Nutrición para niños con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cambios en el apetito

El cáncer y sus tratamientos a menudo ocasionan cambios en los hábitos alimentarios de su hijo y sus deseos de comer. No comer puede resultar en pérdida de peso que a su vez puede causar debilidad y fatiga. Ayudar a su hijo a comer tan bien como pueda es una parte importante en el apoyo que se le debe brindar durante el tratamiento. Si su hijo tiene problemas para comer o presenta falta de apetito, hable con su equipo de atención médica. Entre los efectos secundarios relacionados con el tratamiento que también pueden resultar en una pérdida del apetito se incluye dolor, náuseas y estreñimiento. Tener bajo control estos problemas puede que sea útil para comer mejor. Consulte con el equipo de atención médica si observa lo siguiente:

  • Un bebé pequeño con falta de apetito por más de tres días.
  • Un niño pequeño que está empezando a caminar o de edad prescolar con falta de apetito por más de cinco días.
  • Un niño de edad escolar o adolescente con falta de apetito por más de siete días.

Si su hijo no tiene apetito durante las horas de comida, disponga de bocadillos nutritivos a su alcance para que los coma cuando sienta las ganas de hacerlo. Trate con huevos cocidos duros, mantequilla de maní (crema de cacahuate), queso, helado, barras de granola, bebidas nutricionales, budines, nueces, atún o pollo en lata, o mezcla de nueces y semillas También pruebe las siguientes sugerencias:

  • Procure que la hora de la comida sea una experiencia placentera, y halague a su hijo cuando tenga buen apetito o cuando exhiba buenos hábitos alimentarios. Además, puede ser útil arreglar la mesa con platos atractivos, tocar la música favorita de su hijo, sintonizar la televisión o que sus amigos lo visiten mientras él o ella come.
  • Ofrezca bocadillos y prepare comidas de menor tamaño pero durante sesiones más frecuentes a lo largo del día, en lugar de tener tres comidas grandes.
  • Mantenga limpia la boca de su hijo habitualmente con enjuagues y cepillados. Además, mantenga su boca húmeda (no deje que se reseque).
  • Deje que su hijo coma sus alimentos favoritos a cualquier hora del día, por ejemplo, si le gustan mucho los alimentos propios del desayuno, deje que los coma a la hora de la cena.
  • Permita que su hijo le ayude a comprar y preparar los alimentos.
  • Evite discutir, sermonear o castigar a su hijo si no quiere comer. Hable con su médico si le preocupa que su hijo no esté comiendo lo suficiente.

Fecha de última actualización: 07/07/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/07/2014