La ansiedad, el miedo y la depresión

+ -Text Size

TEMAS

Los ataques de pánico y el cáncer

Los ataques de pánico pueden ser un síntoma alarmante de la ansiedad. Éstos ocurren de forma muy repentina y a menudo llegan a su peor punto dentro de un periodo aproximado de 10 minutos. Puede que la persona luzca bien entre los ataques, pero normalmente está muy temerosa de que vuelvan a suceder.

Síntomas de un ataque de pánico

  • Dificultad para respirar o una sensación asfixia*
  • Latidos acelerados*
  • Mareos, inestabilidad, desmayos o estar aturdido(a)*
  • Dolor o malestar en el pecho*
  • Sensación de que se está ahogando*
  • Temblor o estremecimiento
  • Sudoración
  • Temor a perder el control o a “enloquecer”
  • Una urgencia por escaparse
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo
  • Sentirse “irreal” o “desconectado” de uno mismo
  • Escalofríos (temblar o titiritar) o sofocos repentinos de calor (que pueden involucrar sudoración o enrojecimiento de la cara)
*Si una persona presenta cualquiera de los primeros cinco síntomas (marcados con asteriscos), esto puede significar que se trata de una condición que atenta contra la vida. Lame al 911 o al médico inmediatamente si alguien presenta cualquiera de estos síntomas de forma inesperada. Estos síntomas pueden ser signos de otras condiciones más serias, como traumatismo, ataque cardiaco, desequilibrio en la química sanguínea, reacción alérgica y colapso pulmonar entre otras. Puede resultar inseguro asumir que están asociados al pánico hasta que no sean diagnosticados por un médico.

Si la persona ha tenido ataques de pánico en el pasado y éstos suceden exactamente como antes, la persona con frecuencia puede reconocerlo como un ataque de pánico.

Si la persona se recupera por completo dentro de algunos minutos y no tiene más síntomas, es más probable que se trate de un ataque de pánico. Si se diagnostica la presencia de ataques de pánico, se ha demostrado que la terapia breve y el uso de medicamentos resultan útiles.

Qué hacer

  • Consultar con el médico para asegurarse de que los síntomas son causados por pánico y no por otros problemas de salud.
  • Mantener la calma y hable con serenidad durante un ataque de pánico.
  • Sentarse con la persona durante los ataques de pánico hasta que se sienta mejor.
  • Acudir por ayuda en caso de ser necesario.
  • Alentar a la persona a buscar tratamiento para los ataques de pánico, una vez que haya pasado.
  • Apoyar con el traslado (transporte) para acudir al tratamiento de ser necesario (la persona puede que tenga miedo de que un ataque de pánico suceda mientras conduce).
  • Las ideas que se presentan en “Qué hacer” en la sección “Ansiedad y miedo” también pueden ser útiles.

Lo que no debe hacer

  • Minimizar o subestimar el temor o miedo de la persona.
  • Juzgar a la persona por sentirse temor y por actuar de forma extraña.
  • Intentar razonar con la persona sobre sus miedos y sensaciones.
  • Dudar en llamar al médico si tiene preguntas sobre lo que está pasando.

Fecha de última actualización: 11/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 11/07/2013