Guía para el control del dolor causado por el cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Mantenga un registro de su dolor

El tipo de dolor que usted tiene afecta el tratamiento que necesitará. Puede que el dolor sea agudo y breve, o crónico y prolongado.

El dolor agudo es severo y perdura relativamente poco tiempo. Más a menudo es una señal de que el cuerpo está siendo lesionado de alguna forma. Este tipo de dolor desaparece tras reponerse de la lesión.

El dolor crónico o persistente dura por largos periodos de tiempo. Puede que varíe de leve a severo. Usted notará que la información que proveemos en este documento trata principalmente sobre el dolor crónico, ya que éste puede interferir con su vida si no se trata bien.

Hay un tercer tipo de dolor que es muy importante para el control del dolor crónico debido al cáncer. Algunas personas con dolor crónico que en su mayor parte está siendo controlado mediante medicamentos pueden presentar dolor intercurrente. Esto ocurre cuando el dolor moderado a severo “traspasa” los analgésicos y se siente por un corto tiempo. Es común para las personas con dolor crónico bajo tratamiento que tengan episodios de dolor resistente a los medicamentos o intercurrente (refiérase a la siguiente sección).

Dolor intercurrente

Las personas con dolor por cáncer a menudo notan que el dolor cambia durante el día. Muchas personas con dolor crónico (dolor que dura más de tres meses) debido al cáncer tienen dos tipos de dolor: dolor persistente (o crónico) y dolor intercurrente (que surge incluso tras tomar el medicamento). El dolor persistente no desaparece pero puede mantenerse bajo control mediante analgésicos que se toman puntualmente bajo un horario establecido. El dolor intercurrente no es controlado por las dosis habituales de medicamentos contra el dolor.

El dolor intercurrente consiste en un aumento intenso de dolor que ocurre aun cuando usted está recibiendo medicamentos de forma programada para el dolor persistente. Se le llama dolor intercurrente porque es un dolor que “traspasa” el alivio obtenido con medicamentos comunes contra el dolor.

Este dolor puede ser diferente para cada persona y usualmente no puede predecirse cuándo surgirá. Por lo general, se presenta rápidamente, puede durar tanto como una hora, y se siente como si fuera un dolor persistente excepto que es más intenso. Puede que surja varias veces al día, incluso cuando el dolor crónico esté bajo control mediante analgésicos comunes.

El dolor intercurrente se muestra en la imagen como picos que han traspasado el alivio que provee el analgésico (medicamento para tratar el dolor persistente) administrado durante todo el día y la noche. La intensidad de este dolor varía y usualmente no se puede predecir.

Por lo general este dolor tiene la misma causa que el dolor persistente. La causa puede ser el mismo cáncer o puede estar asociado con el tratamiento contra el cáncer. Algunas personas presentan dolor intercurrente (que es resistente a los medicamentos) durante cierta actividad, como caminar o al vestirse. Para otras personas, se presenta inesperadamente sin ninguna causa clara.

Maneras diferentes de tratar el dolor crónico y el dolor intercurrente

Tratamiento del dolor crónico

Los medicamentos que se usan para tratar el dolor crónico o persistente necesitan surtir efecto por mucho tiempo. A éstos se les llama medicamentos de acción prolongada o de liberación sostenida que se administran a horas programadas o durante todo el día y la noche. Usted toma estos medicamentos contra el dolor en un horario determinado aun cuando no sienta dolor al momento de tomar la próxima dosis de sus medicamentos. Al tomar estos medicamentos siguiendo un horario establecido, usted puede mantener un nivel bastante constante de alivio del dolor durante el día y la noche. Estos medicamentos se pueden administrar en forma de pastillas o capsulas que se toman cada ocho a doce horas o a mediante un parche para la piel que se usa por varios días. Como ya se ha mencionado, estos medicamentos se administran en un horario determinado, en lugar de tomarlo solo cuando el dolor se presente. Los medicamentos usados para el dolor crónico son de efecto prolongado. Este efecto se libera lentamente en el cuerpo y mantiene el dolor a un nivel menor durante un lapso extendido.

Tratamiento del dolor intercurrente o resistente a los medicamentos

El dolor intercurrente se trata mejor con medicinas que surten efecto rápidamente y por un corto periodo de tiempo. Por lo general, estos medicamentos se administran según se necesitan, lo que significa que se deben administrar tan pronto como sienta este dolor. Estos medicamentos de acción rápida (algunas veces llamados medicinas de rescate) funcionan con más rapidez que los usados para tratar el dolor constante. Además, estos medicamentos permanecen en su organismo por un periodo de tiempo más corto y a menudo causan menos efectos secundarios.

Usted debe tomar su medicamento de acción rápida tan pronto sienta el dolor para que pueda comenzar a surtir efecto y aliviarlo de inmediato. No deje que el dolor aumente y se vuelva demasiado intenso, pues luego será mucho más difícil controlarlo. Siga las indicaciones que le hayan dado. Si nota que la dosis usual no alivia este dolor, o si cree que está experimentando dolor intercurrente muy a menudo, informe a su doctor o enfermera. Puede que necesiten ajustar la dosis o la frecuencia del medicamento crónico contra el dolor que esté tomando. Es posible que usted quiera tomar una dosis de su medicamento para prevenir el dolor antes de que comience si sabe que es probable que ocurra durante o después de cierta actividad.

Preguntas comunes sobre el dolor intercurrente

¿Por qué mi médico recetó dos medicamentos opioides diferentes?

Debido a que el dolor crónico y el dolor intercurrente son tipos diferentes de dolor, necesitan diferentes tipos de medicamentos.

El dolor crónico se trata usualmente con medicamentos de acción prolongada que se administran bajo una rutina para prevenir tanto dolor como sea posible. El efecto de los medicamentos contra el dolor crónico toma algo de tiempo en surtir efecto, pero ayuda a controlar su dolor por horas o incluso días. Por otro lado, el dolor intercurrente se trata con medicamentos de acción rápida que se administran sólo cuando usted los necesite. Los medicamentos para tratar el dolor intercurrente comienzan a surtir efecto con más rapidez para controlar las exacerbaciones intensas de dolor y luego salen rápidamente de su sistema. Estos dos tipos de medicinas contra el dolor funcionan en conjunto para tratar tanto el dolor crónico como el dolor intercurrente.

Si tengo dolor intercurrente, ¿significa esto que el medicamento que estoy recibiendo normalmente para mi dolor crónico no está funcionando bien?

No. El dolor intercurrente es una exacerbación intensa de dolor que usualmente es más grave que el dolor crónico. Recuerde que el dolor intercurrente, es común en las personas con cáncer. Puede presentarse aun cuando una persona está recibiendo la dosis correcta de medicamento en un horario programado para aliviar el dolor crónico.

No obstante, notifique a su doctor o enfermera si tiene más episodios de exacerbaciones de dolor intercurrente de los suele que tener, e infórmese cuán a menudo necesita de medicamento para tratar este dolor. Puede que algunas veces requiera una dosis mayor de su medicina contra el dolor crónico.

¿Cómo puedo estar seguro que estoy recibiendo la dosis correcta del medicamento contra el dolor intercurrente?

El medicamento contra el dolor intercurrente debe aliviar la mayor parte de este dolor sin causar efectos secundarios inaceptables, como somnolencia extrema. Si el medicamento no alivia su dolor intercurrente o si presenta este tipo de dolor más de cuatro veces al día, hable con su médico o enfermera. Puede que ellos necesiten ajustar su dosis o tipo de medicamento contra el dolor para ayudar a obtener un mejor alivio del dolor.

¿Puedo recibir el medicamento contra el dolor crónico y el medicamento contra el dolor intercurrente al mismo tiempo?

Sí, de ser necesario. Puede que surja dolor intercurrente justo antes o después de tomar el analgésico habitual para su dolor crónico. En esas ocasiones, usted debe recibir su medicamento contra el dolor intercurrente y continuar con el medicamento programado contra el dolor crónico. Siempre siga las indicaciones de su médico o enfermera.

Consulte con su doctor o enfermera si usted presenta dolor intercurrente a menudo justo antes de su dosis usual de medicamento contra el dolor crónico. Puede que necesiten ajustar la dosis, el momento preciso en que se administra, o la frecuencia del medicamento crónico contra el dolor. Si tiene alguna pregunta sobre cuándo debe recibir los medicamentos contra el dolor crónico o el dolor intercurrente, consulte con su médico o enfermera para hablar sobre el horario de los medicamentos.


Fecha de última actualización: 08/05/2014
Fecha de último cambio o revisión: 08/05/2014