Nutrición para niños con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo su hijo puede obtener los nutrientes

Existen muchas maneras de ayudar a su hijo a obtener los nutrientes que necesita. Las maneras más comunes son:

Alimentación por la boca

Si es del todo posible, su hijo deberá obtener los nutrientes comiendo alimentos y tomando bebidas nutritivas que formen parte de una alimentación sana y bien balanceada. Trate de mantener los hábitos alimentarios normales de la familia tanto como se pueda. El consumo habitual de bocadillos nutritivos también puede ser útil.

Si es necesario, su hijo puede obtener nutrientes adicionales consumiendo comidas con alto contenido calórico y alto contenido proteínico que se complementan con meriendas y bebidas caseras y batidos (licuados). No obstante, hable con su equipo de atención a la salud antes de hacer este tipo de cambios en la alimentación. También son opciones los productos nutritivos en líquido que usted puede comprar en el supermercado o farmacia en caso de que su hijo tenga dificultades para comer. Existen muchas opciones que puede adquirir en el mercado y es mejor consultarlas primero con su médico. A menudo, las clínicas ofrecen muestras que su hijo podría tratar antes de comprar algún producto.

El consumo de suficientes nutrientes no sólo consiste en el manejo de la pérdida de peso, sino que también es parte de ofrecer a su hijo la oportunidad de un tratamiento con el mejor resultado posible. Si resulta muy difícil para su hijo mantener o aumentar su peso mediante el consumo de alimentos o bebidas, o si sus necesidades calóricas y nutricionales han aumentado considerablemente, puede que ser requiera la alimentación por sonda.

Alimentación por sonda

La alimentación por sonda se administra mediante un tubo delgado y flexible (la sonda) que se inserta por la nariz hasta el estómago. Si su hijo presenta problemas con náuseas y vómitos, la sonda se puede pasar hasta el intestino delgado. Cuando la sonda está en su lugar, se pueden administrar sustancias nutritivas líquidas completas. La mayoría de las veces, esta forma de alimentación puede ofrecer la calorías, proteínas, vitaminas y minerales que su hijo necesita.

Los familiares, cuidadores y amigos pueden administrar la alimentación por sonda en el hogar. Su equipo de atención de salud le mostrará cómo hacerlo. Una vez comience la alimentación por sonda, su hijo probablemente se sentirá mejor, puesto que sus necesidades de nutrición se estarán satisfaciendo.

Por lo general, los niños con sondas pueden continuar comiendo de forma natural, pues los tubos son muy pequeños y no impedirán que su hijo pueda tragar el alimento masticado. Si su hijo necesita una sonda para alimentarse, se hará todo esfuerzo para permitirle que coma por la boca también. Por ejemplo, podría alimentarse mediante sonda en la noche para que pueda comer durante el día. Incluso si su hijo no está comiendo de forma natural, es importante mantener su boca limpia mediante el cepillado de sus dientes y el uso de enjuagues bucales.

La mayoría de los niños pequeños se acostumbran a la alimentación por sonda dentro de algunos días, pero puede que a los niños mayores y adolescentes les tome más tiempo. Para el niño que tiene dificultad para adaptarse a la sonda, puede que sea útil que hable con otro niño alrededor de la misma edad y que se alimenta por sonda. Los padres también se benefician del diálogo con otros padres que han tenido que lidiar con la alimentación por sonda. A menudo tienen temor y preocupación sobre la forma en que funciona la sonda y lo intimidante que luce. Los niños deberán participar tanto como sea posible en la decisión de usar una sonda de alimentación.

La alimentación por sonda se usa mayormente para aumentar el peso de los niños que tienen poco apetito, pero se puede usar también en los niños que no pueden comer o beber. Hable con el equipo de atención médica sobre los hábitos alimentarios de su hijo en caso de notar cualquier cambio. Pregúnteles sobre cuáles señales de problemas hay que estar pendiente, así como las medidas que debe tomar para ayudar a su hijo a obtener el máximo provecho de lo que coma.

Se puede colocar un tipo de sonda más larga a través de la piel de la región del estómago (abdomen) directamente al estómago (gastrostomía o tubo-g) o a los intestinos (yeyunostomía o tubo-j). Por lo general, esta cirugía se puede hacer en el paciente de forma ambulatoria.

La alimentación por sonda no está exenta de problemas. Hable con su equipo de atención médica para comprender totalmente los probables beneficios y los posibles problemas que pudieran surgir en el caso de su hijo.

Alimentación intravenosa

Algunas veces la alimentación por sonda no puede proporcionar todos los líquidos y nutrientes necesarios de un niño. En estos casos, las soluciones nutritivas pueden administrarse directamente por las venas. Esto se conoce como nutrición intravenosa o nutrición parenteral. La nutrición parenteral se usa con más frecuencia cuando el estómago y los intestinos no funcionan apropiadamente.

Los remedios de nutrición parenteral pueden satisfacer generalmente todas de las necesidades nutricionales de un niño. Al igual que la alimentación por sonda, la nutrición parenteral se puede administrar en la casa. La nutrición parenteral brinda una forma segura de apoyar a su hijo hasta que su estómago o intestino mejoren. Una vez estos malestares desaparezca, se deberá hacer todo lo necesario para cambia a la alimentación ya sea por sonda o a través de la boca, pues la alimentación parenteral no es tan buena como el cuerpo como los otros dos tipos. Además, puede ser intensa para el hígado.


Fecha de última actualización: 07/02/2012
Fecha de último cambio o revisión: 07/02/2012