Colostomía: una guía

+ -Text Size

TEMAS

Tipos de colostomías

Una colostomía puede ser de corta duración (temporal) o de por vida (permanente) y se puede hacer en cualquier parte del colon.

Colostomías transversas

La colostomía transversa se realiza en la parte superior del abdomen, ya sea en medio o hacia el costado derecho del cuerpo. Este tipo de colostomía permite que la materia fecal salga del cuerpo antes de que alcance el colon descendente. Algunos de los problemas que pueden surgir en el colon debido a una colostomía transversa incluyen:

  • Diverticulitis. Ésta es una inflamación de divertículos (pequeños sacos en el colon). Puede causar abscesos, cicatrización con constricciones (estrechamiento anormal) o ruptura del colon e infecciones en casos severos.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Cáncer.
  • Obstrucción (bloqueo).
  • Lesiones.
  • Defectos de nacimiento.

Si hay problemas en la parte inferior del intestino, podría ser que la parte del intestino afectada requiera ponerse en reposo para su sanación. Puede que se realice una colostomía transversa para mantener la materia fecal fuera del área inflamada, infectada, enferma o recién operada del colon, permitiendo así su sanación. Este tipo de colostomía generalmente es temporal. Dependiendo del proceso de sanación, la colostomía se requerirá por un lapso de varias semanas, meses o hasta años. Si con el paso del tiempo usted sana, la colostomía es propensa a ser quirúrgicamente reversible (cerrada) y se volverá a tener una función normal intestinal.

Una colostomía transversa permanente se hace cuando la parte inferior del colon tiene que ser extirpada o puesta en reposo permanente; o si otros problemas de salud impiden que el paciente se someta a cirugía adicional. La colostomía es entonces la salida permanente para la materia fecal y no se cerrará en el futuro.

Tipos de colostomías transversas

Hay dos tipos de colostomías transversas: colostomía transversa en asa y colostomía transversa de doble boca.

Colostomía transversa en asa (figuras 2 y 3): puede que esta colostomía parezca un estoma muy grande, pero cuenta con dos aberturas. Una abertura expulsa la materia fecal; la otra expulsa sólo la mucosidad. El colon normalmente produce pequeñas cantidades de mucosidad para protegerse del contenido de los intestinos. Esta mucosidad pasa con las evacuaciones y generalmente no se nota. A pesar de la colostomía, la parte del colon que está en reposo sigue produciendo mucosidad que continuará saliendo ya sea a través del estoma o del recto y el ano, lo cual es normal y esperado.

Dos diagramas que muestran una colostomía transversa en asa

Colostomía transversa de doble boca (figuras 4 y 5): al crear una colostomía de doble boca, el cirujano divide el intestino completamente. Cada abertura es colocada hacia la superficie como un estoma por separado. Puede o no que los dos estomas queden separados por piel. También en este caso, una abertura expulsa la materia fecal y la otra sólo la mucosidad (a este estoma más pequeño se le conoce como fístula mucosa). Algunas veces, el extremo de la parte inactiva del intestino se clausura mediante una costura y se deja dentro del abdomen Entonces, sólo hay un estoma. La mucosidad producida en la porción en descanso pasa a través del recto.

Dos diagramas que muestran una colostomía transversa de doble boca

La colostomía transversa recién creada

Después de la cirugía, puede que su colostomía quede cubierta por vendas o puede que se coloque una bolsa encima. El tipo de bolsa que se utiliza después de la cirugía es diferente al que usted usará en casa. Antes de ver su colostomía por primera vez, recuerde que ésta estará muy hinchada después de la cirugía, y puede que también tenga moretones y puntadas. Aunque un estoma normalmente es húmedo y de color rosa o rojo, puede que tenga color más oscuro al principio. Su estoma cambiará notablemente conforme sana: se achicará y cualquier descoloramiento se resolverá, quedando un estoma húmedo de color rojo o rosa. Esto puede tomar varias semanas.

Aunque por lo general usted notará el momento en que su colostomía va a pasar materia fecal o gases, pronto se percatará de que usted no tendrá control de esto. Su colostomía no tiene un músculo de esfínter que haga la función de válvula, como lo tiene su ano; es por esta razón que usted requerirá usar una bolsa encima de su colostomía para recolectar la materia. Su enterostomista o su médico le ayudará a encontrar un sistema de bolsa adecuado para usted. Este tema también se aborda más detalladamente en la sección “Selección de un sistema de bolsa".

Características de una colostomía transversa

Cuando una colostomía se realiza en la mitad derecha del colon, sólo se encuentra activa la parte corta del colon que conduce a ésta. La materia fecal que proviene de una colostomía transversa varían de vez en vez y de una persona a otra. Algunas colostomías transversas descargan materia fecal con consistencia firme a intervalos infrecuentes, pero la mayoría de éstas se mueven frecuentemente y sale materia fecal de consistencia suave a suelta (líquida). Es importante saber que la materia fecal contiene enzimas digestivas (químicos que el cuerpo produce para descomponer los alimentos). Estas enzimas son muy irritantes para la piel, por lo que ésta debe estar protegida (para más información consulte véase “Protección de la piel que circunda el estoma” en “Consejos útiles”.

Los intentos de controlar una colostomía transversa con dietas especiales, medicinas, enemas o irrigaciones generalmente no funcionan y rara vez se recomienda. Con más frecuencia, se usa un sistema de bolsa encima de la colostomía transversa a todas horas. Una bolsa con drenaje ligera retiene las descargas y protege a la piel del contacto con la materia fecal. Esta bolsa por lo general no hace bulto, por lo que se puede ocultar debajo de la ropa.

Clausura de una colostomía transversa

Si a usted se le va a clausurar la colostomía, puede que el cirujano le indique planes sobre "quitar" o “revertir” la colostomía en varias semanas o meses, pero es posible que no mencione estos planes. Se tienen que tomar en cuenta muchas cosas cuando se considera clausurar una colostomía, como:

  • La razón por la que necesita la colostomía.
  • Si usted puede tolerar cirugía adicional.
  • Su salud desde la operación.
  • Otros problemas que pudieran haber surgido durante o tras la operación.

Lo ideal es hablar sobre estos asuntos con su cirujano antes de dejar el hospital para que usted sepa cuál es el plan y cuándo el cirujano querrá examinarle de nuevo. Si usted ya está en casa y no recibió instrucciones, llame al consultorio del médico o a la clínica para informarse sobre las indicaciones del médico. Es su responsabilidad mantener la comunicación con el médico.

Colostomía ascendente

La colostomía ascendente se realiza sobre el lado derecho del abdomen. Sólo una sección corta del colon queda activa, lo cual implica que el producto será de una consistencia líquida y tendrá muchas enzimas digestivas. Será necesario usar una bolsa con drenaje a todas horas, y se tendrá que proteger la piel del desecho. Este tipo de colostomía es poco común puesto que una ileostomía es mejor si la descarga es líquida (para más información, puede ponerse en contacto para obtener una copia del documento Ileostomía: una guía.

El cuidado de una colostomía ascendente es similar al cuidado de una colostomía transversa (anteriormente explicada).

Colostomías descendientes y sigmoideas

Localizada en el colon descendente, la colostomía descendente se realiza en la parte inferior del lado izquierdo del abdomen (figura 6). La mayoría de las veces, la materia fecal es de consistencia firme y se puede tener control voluntario sobre su evacuación.

Una colostomía sigmoidea (figura 7) se realiza en el colon sigmoide a sólo algunas pulgadas más abajo de la colostomía descendente. Debido a que hay más colon funcionando, éste puede expulsar materia fecal sólida con más regularidad. La colostomía sigmoidea es el tipo más común de colostomía.

Dos diagramas que muestran una colostomía descendente y una colostomía sigmoide

Ambos tipos de colostomía, descendente y sigmoidea, pueden tener una o dos aberturas (de boca única o de doble boca). La colostomía de boca única, o colostomía terminal, es la más común. El estoma al final de la colostomía es, ya sea, cosida al ras de la piel o bien se le hace un doblez invirtiendo la piel de adentro hacia afuera, como si fuera la parte superior de un calcetín.

La materia fecal de una colostomía descendente o sigmoidea es más firme que la de una colostomía transversa y no tiene tantas enzimas digestivas irritantes. Puede que la materia en estos tipos de colostomías se genere por reflejo en intervalos periódicos a horas esperadas. El movimiento intestinal (para la evacuación) ocurrirá después de que cierta cantidad de materia fecal se haya acumulado en el intestino, más arriba del punto de la colostomía. Puede que transcurran dos o tres días entre evacuaciones. El derramamiento puede ocurrir entre evacuaciones porque no hay un músculo que retenga la materia fecal. Muchas personas usan una bolsa ligera y desechable para prevenir accidentes. Un reflejo para vaciar el intestino ocurrirá de forma muy natural en algunas personas, mientras que en otras puede que requieran dar un leve estímulo como un jugo, un café, una comida, un laxante o una irrigación. Estos temas se discuten más adelante en la sección “Irrigación.”

Aunque muchas colostomías descendentes y sigmoideas pueden entrenarse para tener movimiento de forma habitual, hay otras en las cuales esto no es posible. El entrenamiento, con o sin estímulo, probablemente ocurra sólo en aquellas personas que ya tenían evacuaciones a intervalos regulares antes de enfermarse. Si las evacuaciones eran en intervalos irregulares en años anteriores, será muy difícil, o imposible, obtener una función colostómica predecible y en intervalos regulares. Hay condiciones en las que el paciente tiene periodos de estreñimiento o materia fecal con poca consistencia, como colon espástico, colon irritable y algunos tipos de indigestión.

Mucha gente cree que una persona debe evacuar todos los días. En realidad, esto varía de persona a persona. Algunas personas evacuan de dos a tres veces diario, mientras que otras lo hacen sólo una vez cada dos o tres días, o incluso con menor frecuencia. Podría tomar algún tiempo determinar lo que es normal para usted.


Fecha de última actualización: 04/06/2011
Fecha de último cambio o revisión: 04/06/2011