  • Mantenga un cuaderno en donde anote los datos de todas las hospitalizaciones, pruebas y tratamientos. Esto será bastante útil en caso de que cambien los integrantes del equipo de atención médica, al haber remisiones con otros especialistas y al gestionar facturas médicas. Muchos médicos y centros de tratamiento proporcionan un resumen impreso de lo ocurrido en cada consulta. Léalo y asegúrese de entender lo que se hizo en cada visita. Este documento impreso a menudo también contiene una lista de los medicamentos que fueron recetados a su hijo.
  • Firme el consentimiento de revelación de información en caso de que usted desee que ciertos miembros de su familia (además de los padres) tengan la posibilidad de hablar con el equipo de atención médica para enterarse de las pruebas y los tratamientos.
  • Desarrolle y espere una actitud mutua de respeto y cooperación.
  • Proporcione información precisa sobre el historial clínico de su hijo y de su familia.
  • Mantenga una lista con las preguntas para los médicos y demás integrantes del equipo. Recuerde que no hay preguntas tontas. Solicite explicaciones de los términos médicos o tecnicismos que no entienda.
  • Haga sus anotaciones en un cuaderno al momento de tener conversaciones importantes con los miembros del equipo de profesionales que atiende el cáncer de su hijo.
  • Informe a los integrantes del equipo de profesionales sus dudas o inquietudes sobre la información proporcionada o sobre las peticiones que su hijo tenga.
  • Mantenga expectativas razonables sobre cuánto tiempo el equipo de profesionales puede dedicar a cada paciente y sus familiares. Avíseles cuando usted necesite más tiempo.
  • Informe al equipo de profesionales sobre las preferencias del paciente y la familia al haber más de una forma de ofrecer cierto tipo de atención.
  • Desarrolle relaciones positivas con los integrantes del equipo.
  • Apoye a los niños y adolescentes a tener confianza en los integrantes del equipo.
  • Asegure que ambos padres tengan el mismo nivel de acceso a los médicos y demás integrantes del equipo.
  • Espere que en algunas ocasiones surjan problemas de comunicación y de otro tipo que debe resolver debido al gran número de expertos involucrados en la atención de los pacientes.
  • Atienda la confusión, frustración o desacuerdo directamente con el integrante correspondiente del equipo de profesionales.
  • Obtenga la ayuda de los otros integrantes del equipo sólo si sus primeros esfuerzos por resolver algún conflicto no fueron eficaces.

Fecha de última actualización: 04/23/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/23/2015