Nutrición para la persona durante su tratamiento contra el cáncer: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Cómo el cáncer y su tratamiento afectan la nutrición

Cuando usted está saludable, consumir suficientes alimentos para obtener los nutrientes y calorías que necesita no es por lo general un problema. De hecho, la mayoría de las guías nutricionales resaltan la importancia de un alto consumo de verduras, frutas y productos de granos enteros (integrales); de igual forma, se indica limitar la cantidad de carnes rojas que come, especialmente las procesadas o que tienen un alto contenido de grasa, reducir el consumo de grasa, azúcar, alcohol y sal, así como mantener un peso saludable. Pero al estar recibiendo tratamiento contra el cáncer, puede que estos objetivos sean difíciles de logar, especialmente si hay efectos secundarios o simplemente no se siente bien. Por esta razón, podría ser necesario que cambie su dieta para que le ayude a fortalecerse y soportar los efectos del cáncer y su tratamiento. Puede que esto implique comer alimentos que normalmente no se recomendarían al tener un buen estado de salud. Por ejemplo, puede que requiera consumir alimentos con un nivel elevado de grasa y calorías que le ayuden a mantener cierto peso, así como alimentos espesos o fríos como el helado o las leche-malteadas, debido a llagas en la boca y garganta que dificulten poder comer cualquier cosa. El tipo de cáncer, el tratamiento y los efectos secundarios que usted tenga deben tenerse en consideración al tratar de determinar las mejores formas de obtener los nutrientes que su cuerpo necesita.

Cuando usted fue diagnosticado inicialmente con cáncer, su médico le hablaría sobre algún plan de tratamiento que podría incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal, terapia biológica (inmunoterapia) o alguna combinación de tratamientos. Todos estos tratamientos matan las células del cáncer, pero en el proceso se dañan también algunas células saludables. Este efecto dañino es lo que causa los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Entre los efectos secundarios más comunes que pueden afectar su capacidad de comer se incluye:

  • Pérdida del apetito (anorexia)
  • Dolor en la boca o garganta
  • Resequedad bucal.
  • Problemas dentales y de las encías
  • Cambios en los sentidos del gusto o el olfato
  • Náuseas
  • Vómito
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Sensación de cansancio todo el tiempo (fatiga)
  • Depresión

Podría o no ser el caso que usted tenga alguno de estos efectos secundarios. Muchos factores determinan si usted tendrá algunos efectos secundarios y qué tan fuerte puedan ser. Estos factores incluyen el tipo de cáncer que tenga, la parte del cuerpo afectada, así como el tipo, duración y dosis de su tratamiento.

Muchos de los efectos secundarios se pueden controlar y la mayoría desaparecen con el tiempo tras haber finalizado el tratamiento. Hable más detalladamente con su médico o enfermera acerca de sus probabilidades de tener efectos secundarios y qué puede hacerse para ayudar a controlarlos. Después de que inicia el tratamiento, informe a su equipo de atención contra el cáncer sobre cualquier efecto secundario que no tenga bajo control. Informe si los medicamentos que le han dado para controlarlos no están funcionando, para que se intente con otros medicamentos.


Fecha de última actualización: 03/05/2012
Fecha de último cambio o revisión: 01/14/2013