Nutrición para la persona durante su tratamiento contra el cáncer: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Aumento de peso

Algunas personas no experimentan pérdida de peso durante el tratamiento. Incluso, puede ser que hasta lleguen a subir de peso. Esto es particularmente cierto para las personas con cáncer de seno, próstata y de ovario que están tomando medicamento, o quienes están recibiendo terapia hormonal o quimioterapia.

Si nota algún incremento en el peso, informe a su doctor para saber qué es lo que puede estar causando este cambio. A veces, el aumento de peso se da debido a ciertos medicamentos contra el cáncer que hacen que su cuerpo retenga más líquidos de lo normal. Si este es el caso, puede que su doctor le pida que hable con su dietista certificado para que le ayude a limitar su consumo de sal. Esto es importante ya que la sal podría causar que su cuerpo retenga el agua adicional.

Más de la mitad de las mujeres con cáncer de seno puede que suba de peso en lugar de perderlo durante el tratamiento. Debido a esto, muchas de las recomendaciones para los pacientes con cáncer de seno incluyen una dieta baja en grasas y calorías similar a las que se sugiere a los pacientes tras haber finalizado su tratamiento contra el cáncer. Si tiene cualquier pregunta, hable con su equipo de atención médica sobre el plan de alimentación más adecuado para usted.

El aumento de peso también puede ser resultado de un aumento en el apetito y del consumo de alimento, así como también de la reducción de la actividad física. Si este es el caso y desea evitar el aumento de peso, a continuación se ofrecen algunos consejos prácticos que podrían ser útiles.

Qué hacer

  • Intente caminar diario si puede hacerlo y bajo la aprobación de su doctor.
  • Limite el tamaño de las porciones de los alimentos
  • Incluya alimentos basados en plantas, como verduras, granos enteros, frutas y frijoles en su dieta.
  • Coma aves y pescado, y menos carnes rojas, así como seleccione solo cortes magros para las carnes (carne de res, puerco o cordero que le hayan extraído la grasa).
  • Seleccione productos lácteos con un bajo contenido de grasa (leche sin grasa o con 1% de grasa, yogur ligero, queso bajo en grasa).
  • Limite el consumo de mantequilla, mayonesa y dulces, entre otros.
  • Opte por los métodos bajos en grasa y en calorías al cocinar (a la parrilla, al vapor).
  • Limite el consumo de los bocadillos altos en calorías entre comidas.
  • Incluya actividades que le ayuden aliviar su estrés.
  • Hable con un dietista certificado para que le de más orientación.

Fecha de última actualización: 03/05/2012
Fecha de último cambio o revisión: 01/14/2013