Cómo enfrentar el cáncer en la vida diaria

+ -Text Size

TEMAS

Cómo informar a su familia y a sus amigos que tiene cáncer

Las personas diagnosticadas con cáncer tal vez se preguntan a quién decirle y cómo decirle. A menudo se sienten presionadas para compartir su diagnóstico, pero la mayoría de las personas pueden esperar a estar listas. No existe un tiempo fijo cuando las personas comienzan a sentirse lo suficientemente cómodas para hablar sobre su cáncer con otras personas. Este asunto es diferente para cada persona.

    Cristina, sobreviviente de cáncer: "Fue realmente difícil decirle a mi familia y amigos. Debido a que mi madre había muerto de cáncer del seno, sentí como si estuviera diciendo ‘Ya estamos otra vez con lo mismo’. Mi cuñada murió de cáncer del pulmón el mismo mes que a mí me diagnosticaron cáncer del seno. Esto hizo que fuera más difícil decirle a la familia de mi esposo que el cáncer había vuelto a atacar. Yo me sentí muy triste por mi esposo".

Si ha sido diagnosticado con cáncer, solamente usted sabe el preciso momento y las palabras correctas que va a usar cuando le informe a su familia y amigos. Tal vez se dé cuenta que compartir la noticia de lo que está enfrentando le conduce a personas que se convierten en recursos claves de apoyo y motivación. Compartir esta experiencia con sus seres queridos les brinda una oportunidad para ofrecer apoyo. Su honestidad y franqueza puede ayudar a abrir nuevas líneas de comunicación y a fortalecer y mejorar relaciones.

Es realmente difícil esconder un diagnóstico de cáncer. Sus amistades y familiares pueden sospechar que usted tiene cáncer cuando se den cuenta de los síntomas o los distintos tipos de exámenes que usted se ha realizado. A menudo, cuando las personas desconocen lo que está pasando, se imaginan la peor situación posible. Por otro lado, cuando comparte la noticia, sus seres queridos podrían estar aturdidos y no saber cómo reaccionar o qué decir.

Antes de hablar con otras personas acerca de su enfermedad, tome en cuenta sus propios sentimientos, las razones por las que hablará con ellos y lo que puede esperar de ellos. Esté preparado para toda una gama de reacciones. Cuando usted comparte información sobre su diagnóstico, su familia y amistades también tendrán muchos sentimientos diferentes. Ellos también necesitan tiempo para ajustarse a la situación. Podría ser que ellos procuren expresarle sus sentimientos, o bien, que escojan ocultárselos.

    Cristina, sobreviviente de cáncer: “La primera vez que uno dice en voz alta ‘tengo cáncer’ es la más difícil. A medida que lo dice más, se facilita más decir estas palabras. Mientras más hablaba acerca de mi diagnóstico de cáncer del seno, se me hacía más fácil aceptar por lo que estaba pasando. Algunas veces llegué a pensar que era irónico ser yo la que trataba de dar ánimo a las personas al comunicarles mi noticia".

Para más información remítase al documento, Cómo hablar con los amigos y familiares acerca de su cáncer.

Las reacciones de otras personas

Cada persona reacciona y enfrenta de manera diferente la noticia de que un ser querido ha sido diagnosticado con cáncer. Tal vez se dé cuenta que los familiares y las amistades podrían estar listos para hablar del cáncer antes que usted. Sin embargo, nadie deberá apresurarle. Simplemente agradézcales su interés y dígales que usted aún no está listo para hablar del tema.

Algunos familiares y amigos podrían sentirse incómodos al hablar acerca del cáncer. Después de darles la noticia, usted va a notar cambios en la reacción de las personas a su alrededor. A menudo, las personas no saben qué decir o cómo actuar, lo que hace que se sientan incómodas. No todos se han enfrentado al cáncer con anterioridad e incluso para aquellos que lo han hecho es posible que no sepan nada sobre la clase de cáncer que usted padece y su tratamiento. Algunas amistades pueden comportarse torpemente y distanciarse, mientras que otras continuarán comportándose igual. Algunas personas incluso podrían entrometerse demasiado o ser extremadamente consideradas. Tomará tiempo para todos ajustarse al cáncer y lograr una comunicación en la que se sientan más cómodos hablando sobre la enfermedad. Con el transcurso del tiempo, la mayoría de las personas pueden compartir comprensión, compasión y amistad. Brindarle a sus seres queridos información y una oportunidad para hacer preguntas puede ser útil a medida que se enfrentan juntos a este momento.

Si a usted le molesta la reacción de alguien, trate de hablar con esa persona acerca de esto. Explíquele exactamente qué tipo de respuesta le favorece más a usted. No tenga miedo de contarles a las personas acerca de lo que está pasando con usted. Edúquelos. Explíqueles qué tipo de cáncer tiene y los tratamientos que necesita. Dígales que el cáncer no es una sentencia de muerte ni tampoco algo contagioso. Lo mejor para todos es ser honestos consigo mismos acerca de sus sentimientos. La mayoría de las personas se da cuenta que es más fácil hablar sobre esperanzas y planificar el futuro una vez que han compartido sus emociones.

    Jorge, sobreviviente de cáncer: "Yo simplemente le dije a mi familia que esto no significaba estar de guardia en el lecho de muerte. Yo estaba aquí para luchar a toda capacidad y esperaba contar con todo su apoyo y comprensión. Pienso que la activa participación e inclusión de mi familia en todo lo que estaba sucediendo fue lo que les ayudó a salir adelante con mi experiencia".

Después de compartir la noticia de su diagnóstico, tal vez su familia y amistades le ofrezcan ayuda práctica como asistencia en los quehaceres domésticos, cuidado de niños, cocinar o ir de compras. Tal vez sus amigos le llamen para saber cómo está y le pregunten si hay algo en lo que le puedan ayudar. Trate de aprovechar estos ofrecimientos si usted necesita algo de ayuda. Sus amigos están pidiendo hacer un trabajo y le están solicitando instrucciones para hacerlo. Pero ellos necesitan saber cómo es que pueden ayudar mejor. Algunos pacientes conservan una lista de las cosas en las que necesitan ayuda cerca del teléfono. Entonces, cuando alguien ofrece su ayuda, los pacientes pueden decir exactamente lo que necesitan.

Si antes de que le diagnosticaran cáncer usted disfrutaba de ir a caminar o al cine con sus amigos, recuérdeles a ellos que usted todavía disfruta de esas actividades. Sin embargo, no tema decirles a sus amigos que no se siente con ánimos para hablar o hacer alguna otra actividad. Si usted prefiere hacerlo en una fecha posterior, dígaselo a ellos, y pídale que le sigan invitando. A muchas personas les agradará hacer esto. Dígales a ellos que a usted le complace que le inviten a hablar o hacer alguna otra actividad, incluso en los días que no se siente con ánimos para hacerlo.

    María, sobreviviente de cáncer: “Yo estaba muy aturdida la mayor parte del tiempo. Sólo el hecho de enfrentar la posibilidad de mi propia muerte fue demasiado, así que yo confié en mis amistades para mantener al tanto a las personas y me concentré en mi familia cercana”.

Cómo informar a sus hijos

    Sofía, persona que presta cuidado: "Yo hubiese querido ser más sincera con mis niños en lugar de tratar de protegerlos. Eso pudo haber evitado algunos de sus comportamientos reprimidos que yo presencié. Creo que ellos tenían que haber participado más para ayudarse a sí mismos y ayudarme a mí".

Los niños y los adolescentes necesitan entender y estar involucrados al nivel que puedan y de acuerdo con su edad y su habilidad para lidiar con la situación. Es muy importante hablar con ellos sobre el cáncer. Los niños tienen la oportunidad de aprender que sus familiares están allí para apoyarles y que pueden confiar en que son sinceros con ellos. Se debe animar a los niños a expresar sus sentimientos. Algunos padres que trataron de ocultar la verdad a sus niños durante el transcurso de la enfermedad se lamentaron después de no haber hablado del asunto más abiertamente.

¿Por qué contarles a sus hijos que ha sido diagnosticado con cáncer?

Cuando las familias deciden ocultar la información acerca del cáncer, los niños aún pueden percatarse de la tensión y el estrés. Ellos, como consecuencia, pueden sospechar que les están ocultando algo. Los niños pueden escuchar las conversaciones de los adultos para obtener información. O bien pueden sólo escuchar un poco y partes o cosas que no se esperaba que escucharan. Es posible que ellos no entiendan lo que escuchan, aunque aún sabrán que algo no anda bien.

    Isabel, pasó por la experiencia del cáncer en la familia cuando era niña: "Mi papá no nos quería decir ni a mi hermana mayor ni a mí que tenía cáncer. A pesar de que yo no estaba enterada de que él tenía cáncer, yo claramente noté los cambios en nuestra casa. Recuerdo que él tenía marcas azules y moradas en su cuello y pecho (por tratamientos de radiación) y un catéter en su pecho. Su piel estaba pálida, su pelo se cayó y su usual barriga redonda desapareció. Mi mamá y yo fuimos muchas veces a la farmacia local y parecía como si él siempre estuviera tomando medicamentos".

Resulta normal que los niños vean el mundo sólo en lo que concierne a ellos. Además, es común que los niños piensen que fue algo que ellos dijeron o hicieron lo que ocasionó el cáncer. Preste atención a esto y hable sobre el particular con el niño cuando él o ella sepa acerca del cáncer en un ser querido.

Por lo general, el cáncer no es algo que los niños entiendan o hayan experimentado. Ellos suelen entender la información concreta y simplificar demasiado la situación. Por lo tanto, puede que los niños no comprendan que hay muchos tipos de cáncer, que el cáncer de cada persona es diferente, y que padecer de cáncer no significa que la persona morirá pronto. Ellos obtienen información e ideas de otros niños y de lo que ven en la vida diaria, incluyendo lo que ven en la televisión. Si los niños no tienen la información correcta, pueden llenar los vacíos con su imaginación (muchas veces su imaginación es mucho peor que la realidad).

Cómo hablar con niños sobre el cáncer

Muchas veces cuando se les diagnóstica cáncer a los padres, ellos batallan para decidir lo que hay que decirles a los niños. La cantidad de información que los niños necesitan saber y que pueden afrontar depende de la edad y el nivel de madurez. Proporcióneles a los niños pequeñas cantidades de información a la vez, en palabras que ellos puedan entender. Después deles tiempo de comprender bien la información y la oportunidad de hacer preguntas.

Pregúnteles si hay alguna palabra que no entiendan o que les cause miedo. Escuche sus inquietudes, y ayúdeles a expresar sus sentimientos y confírmeles su amor por ellos. A menudo resulta más fácil para los niños de menor edad demostrar sus sentimientos valiéndose de actividades tales como los títeres o la pintura. Los niños mayores pueden tener preferencia por la poesía o el dibujo.

    José, quien cuida a su esposa: “La parte más difícil es decirle a sus niños. Es importante que usted piense lo que les va a decir, puesto que las palabras y las emociones van a tener un impacto significativo en la manera que van a reaccionar sus niños. Entre más calmado se encuentre usted, menos asustados estarán ellos. Mi esposa y yo les dijimos a nuestros hijos (nuestro hijo de 15 y nuestra hija de 11) después de ir a esquiar en las vacaciones de Navidad.

    Para entonces, ya habíamos hecho planes para obtener una segunda opinión en uno de los mejores centros de oncología, habíamos revisado los documentos legales necesarios y habíamos hablado con nuestros amigos más cercanos. En palabras sencillas y tranquilamente le dijimos a los niños lo que nos habían dicho los primeros médicos y que teníamos que ir a Texas para otros exámenes. La revelación del cáncer fue un gran impacto para nuestros niños y fue aceptada con temor y lágrimas, a pesar de que nosotros estábamos tan calmados. Es muy importante que los niños sepan que sus padres van a hacer todo lo posible en cuanto a las alternativas de tratamiento, que todavía los aman y siempre los amarán profundamente. Además, si es necesario, asegúreles que nada de esto es culpa de ellos".

Qué decir sobre el cáncer

Los adultos pueden decirles a los niños lo que está sucediendo en sólo algunas oraciones. "Mi médico me dijo que estoy enferma de cáncer. El médico hará todo lo posible para que me alivie. Voy a tener que ir al médico muy seguido para que me dé una medicina especial, así que quizás no pueda dedicarles mucho tiempo a ustedes. Algunas veces la medicina me hará sentir muy mal y quizás no me sienta con ánimos de jugar, pero estaré aquí contigo. Quiero que sepan cuánto los amo".

Si la persona con cáncer no se siente en condiciones para explicarle al niño acerca de su cáncer, algún familiar o amigo cercano tal vez pueda hacerlo. Esto con frecuencia depende de la relación que haya entre la persona con cáncer y el niño (por ejemplo, tía, abuelo, madre o padre).

Mantenga su vida tan normal como sea posible

Los niños podrían tener problemas para lidiar con el cáncer de algún ser querido por muchas razones. La persona con cáncer puede estar recibiendo tratamiento en un hospital lejos del hogar o puede estar recuperándose en casa y sentirse incómodo o verse diferente. A los niños también se les puede pedir que ayuden más o que se comporten bien, especialmente si van a estar bajo el cuidado de otras personas que no sean sus padres. Puede ser que cuestionen o que les moleste la falta de atención. Durante estos momentos de cambios, es importante mantener la vida del niño tan normal como sea posible.

Si los amigos u otros familiares quieren ayudar, una manera ideal para hacerlo consiste en llevar los niños a la escuela o a otras actividades. Esto puede ayudar a mantener las rutinas de sus niños lo más normal posible.

Puede ser que los niños más pequeños se concentren en la muerte. A los niños les preocupa a menudo quién se ocupará de ellos si algo les ocurriera a sus padres, y necesitan conocer cualquier plan que esté en efecto. Los niños de mayor edad y los adolescentes, quienes ya son un poco más independientes, tendrán que enfrentarse a los cambios que ocurrirán en el diario vivir, y también con la posibilidad de una separación a largo plazo o incluso la muerte de un ser querido.

Aunque es importante tratar de mantener un estilo de vida y rutina normal para los niños, también ellos necesitan ser incluidos como parte de una familia que está combatiendo el cáncer. Los niños tal vez pregunten para saber dónde va a ser su tratamiento y hagan preguntas acerca de los cambios que noten en la persona con cáncer.

    José, quien cuida a su esposa: "Mi esposa y yo tratamos de mantener una rutina lo más normal posible para ayudar a nuestros niños. Cuando usted tenga alguna información nueva o cuando ellos le hagan preguntas, infórmeles de la enfermedad en un lenguaje apropiado que ellos puedan entender. Dígales con frecuencia cuánto los ama y que siempre va a haber alguien que los quiera y los cuide. Inclúyalos en actividades útiles, ¡como cuando seleccione una peluca! Quizá lo más importante es inscribirlos en un grupo de apoyo local para los niños cuyos padres tienen cáncer. El hecho de compartir las experiencias con la ayuda de profesionales fue maravilloso para ayudar a nuestros hijos a salir adelante".

Muchos niños tratan de actuar como adultos para hacerles la vida más fácil a sus padres. Un grupo de apoyo para niños pudiera brindarles un lugar seguro para expresar sus frustraciones. Además, para encontrar otras fuentes de información sobre los grupos de apoyo en su comunidad puede preguntar en el hospital a trabajadores sociales, enfermeras, psicólogos, miembros del clero y a los consejeros escolares.

Para más información acerca de cómo hablar con los niños sobre el cáncer y obtener una lista de material de lectura sugerido para padres e hijos, lea la sección “¿Cómo obtener más información?” al final de este documento.


Fecha de última actualización: 08/08/2014
Fecha de último cambio o revisión: 08/08/2014