La ansiedad, el miedo y la depresión

+ -Text Size

TEMAS

Ansiedad, miedo y cáncer

En muchos momentos diferentes durante el tratamiento y la recuperación, las personas con cáncer pueden sentirse temerosas y ansiosas. Para la mayoría de las personas con cáncer, enterarse de que tienen la enfermedad o que el cáncer regresó, causa la mayor ansiedad y miedo. El miedo al tratamiento, las consultas con el médico y las pruebas también pueden generar temor (sensación de que algo malo está por suceder).

Es normal tener temor cuando uno se encuentra enfermo. Puede que las personas sientan miedo del dolor que no pueda ser controlado, de morir o de lo que suceda después de la muerte, incluyendo lo que se les depara a los seres queridos. Y, como se mencionó anteriormente, estos mismos sentimientos pueden tenerlos los familiares y amigos de un ser querido con cáncer. A continuación se presentan algunos signos y síntomas del miedo y la ansiedad.

Síntomas de la ansiedad y el miedo

  • Expresión facial de ansiedad.
  • Preocupación descontrolada.
  • Dificultad para resolver problemas y para concentrarse.
  • Tensión muscular (la persona también puede lucir tensa).
  • Temblor o estremecimiento.
  • Intranquilidad, puede sentirse agitado o muy nervioso.
  • Resequedad bucal.
  • Irritabilidad o arrebatos de furia (gruñón o impaciente).

Si una persona presenta estos síntomas durante la mayor parte del día, casi todos los días, y está interfiriendo con su vida, puede que sea útil una evaluación mental. Tenga en cuenta que algunas veces, a pesar de presentar todos los síntomas, una persona puede negar tener estos sentimientos. No obstante, si están dispuestos a admitir que se sienten angustiados o incómodos, a menudo la terapia puede ayudar.

Qué hacer

  • Fomentar el diálogo entre sí, pero no impongan presión para hablar.
  • Compartir sentimientos y miedos que usted o la persona con angustia esté experimentando.
  • Escuchar atentamente los sentimientos de la otra persona. Ofrezca apoyo, pero no desdiga o minimice sentimientos.
  • Recordar que está bien sentir tristeza y frustración.
  • Buscar ayuda a través de la asesoría y/o grupos de apoyo.
  • Hacer uso de la oración, la meditación, u otros tipos de apoyo espiritual, si ayudan.
  • Intentar la respiración profunda y los ejercicios de relajación. Cierre sus ojos, respire profundamente, concéntrese en cada parte del cuerpo y relájela, empezando por los dedos de los pies y terminando en la cabeza. Cuando esté relajado, trate de pensar en un lugar agradable donde quisiera estar, por ejemplo, en una playa por la mañana o en el campo en un día de primavera.
  • Consultar con un médico sobre el uso de medicamentos antidepresivos y contra la ansiedad.

Lo que no debe hacer

  • Reprimir los sentimientos.
  • Forzar a alguien a hablar cuando no está preparado para ello.
  • Culparse a sí mismo o a otra persona por sentir miedo o ansiedad.
  • Procurar razonar con la persona cuyos miedos y ansiedades sean severos; consulte al médico sobre medicamentos y otros tipos de ayuda.

Fecha de última actualización: 11/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 11/07/2013