Nutrición para la persona con cáncer durante su tratamiento: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

TEMAS

Cambios en el gusto y el olfato

El cáncer y sus tratamientos pueden cambiar sus sentidos del gusto y olfato. Estos cambios pueden afectar su apetito y a menudo se describen como causantes de un sabor amargo o metálico. Si está teniendo estos problemas, pruebe con alimentos, adobes, especias, bebidas y maneras de preparar las comidas que sean distintas a las acostumbradas. Además, mantenga su boca limpia por medio de enjuague y cepillado de los dientes, ya que esto podría ayudar a que las cosas sepan mejor.

Qué hacer

  • Procure el uso de utensilios de plástico, así como vasos y platos de vidrio.
  • Consuma pastillas de limón sin azúcar, chicles y mentas.
  • Procure las frutas frescas o congeladas, en lugar de las enlatadas.
  • Sazone las comidas con sabores ácidos tales como gajos de limón, limonada, frutas cítricas, vinagre y alimentos en escabeche (si tiene dolor en la boca o garganta no siga este consejo).
  • Pruebe añadir sabor a las comidas con nuevos sazones o especias, como cebolla, ajo, chile en polvo, albahaca, orégano, romero, estragón, salsa de barbacoa, mostaza, salsa cátsup (ketchup) o menta.
  • Contrarreste el sabor salado y/o el sabor amargo con endulzantes, y el sabor dulce con limón y sal.
  • Refresque su boca con un enjuague bucal con bicarbonato de sodio y sal antes de comer lo cual ayudará para saborear mejor los alimentos (mezcle una cucharadita de sal con una de bicarbonato de sodio en un litro de agua. Agite bien antes de enjuagar su boca y luego escupa).
  • Mantenga su boca limpia y cepille sus dientes para combatir el mal sabor de boca.
  • Sirva las comidas frías o a temperatura ambiente. Esto puede disminuir el sabor y el olor de la comida, lo que la hace más fácil de tolerar.
  • Congele las frutas como melón, uva, naranja y sandía, y cómalas como bocadillos congelados.
  • Coma verduras frescas. Puede que sean más apetitosas que las verduras enlatadas o congeladas.
  • Procure marinar las carnes para ablandarlas.
  • Si las carnes rojas le saben raro, pruebe con otros alimentos ricos en proteínas como pollo, pescado, huevos o queso.
  • Licue frutas frescas en malteadas, helados o yogur.
  • Para reducir los olores, cubra las bebidas y use un sorbete (popote, pajita, calimete, pitillo); seleccione los alimentos que no requieran cocción; evite comer en lugares sofocantes o acalorados.

Fecha de última actualización: 07/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/23/2014