Cómo enfrentar el cáncer en la vida diaria

+ -Text Size

TEMAS

Para cónyuges, familiares y amigos

Cómo decirle a un ser querido que él o ella tiene cáncer

Algunas veces los familiares son los primeros en enterarse del diagnóstico de cáncer de su ser querido. ¿Cómo una familia decide si deben o cuándo deben decirle a la persona que tiene cáncer? ¿Está la persona muy susceptible emocionalmente, es muy joven o de edad muy avanzada para enterarse?

La mayoría de las personas pueden manejar la noticia de que tienen cáncer, pero cada persona necesita tiempo para ajustarse y comprender qué significa el diagnóstico para ellos.

Si usted es un miembro de la familia tratando de decidir si es conveniente decirle a un ser amado que tiene cáncer, tome en cuenta esto: usted tal vez piensa que está evitando darle malas noticias, pero él o ella probablemente percibirá que algo no está bien, especialmente si comienzan a hacerle muchos exámenes o cuando no se sienta bien. La persona con cáncer puede resentir esto cuando descubran que los miembros de la familia mantuvieron el diagnóstico en secreto. Aunque usted pensó que estaba protegiendo a la persona con cáncer, ese ser querido podría pensar que usted no es sincero.

Cuando se les oculta el diagnóstico a las personas con cáncer, ellas no pueden tomar decisiones importantes sobre su tratamiento ni sobre sus vidas. Puede haber cosas que ellas quieran hacer, asuntos personales que quieran tratar o documentos legales que necesiten actualizarse. Aunque una persona tenga cáncer con una buena probabilidad de cura, necesita aún discutir las opciones y los objetivos del tratamiento, los resultados a largo plazo del tratamiento, y las decisiones sobre el cuidado en las etapas finales de la vida, incluyendo instrucciones por adelantado (testamento y poder durable para el cuidado de la salud) con sus médicos y familiares.

Busque el apoyo y la opinión de los miembros del equipo de atención a la salud en cuanto a compartir estas noticias con su ser querido. Esto es responsabilidad de ellos, ya que cuentan con la experiencia y pueden ayudar a que usted pueda manejar estos asuntos con más facilidad.

Los sentimientos de la familia sobre el cáncer

Por lo general, las personas necesitan tiempo para hacer una evaluación de sus sentimientos antes de poder expresarlos y compartirlos en la manera que ellos quieran. Durante este tiempo, los amigos y familiares pueden ser blanco del ser querido, quien desahoga con ellos sus sentimientos fuertes y abrumadores.

Si usted ha sido el blanco de la ira y la frustración, recuerde que usted no es el motivo de esa ira. Usted es una persona de confianza con quien él o ella descarga la ira. Su ser querido siente ira debido al cáncer y cómo la enfermedad ha afectado su vida. Aunque los familiares y los amigos traten usualmente de responderle con amor y amistad, es muy natural para ellos que también sientan su propia ira y frustración y algunas veces la expresen.

También es posible que los amigos y los familiares tengan dificultades para ajustarse al diagnóstico de cáncer. Puede que tengan que lidiar con más responsabilidades mientras tratan de manejar muchas emociones diferentes. Además de esto, ellos quieren tratar de ser sensibles a las necesidades de la persona que tiene cáncer.

Si usted tiene una relación cercana a la persona con cáncer, simplemente decir algo como “Estoy aquí para cuando estés listo para hablar” ayudará a mantener las vías de comunicación abiertas y le brindará al ser querido una oportunidad de compartir esta experiencia con usted. Su presencia es también otra manera de demostrar su apoyo. No tema compartir sus temores y preocupaciones con la persona que tiene cáncer. Ser sincero con respecto a esos sentimientos les puede permitir a todos enfrentar juntos los momentos difíciles.

Cómo hablar con alguien que tiene cáncer

Es posible que a usted se le dificulte encontrar las palabras adecuadas al momento de hablar con alguien a quien se le ha diagnosticado con cáncer. Sepa que no existe la manera perfecta de actuar o las palabras perfectas para decir. Muchas veces es más beneficioso escuchar a la persona que cualquier cosa que usted pudiera decir. Asegurarles que cuentan con su amor y apoyo es una de las cosas más importantes que puede hacer. La mayoría de las personas con cáncer no quieren enfrentar la experiencia solas y van a necesitar el apoyo de su familia y amistades. “Aquí estoy para lo que necesites" pueden ser las mejores palabras que usted puede decir para demostrar su apoyo.

Recuerde que no todas las personas con cáncer desean hablar sobre sus sentimientos. Puede que tengan otras formas de manifestar sus emociones, y algunas personas simplemente prefieren mantener sus sentimientos en privado. Puede ser que la persona con cáncer sólo requiera que usted le ayude a mantener su rutina tan normal como sea posible. Trate de ser el mismo y continuar haciendo todo igual con él o ella, como si no tuviera cáncer.

    Juan, sobreviviente del cáncer: “Yo no quería hablar con mis amigos ni con mi familia acerca de mi cáncer. Lo que quería solamente era terminar con eso. Mi oncólogo le pidió a uno de sus pacientes que ha sido diagnosticado con cáncer testicular en años pasados que me llamara. Él recibió el mismo tratamiento que yo y era de mi edad, por lo que pudimos identificarnos bien. Me comentó que iban a ser seis meses muy difíciles pero que yo los podía terminar. El solo hecho de saber que él había pasado por el mismo tratamiento fue de mucha utilidad”.

Usted puede aprender más sobre cómo comunicarse y apoyar a alguien con cáncer en nuestros documentos titulados Escuche con el corazón, How to Be a Friend to Someone With Cancer, y Cuando alguien que usted conoce tiene cáncer.

Cambios en la familia

Un diagnóstico de cáncer cambia a la familia para siempre. Las decisiones como ¿qué vamos a cenar? o ¿qué planes hay para el fin de semana? de repente son menos importantes. Se cuestionan los valores personales y familiares, y las prioridades cambian y se ponen a prueba.

Durante la lucha contra el cáncer, la familia puede sacar a relucir sentimientos y discusiones pendientes. La familia debe hacer una evaluación y revisar los sentimientos viejos no resueltos antes de empezar juntos con la batalla del cáncer como familia unida.

El cáncer también puede causar cambios en la rutina de la familia. El jefe de la familia ahora podría depender más de otros miembros de la familia. Algunos pueden tener necesidad de trabajar fuera del hogar o trabajar horarios diferentes. Cuando los miembros de la familia desempeñan nuevas tareas, su comportamiento dentro de la familia puede cambiar. Las nuevas responsabilidades pueden ser abrumadoras para algunos miembros de la familia.

Puede ser que los padres busquen apoyo en sus hijos. Si los hijos tienen la edad suficiente, se les puede pedir que tomen más responsabilidades en la casa. Estas peticiones a veces llegan cuando los niños también necesitan apoyo. Es posible que los niños comiencen a actuar como si tuvieran menos edad y menos madurez en respuesta al estrés en la familia. En cambio, los adolescentes, quienes a menudo se rebelan y pasan más tiempo con sus amigos, pueden unirse más a su familia para obtener apoyo.

Ya sea como amigo o familiar que está ayudando a cuidar al paciente, usted también tiene necesidades. Atender sus necesidades le permitirá atender las necesidades de otros. El paciente también se beneficia cuando usted atiende sus propias necesidades. Existe una diferencia entre hacer y hacer demasiado. Reconozca sus propios límites y descanse cuando sea necesario. Esto debe establecerse como regla tanto para el paciente como para la persona que lo cuida.

    José, quien cuida a su esposa: "Cuando se está al cuidado de alguien, la vida ya no va a ser la misma. Es muy importante que usted se mantenga bien saludable y en buenas condiciones físicas y mentales para que siga adelante con su vida, mientras ayuda a otra persona que está recibiendo tratamiento. Busque amigos compasivos y comprensivos con quienes pueda hablar para mitigar el estrés. De esta manera, usted estará más dispuesto física y emocionalmente para ayudar a su compañero con cáncer y entablar francas conversaciones, que son tan importantes. En resumen, cuídese al mismo tiempo que presta atención a su alimentación, el ejercicio y las necesidades de dormir para ayudarle mejor a otros y a usted mismo. Trate de permanecer optimista, pero realista".

Usted puede aprender más sobre cómo convertirse en un cuidador de pacientes con cáncer en nuestros documentos (disponibles en inglés) What It Takes to Be a Caregiver y What You Need to Know as a Cancer Caregiver.

A menudo, las familias tratan a la persona con cáncer como si fuera un inválido aunque esté completamente bien para valerse por sí sola. Algunas veces la persona con cáncer no querrá ayuda en cosas como bañarse o vestirse. Puede que necesiten al menos tratar de esforzarse ellas mismas lo más posible. Estos deseos deben respetarse lo más posible.

Aunque la persona con cáncer puede que no desee recibir ayuda por fuera, los amigos y familiares deben evaluar sus propias limitaciones y buscar ayuda cuando sea necesaria. Además de las enfermeras asistentes tituladas y asistentes médicos en el hogar, existen otros recursos que le pueden ayudar con el cuidado del paciente. Consulte con los miembros del equipo de atención a la salud sobre lo que necesite y pregunte acerca de los recursos que pudieran estar disponibles.

Inquietudes sobre la sexualidad si su pareja tiene cáncer

No es raro ver que las personas con cáncer se aparten de otras personas, incluyendo a sus parejas, cuando experimentan cambios en su cuerpo y auto-imagen. Los compañeros o parejas pueden ayudar a su ser amado a abrirse paso en sus sentimientos y a estos cambios ofreciéndoles su amor, apoyo y comprensión. Toma tiempo para que las personas con cáncer se adapten a la manera como se sienten con respecto a ellas mismas y a como lucen.

Las personas con cáncer quienes tienen cambios que afectan su vida sexual quieren saber si sus parejas aún se preocupan y aún se sienten atraídas por ellas. Como pareja de alguien con cáncer, hay varias maneras en que usted puede transmitir estos sentimientos. El primer paso es hablar sobre sus sentimientos y permitir a la persona con cáncer hablar sobre los cambios en su vida sexual, su imagen corporal y su auto-imagen.

Algunas personas le temen al contacto físico porque piensan que van a contraer el cáncer de su pareja o tienen miedo de lastimar a su pareja. El cáncer no es contagioso, pues no puede ser transmitido de una persona a otra. Una persona no le puede transmitir el cáncer a su pareja por medio de las relaciones sexuales. Pero en algunos casos, a usted le pudieran pedir que no tenga relaciones sexuales por un corto período de tiempo, por ejemplo, cuando su pareja está recuperándose de ciertos tipos de cirugía y cuando es más probable que surjan infecciones.

Pregúntele a su médico si necesita tomar cualquier precaución según el tratamiento que su pareja va a recibir. Además, hable con su pareja sobre sus inquietudes en cuanto a dolor o molestias. Aunque puede que él o ella no tenga deseos de tener sexo por un tiempo, acariciar, tomarse de las manos y otras formas de tacto son maneras de demostrar cariño.

Para obtener más información sobre la sexualidad y acerca de cualquier inquietud que usted pudiera tener, por favor, lea las secciones para las parejas en los documentos Sexualidad para la mujer con cáncer y Sexualidad para el hombre con cáncer.

Cómo hacer frente a la situación en la familia

La manera como una familia se enfrenta al cáncer depende en gran parte por la forma en la que haya resuelto otros problemas anteriores. Aquellas personas que están acostumbradas a comunicarse abiertamente y compartir sus sentimientos son por lo general las que pueden expresar la manera en que les afecta el cáncer. Las familias que resuelven sus problemas individualmente en vez de unirse en equipo podrían tener más dificultades para lidiar con el cáncer.

Además del cuidado del cáncer, el tratamiento también incluye el cuidado para el paciente y su familia. Un profesional de la salud mental podría ya pertenecer a su equipo de cuidado médico especializado. Si no es así, hable con el médico o enfermera para conocer más acerca de otros recursos que pueden ayudarle a lidiar con el cáncer en su familia.

Con frecuencia, las personas con cáncer expresan que la falta de comunicación en sus familias es un problema. Los cambios en las responsabilidades pueden causar resentimiento y ansiedad. Algunos miembros de la familia tal vez no se sientan cómodos hablando de sus sentimientos abiertamente. Es posible que algunos miembros de familia eviten a la persona con cáncer porque sienten que no tienen nada que ofrecerle, no saben cómo actuar o sienten que no pueden hacer nada para mejorar la situación. Todos estos factores pueden distanciar más a las familias en un momento cuando necesitan trabajar juntos la situación. Es posible que muchas familias necesiten ayuda con esto. A través de la asesoría familiar, las familias aprenden a lidiar con los cambios dentro de la familia y a hablar de sus sentimientos con más comodidad.

Los familiares y amigos pueden encontrar la manera para aliviar su estrés participando en actividades fuera del hogar. Los recursos fuera del hogar, tales como asesoramiento individual o grupos de apoyo, pueden servir como forma de escape a las frustraciones que usted pudiera estar enfrentando dentro de su familia. Para más ideas sobre este tema, puede que también quiera leer “Cómo aliviar el estrés y relajarse” en la sección “Para la persona que tiene cáncer”.


Fecha de última actualización: 08/08/2014
Fecha de último cambio o revisión: 08/08/2014