Nutrición para niños con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cuando su hijo está bajo tratamiento con esteroides

Con frecuencia, los niños con cáncer toman esteroides, tales como prednisona o dexametasona, como parte de su tratamiento. Los niños que están bajo tratamiento con esteroides usualmente sienten hambre todo el tiempo y pueden aumentar de peso. También los esteroides hacen que las personas retengan los líquidos.

Usted puede ayudar a su hijo a realizar algunos cambios en la alimentación que son útiles para evitar la retención de líquidos y limitar el aumento de peso. Su médico, enfermeras o dietista pueden indicarle qué hacer, y puede que le sugieran alimentos bajos en sodio (con poca sal). Las alternativas a los alimentos salados incluyen alimentos bien condimentados con otras especias. Se debe evitar los alimentos con un elevado contenido de sodio, tales como las papitas, pretzels, las comidas procesadas o las comidas congeladas (los alimentos con etiquetas que indiquen que tienen un contenido de sodio bajo o reducido por lo general son aceptables). Además, preste atención a las calorías adicionales que su hijo puede que no necesite en estos momentos, como las calorías en bebidas carbonatadas (sodas) y jugos.

El equipo de atención médica también puede brindarle consejos sobre cómo planificar comidas y meriendas que satisfagan a su hijo, pero que no sean altas en calorías, para propiciar que se mantenga en su peso saludable. Ofrézcale a su hijo alimentos frescos y nutritivos que llenen, tales como los de origen vegetal como frutas, ensaladas y verduras, así como sopas caseras, carnes no procesadas, productos lácteos, panes y pastas. Su hijo no tiene que sentirse privado de sus comidas favoritas, aunque puede ser buena idea hacer algunos cambios en la receta. Considere una pizza de corteza fina con queso de bajo contenido de sodio para aquellos que aman la pizza, y tiras de filete de pollo horneado y papitas horneadas para los amantes de las croquetas de pollo (nuggets) y las papas fritas. Ningún alimento es especialmente perjudicial, pero la manera en que es preparado o el tamaño de la porción puede que no sean saludables.

Las fluctuaciones en el apetito y la retención de líquidos causada por los esteroides son desaparecerán cuando termine el tratamiento. Aun así, es importante prevenir un aumento de peso excesivo durante el tratamiento con esteroides para evitar las estrías alrededor del abdomen y en la parte superior de las piernas, así como para prevenir la hipertensión arterial.

Al finalizar el tratamiento con esteroides, muchos niños perderán el apetito por un tiempo breve. La pérdida de peso que pueda surgir estará siendo monitoreada detalladamente. Sin embargo, algunos niños, especialmente los adolescentes, puede que tengan dificultad para perder el peso que subieron durante el tratamiento.


Fecha de última actualización: 07/07/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/07/2014