Colostomía: una guía

+ -Text Size

TEMAS

Irrigación de la colostomía (solamente para colostomías descendentes y sigmoideas)

En la irrigación se introduce agua en el colon a través del estoma para ayudar a regular los movimientos intestinales (evacuaciones). La aplicación de irrigaciones dependerá de cada persona, pero deberá hablar de esto con su médico o enfermera enterostomista (enfermera especializada en colostomías) antes de que se tome cualquier decisión. Esta persona será quien le enseñará cómo irrigar su colostomía. Puede que el procedimiento sea un poco diferente a lo que describimos en este documento, dependiendo de la experiencia que tenga la persona que le enseñe.

El que sea usted quien irrigue su colostomía y cómo lo haga dependerá de muchos factores, tales como:

  • La cantidad de intestino activo que le quede.
  • Sus hábitos de evacuación cotidianos.
  • Su destreza y nivel de comodidad con la irrigación.
  • Sus ideas y pensamientos con respecto a la colostomía.
  • El diálogo que usted tenga con su médico o enfermera enterostomista.

Si decide aplicar una irrigación, procure encontrar un método o combinación de los mismos que mejor se adapte a su patrón o hábito de evacuación. Es posible que Al principio tenga que intentar distintas alternativas bajo la asesoría del médico o enfermera enterostomista. Solo recuerde que tomará tiempo habituarse a la nueva rutina y Que los hábitos diarios serán útiles. Si usted nota que hay ciertos alimentos o procedimientos de irrigación que le ayudan a tener control y regularidad en las evacuaciones, continúe estos hábitos a la misma hora todos los días. Los hábitos que se llevan a cabo cotidianamente ayudarán a las funciones intestinales, pero los cambios ocasionales a la rutina no le harán daño.

El equipo que estará usando (figuras 17 a 20) incluirá:

  • Un recipiente de irrigación, hecho de plástico, con un tubo largo y un cono o punta. El cono de plástico al final del tubo encaja cómodamente en el estoma al ras de la piel para introducir agua en la colostomía.
  • Una funda de irrigación que recibirá las descargas de ésta para luego desecharlas por el inodoro.
  • Un cierre o broche con una correa que ofrezca soporte adicional a la funda de irrigación (opcional).

Cuándo hacer la irrigación

  • Elija una hora del día cuando se sepa que solamente usted podrá disponer del baño.
  • Puede que la irrigación funcione mejor si se realiza después de comer o tras haber tomado una bebida caliente. También considere hacer la irrigación alrededor de la misma hora del día en que solía tener sus evacuaciones antes de la colostomía.

Cómo hacer la irrigación

  • Reúna los suministros necesarios para hacer la irrigación.
  • Prense el tubo y ponga un litro (1000 cc) de agua tibia (no caliente) en el recipiente de irrigación. Puede que se necesite un poco menos. NUNCA conecte el tubo directamente a la llave o toma de agua (grifo).
  • Cuelgue el recipiente a una altura en la que el fondo el mismo quede al nivel de su hombro al momento de sentarse.
  • Siéntese sobre el inodoro o en una silla junto a él, y mantenga una postura recta, erguida.
  • Selle la funda plástica para la irrigación sobre su barrera cutánea y coloque el extremo inferior de la funda dentro de la taza del inodoro.
  • Moje el extremo del cono o aplique un lubricante con base de agua.
  • Para eliminar las burbujas, abra la prensa del tubo y deje que una pequeña cantidad de agua salga a la funda.
  • Vuelva a afianzar la prensa, coloque el cono dentro del estoma hasta donde llegue, pero no más allá de su punto más ancho.
  • Abra la prensa del tubo lentamente y deje pasar con cuidado el agua hacia su intestino. El agua debe fluir lentamente. Puede cerrar la prensa o apretar el tubo para frenar o desacelerar el flujo del agua. Toma aproximadamente 5 minutos hacer el goteo del litro de agua.
  • Mantenga el cono en su lugar por otros 10 segundos después de que haya pasado toda el agua.
  • La cantidad de agua que usted necesite, dependerá de su propio cuerpo. Puede que necesite menos agua, pero no use más de un litro (1000 cc). El propósito de irrigar es desalojar la materia fecal, y no el uso de una cantidad estricta de agua.
  • No debe experimentar calambres o náuseas durante el paso del agua. Estos síntomas serían signos de que el agua está fluyendo demasiado rápido, que está usando demasiada agua, o que el agua está muy fría. Después de haber introducido el agua, puede que experimente un movimiento como torzón intestinal a medida que la materia fecal sale.
  • Retire el cono después de que haya pasado el agua. Las descargas o “retornos” vendrán en chorros durante aproximadamente los siguientes 45 minutos.
  • En cuanto la mayor parte de la materia fecal haya sido excretada, usted puede doblar hacia arriba el fondo de la funda de irrigación y prensarlo con un broche. Esto le permitirá moverse, ducharse o hacer lo que quiera para pasar el tiempo.
  • Al finalizar, vuelva a revisar el sello de la oblea o dobladillo, colocando su bolsa habitual de nuevo. Enjuague el cono, la funda y la otra bolsa de la irrigación, y déjelos secar.

Con tiempo y experiencia, usted podrá saber el momento en que toda el agua y la materia fecal ha salido completamente. Puede que pase un pequeño borbotón de gas lo cual sería una señal de que el proceso ha concluido, o puede que el estoma luzca en reposo o inactivo. Si el proceso completo de la irrigación siempre le toma más de una hora, consulte con su médico o enfermera enterostomista.


Fecha de última actualización: 02/26/2015
Fecha de último cambio o revisión: 02/26/2015