Nutrición para la persona durante su tratamiento contra el cáncer: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Cambios en el apetito

El cáncer y su tratamiento pueden ocasionar cambios en sus hábitos de la alimentación y apetito. No comer puede resultar en pérdida de peso que a su vez puede causar debilidad y fatiga. Comer tan bien como le sea posible es una parte importante de tener un buen cuidado de sí mismo. Entre los efectos secundarios relacionados con el tratamiento que también pueden resultar en una pérdida del apetito se incluye dolor, náuseas y estreñimiento. El tener bajo control estos problemas puede que le ayude a comer mejor.

Qué hacer

  • Comer varios bocadillos de forma frecuente a través del día, en lugar de tener 3 comidas grandes.
  • Para que no se llene rápidamente, evite consumir líquidos junto con las comidas o dé pequeños sorbos (a menos que sea necesario para ayudarle a tragar o para la resequedad bucal). Consuma la mayor parte de sus líquidos entre las comidas.
  • Disfrute más del comer al preparar la mesa con platillos preferidos y su música favorita o mientras ve televisión, o coma en compañía de otras personas.
  • Haga ejercicio tanto como pueda. Comience lentamente y con el tiempo incremente su nivel de actividad a medida que se fortalezca. A veces un corto paseo caminando alrededor de una hora antes de comer puede ayudarle a que sienta ganas de comer.
  • Tenga al alcance bocadillos con un alto contenido de calorías y proteínas. Trate con huevos cocidos duros, mantequilla de maní (crema de cacahuate), queso, helado, barras de granola, bebidas nutricionales, budines, nueces, atún o pollo en lata, o mezcla de nueces y semillas (consulte la tabla de alimentos ricos en proteínas en “Cómo aumentar las calorías y proteínas” en la sección “Una vez que inicie el tratamiento”).
  • Revise los consejos prácticos para añadir calorías y proteínas a los alimentos, y aplíquelos para sus comidas y refrigerios durante el día.
  • Coma sus alimentos favoritos a cualquier hora del día, por ejemplo, si le gustan mucho los alimentos propios del desayuno, puede comerlos por la noche también si así lo desea.
  • Consulte con su médico sobre lo que se puede hacer para aliviar el estreñimiento, náusea, dolor o cualquier otro efecto secundario que tenga.

Fecha de última actualización: 03/05/2012
Fecha de último cambio o revisión: 01/14/2013