Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y sus seres queridos

+ -Text Size

TEMAS

Preguntas comunes sobre tomar medicamentos contra el dolor

¿Cómo se administran los medicamentos contra el dolor?

Algunas personas creen que si el dolor se vuelve intenso, tendrán que recibir inyecciones de medicamentos contra el dolor. De hecho, rara vez se administran inyecciones para aliviar el dolor del cáncer. Hay muchas otras maneras de recibir el medicamento contra el dolor.

Oral: el medicamento se toma a través de la boca, ya sea al ser tragado o al disolverse en la boca. La medicina se puede administrarse en forma líquida, pastillas, cápsulas o en forma trasmucosal (pastillas para chupar en los que el medicamento se absorbe a través de los tejidos de la boca).

Parche para la piel: un parche transparente parecido a un vendaje que se coloca en la piel y que libera el medicamento lenta, pero constantemente a través de la piel durante dos a tres días. Esta forma de medicina tiene menos probabilidad de causar náuseas y vómitos.

Supositorios rectales: medicina que se disuelve en el recto y es absorbida por el cuerpo.

Inyecciones

  • Inyección subcutánea: la medicina se aplica justo debajo de la piel por medio de una aguja pequeña.
  • Inyección intravenosa (IV): la medicina se aplica directamente en la vena por medio de una aguja, puerto o catéter.
  • Inyecciones intratecales y epidurales: la medicina se aplica en el líquido que está alrededor de la espina dorsal (intratecal) o en el espacio alrededor de la espina dorsal (epidural).

Bomba, analgesia controlada por el paciente: con este método usted puede controlar la cantidad de medicina contra el dolor que recibe. Cuando se requiere alivio para el dolor, se puede oprimir un botón que administra una dosis preestablecida a través de una bombilla computarizada (la bomba controla meticulosamente qué tanto se administra cada vez, de tal forma que no se administre demasiado). La bomba se conecta a un pequeño conducto (manguerilla) que se haya introducido al cuerpo. El medicamento ingresa intravenosa y subcutáneamente (por debajo de la piel a través de una vena), o en el área que rodea la médula espinal.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los medicamentos contra el dolor?

Cada tipo de medicina contra el dolor tiene sus propios efectos secundarios, incluso aquellos que se pueden comprar sin receta. Algunos medicamentos, tal como la aspirina o el ibuprofeno (y otros en esa familia de medicamentos) pueden causar irritación estomacal, o incluso sangrado, y deben ser tomados con alimentos. En la Tabla 1 se detallan los efectos secundarios para cada grupo de medicamentos.

Muchos de los efectos secundarios de las medicinas opiáceas contra el dolor (opioides) pueden prevenirse. Por ejemplo, el estreñimiento, es más fácil de prevenir que tratar. La mayoría de los médicos comenzará un plan para prevenir el estreñimiento al mismo tiempo que usted comience a tomar las medicinas opiáceas contra el dolor. Algunos efectos secundarios leves que sí ocurren con los opioides, tales como náuseas, picazón o mareos, a menudo desaparecen en unos días sin tratamiento adicional, a medida que su cuerpo se adapta a la medicina. Informe a su médico o enfermera si tiene cualquier efecto secundario y solicíteles su ayuda para tratarlos.

Rara vez surgen más efectos secundarios graves del medicamento. Al igual que con los más comunes, frecuentemente suceden en las primeras horas después del tratamiento. Entre éstos se incluye dificultad para respirar, mareo y sarpullidos. Si usted tiene alguno de estos efectos secundarios, acuda a su médico inmediatamente.

Si usted toma cualquier medicina para calmarse (sedantes o tranquilizantes), consume alcohol o toma pastillas para dormir, estaría aumentando su riesgo de efectos secundarios graves de los opioides. Algunas personas han muerto a causa de la combinación de estas sustancias con opioides. Hable con su médico sobre estas sustancias antes de comenzar a tomar opioides contra el dolor.

Recuerde que usualmente no se puede tomar aspirina, ibuprofeno y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos mientras recibe quimioterapia. Si usted está recibiendo tratamiento del cáncer hable con su médico antes de tomar cualquier medicina contra el dolor que no requiera receta.

¿Causará más efectos secundarios tomar dos medicamentos opioides diferentes contra el dolor?

Por lo general, esto no representa un problema. De hecho, los medicamentos de acción prolongada y los de acción rápida se usan conjuntamente para que usted tenga menos efectos secundarios. La mayoría de las personas solamente presentan dolor intercurrente pocas veces al día y este dolor usualmente es mucho más intenso que el dolor crónico. Al recibir medicamentos de acción rápida para el dolor intercurrente, solo se le administrará medicina adicional cuando sea necesario. La mayor parte del tiempo usted puede esperar los mismos tipos de efectos secundarios de los medicamentos contra el dolor intercurrente que con los medicamentos de acción prolongada.

¿Qué medicamentos se me administrarán?

En muchos casos, todo lo que necesitará para aliviar su dolor será medicinas no-opioides, especialmente si usted se “adelanta al dolor” y las toma de forma habitual. Estos medicamentos son más fuertes de lo que la mayoría cree. Por ejemplo, ciertas dosis de opioides administradas por la boca no son más eficaces que dos o tres tabletas comunes de aspirina, acetaminofeno o ibuprofeno.

Si su dolor no se alivia con los medicamentos no-opioides, usualmente los opioides le proporcionarán el alivio que necesita. La mayoría de los efectos secundarios de los opioides puede prevenirse o controlarse. Usted debe hablar con su médico, enfermera o farmacéutico sobre tomar opioides junto con no-opioides. Los dos tipos de medicina alivian el dolor en diferentes maneras y tienen distintos efectos secundarios. La aspirina, el acetaminofeno o el ibuprofeno tomados cuatro veces al día podrían ayudar a reducir o incluso a evitar la necesidad de calmantes más fuertes. Además, muchas personas que toman opioides pueden recibir más alivio si continúan tomando dosis programadas de estos analgésicos menos fuertes.

Algunos medicamentos contra el dolor combinan un opioide con un no-opioide, como la aspirina o el acetaminofeno, en la misma píldora. Consulte con su médico, enfermera o farmacéutico cuánta aspirina o acetaminofeno contiene su receta, si es que lo hay. Ellos pueden ayudarle a determinar cuánto de estas medicinas compuestas puede tomar de manera segura. Otras clases de medicinas, tales como los antidepresivos y anticonvulsivos también pueden ser necesarios para aliviar ciertos tipos de dolor del cáncer.


Fecha de última actualización: 10/20/2013
Fecha de último cambio o revisión: 10/20/2013