Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y sus seres queridos

+ -Text Size

TEMAS

Siguiente tema

Distracción

Visualización

La visualización consiste en usar la imaginación para crear imágenes o situaciones mentales. Aunque puede que se trate de una combinación de relajación y distracción, aún no queda completamente claro cómo la visualización alivia el dolor. La visualización puede considerarse como soñar despierto deliberadamente usando todos sus sentidos: la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto. Algunas personas creen que la visualización es una forma de autohipnosis.

Ciertas imágenes podrían reducir su dolor tanto durante la visualización como por horas más tarde. Si usted tuviera que quedarse en la cama o no pudiera salir de la casa, podría encontrar que la visualización ayuda a reducir la sensación de encierro; usted puede visualizar y volver a visitar sus lugares favoritos en su mente. La visualización puede ayudarle a relajarse, a aliviar el aburrimiento, a reducir la ansiedad y ayudarle a dormir.

Cómo aplicar la visualización

La visualización usualmente funciona mejor con los ojos cerrados. Puede que usted quiera usar una de las técnicas de relajación anteriores antes de tratar la visualización. La imagen puede ser cualquier cosa como una bola de energía curativa que se mueve a través del cuerpo, o una imagen dibujada en su propia mente como una persona sin dolor (por ejemplo, imagine que usted está cortando los cables que envían las señales de dolor de cada parte de su cuerpo al cerebro). También puede pensar en un lugar o actividad agradable, seguro y tranquilo que le haya hecho feliz. Al explorar este lugar o actividad en su mente puede ayudarle a sentir tranquilidad.

A continuación presentamos un ejercicio con la bola de energía curativa:

  • Cierre sus ojos. Respire lentamente y sienta cómo se relaja.
  • Concéntrese en su respiración. Respire lenta y cómodamente desde su abdomen. Mientras inhala, dígase silenciosa y lentamente: “Adentro, uno, dos”. A medida que exhala, diga: “Afuera, uno, dos”. Respire con este ritmo lento por varios minutos.
  • Imagine que una bola de energía curativa se forma en sus pulmones o en su pecho. Respire con este ritmo lento por varios minutos. Puede ser una imagen ambigua, no tiene que ser vívida ni clara. Imagine cómo esta bola se crea y toma forma.
  • Cuando esté listo(a), imagine que el aire que inhala impulsa esta bola curativa de energía al área de su dolor. Una vez allí la bola le sana y le relaja.
  • Cuando exhale, imagine que el aire expulsa la bola de su cuerpo. Mientras se va, la bola se lleva su dolor con ella.
  • Repita los dos últimos pasos cada vez que inhala y exhala.
  • Usted puede imaginar que la bola va creciendo mientras va sacando más malestar de su cuerpo.
  • Para terminar la visualización, cuente lentamente hasta tres, respire profundamente, abra sus ojos y dígase silenciosamente: “Me siento alerta y relajado(a)”. Comience a moverse lentamente.

Los problemas que pueden ocurrir con la visualización son similares a los que ocurren con las técnicas de relajación.


Fecha de última actualización: 10/20/2013
Fecha de último cambio o revisión: 10/20/2013