+ -Text Size

La vida después del tratamiento

El final del tratamiento puede causar tanto estrés como entusiasmo. Usted sentirá alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún resulte difícil no sentir preocupación sobre el regreso del cáncer, Esto es muy común entre las personas que han tenido cáncer.

Después de terminar su tratamiento, necesitará ver al doctor durante varios años para atención de seguimiento. Estas visitas pueden incluir exámenes físicos y análisis de sangre, los cuales pueden ayudar a determinar si el cáncer ha regresado. También es posible que se necesiten otros estudios, como radiografías del pecho, tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) o imágenes por resonancia magnética (MRI).

Casi todos los tratamientos del cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar de unas pocas semanas a meses, pero otros pueden durar más tiempo. Asegúrese de informar a su doctor cualquier problema que tenga de manera que le pueda ayudar.

Consultas con un nuevo doctor

En algún momento después del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un nuevo doctor. Debe dar a su nuevo doctor los detalles exactos de su cáncer y tratamiento. Asegúrese de que tenga disponible esta información y guarde copias de todos sus expedientes médicos para usted:

  • Una copia del informe de patología de cualquier biopsia o cirugía.
  • Si ha tenido cirugía, una copia del informe operatorio.
  • Si se le admitió en el hospital, una copia del informe de alta que todos los doctores deben preparar cuando envían al paciente a su casa.
  • Si se sometió a radiación, un resumen final de la dosis y el campo.
  • Si recibió quimioterapia, una lista de sus medicamentos, las dosis y cuándo se tomaron.

Cambios del estilo de vida durante y después del tratamiento

Tener cáncer y sobrellevar el tratamiento puede tomar mucho de su tiempo. No obstante, ahora puede que usted tenga el tiempo para reevaluar varios aspectos de la vida. Tal vez usted piense sobre cómo mejorar su salud. Algunas personas incluso lo hacen durante el tratamiento del cáncer.

Tome decisiones saludables

Reflexione acerca de cómo era su vida antes del cáncer. ¿Había cosas que usted hacía que no eran tan saludables? Quizás usted tomaba mucho alcohol, comía más de lo que debía, fumaba o no hacía ejercicio a menudo. Tal vez se guardaba sus sentimientos, o permitía que los factores estresantes le afectaran por demasiado tiempo.

Ahora no es el momento de sentirse culpable o culparse a sí mismo. El día de hoy puede comenzar a hacer cambios que puedan tener buenos efectos durante el resto de su vida. Se sentirá mejor y estará más sano.

Usted puede comenzar a trabajar los aspectos que más le inquietan. Obtenga ayuda en los cambios que le resulten más difíciles. Por ejemplo, si está pensando en dejar de fumar y necesita ayuda, llámenos al teléfono 1-800-227-2345.

Una alimentación saludable

Comer bien puede ser difícil durante y después del tratamiento del cáncer. El tratamiento puede cambiar su sentido del gusto. Puede estar enfermo del estómago. Tal vez no tenga apetito e incluso pierda peso cuando no lo desea. Por otro lado, algunas personas aumentan de peso incluso cuando no comen más. Esto también puede ser molesto.

Si está perdiendo peso o tiene problemas con el sentido del gusto, coma lo mejor que pueda y sepa que estos problemas se aliviarán. Puede preguntar a su doctor o enfermera si puede consultar a un dietista para que le dé ideas para lidiar con algunos de estos efectos secundarios. También puede descubrir que es útil ingerir comidas ligeras cada dos o tres horas hasta que se sienta mejor.

Una de las mejores cosas que puede hacer después del tratamiento consiste en adoptar hábitos sanos de la alimentación. Trate de comer cinco o más porciones de frutas y verduras cada día. Consuma alimentos de grano integral en vez de azúcares y harinas blancas. Trate de limitar el consumo de carnes altas en grasa. Disminuya el consumo de carnes procesadas, como perros calientes (hot dogs), carnes frías y tocino. Si toma alcohol, limítelo a una bebida al día para las mujeres y máximo de dos bebidas para los hombres por día. No olvide hacer algún ejercicio. Una buena alimentación y el ejercicio regular le ayudarán mantener un peso saludable y le dará más energía.

Descanso, cansancio, trabajo y ejercicio

El cansancio es la sensación de estar muy agotado. Resulta muy común entre las personas con cáncer. Esta sensación de agotamiento no es lo mismo al cansancio que usted pudiera experimentar al final de un día muy ajetreado. Es un “cansancio hasta los huesos” que no se alivia con el descanso. Para algunas personas, este cansancio dura por mucho tiempo tras el tratamiento.

Puede ser difícil mantenerse activo cuando se siente agotado todo el tiempo. Sin embargo, estar activo puede ayudar a reducir su cansancio. Los estudios han mostrado que los pacientes que siguen un programa de ejercicios se sienten mejor y también tienen una mejor disposición.

Si estuvo enfermo o en cama durante el tratamiento, es normal haber perdido algo de su forma física, resistencia y fuerza muscular. El ejercicio puede ayudarle a fortalecer sus músculos, y puede ayudar a combatir el cansancio. Además, puede ayudarle a combatir ese sentimiento de depresión que algunas veces surge al estar tan cansado.

Su programa de ejercicios debe ser adecuado a sus necesidades. Es posible que una persona de edad más avanzada que nunca ha sido muy activa no pueda realizar la misma cantidad de ejercicio que una persona de 20 años de edad. Si no ha estado activo durante varios años, pero aún le es fácil moverse, puede considerar comenzar con paseos cortos.

Hable con su doctor o enfermera antes de comenzar, e infórmeles sobre sus planes de ejercicio. También es una buena idea encontrar un compañero con quien hacer ejercicio para que no lo haga solo. Cuando los familiares o los amigos se integran en un nuevo programa de ejercicio, usted obtiene el refuerzo de apoyo adicional que necesita para mantenerse activo cuando el entusiasmo simplemente no exista. Sin embargo, si se siente muy cansado, debe asegurarse de descansar. Para algunas personas es difícil permitirse descansar cuando acostumbraban trabajar todo el día o cuidar de un hogar y de una familia. Está bien descansar cuando lo necesita.

El ejercicio puede mejorar su salud.

  • Mejora su corazón y su circulación.
  • Fortalece sus músculos.
  • Ayuda a aliviar el cansancio.
  • Reduce la ansiedad y la depresión.
  • Le hace sentir más feliz.
  • Le hace sentir mejor sobre sí mismo.

Además, sabemos que el ejercicio desempeña un papel en el bloqueo de algunos tipos de cáncer. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, los adultos deben participar en algún tipo de actividad física durante al menos 30 minutos o más, cinco días a la semana o más. Los niños y los adolescentes deben tratar de realizar una actividad física al menos 60 minutos al día, cinco días a la semana como mínimo

Su salud emocional

Cuando termine su tratamiento es posible que sienta muchas emociones. Esto ocurre a muchas personas.

Es posible que usted haya pasado por mucho desde el diagnóstico a tal punto que sólo se pueda enfocar en finalizar con todo su tratamiento. Ahora puede encontrarse pensando en su propia muerte o en el efecto que su cáncer tiene sobre su familia. Tal vez comience a pensar en sus relaciones con su cónyuge o compañero.

Éste es el momento en que necesita personas a las cuales acudir para que le den fuerzas y le consuelen. Este apoyo puede provenir de familiares, amigos, grupos de apoyo de cáncer, grupos religiosos, grupos de apoyo en Internet y consejeros.

Casi todas las personas que han pasado por la experiencia de tener cáncer se pueden sentir mejor al recibir algún tipo de apoyo. Lo que es mejor para usted depende de usted. Algunas personas se sienten seguros en grupos, y otras prefieren hablar en un entorno informal, como en una iglesia. Otras personas se sienten con más confianza hablando con un amigo cercano o con un consejero. Cualquiera que sea su fuente de fortaleza o consuelo, asegúrese de que tiene un lugar a dónde acudir con sus inquietudes.

La experiencia con el cáncer puede hacerle sentir mucha soledad. No necesita enfrenarse a esta experiencia solo. Si decide excluir a sus familiares y amigos, es posible que se sientan relegados. Permítales participar… e incluya a aquellas personas que le pueden ayudar. Si no está seguro quién puede ayudar, llámenos al 1-800-227-2345 a cualquier hora, de día o de noche.

Usted no puede cambiar el hecho de que ha tenido cáncer, pero sí puede cambiar cómo vivirá el resto de su vida.


Last Medical Review: 05/27/2009
Last Revised: 05/27/2009