Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y sus seres queridos

+ -Text Size

TEMAS

Tratamientos no médicos contra el dolor

Los tratamientos no médicos se usan ampliamente en la actualidad para ayudar a manejar el dolor del cáncer. Muchas técnicas se usan junto con las medicinas contra el dolor, aunque éstas también se pueden usar por sí solas para malestares o dolores ligeros. Algunas personas descubren que pueden tomar una dosis menor de analgésicos cuando se emplean estos tratamientos no médicos. Estos métodos incluyen: relajación, biorretroalimentación, visualización, distracción, hipnosis, estimulación de la piel, estimulación eléctrica transcutánea de nervios (TENS, por sus siglas en inglés), acupuntura, ejercicio asesorado o fisioterapia, y atención emocional.

Usted podría necesitar la ayuda de profesionales de la salud, tales como trabajadores sociales, fisioterapeutas, psicólogos, enfermeras u otros, para aprender a emplear estas técnicas. Los familiares y amigos también pueden ayudar. Para encontrar a un especialista en estas técnicas, o para informarse más al respecto:

  • Hable con su médico o enfermera.
  • Contacte un hospicio local, un centro de tratamiento contra el cáncer o una clínica del dolor.
  • Visite las librerías o bibliotecas de su comunidad.

También puede ponerse en contacto con Oficina del Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa (refiérase a la sección “Para obtener más información” para los datos de contacto).

El dolor podría ser un singo de que el cáncer se ha propagado, de que se ha originad alguna infección o de que hay problemas causados por el tratamiento contra el cáncer. Debido a esto, usted debe informar cualquier problema nuevo relacionado con dolor al médico o enfermera antes de tratar por cuenta propia cualquier tratamiento médico o no médico para aliviar el dolor.

Algunas guías generales para controlar el dolor con métodos no médicos incluyen:

  • Probar con un método no médico en conjunto con sus analgésicos habituales. Por ejemplo, usted puede usar una técnica de relajación (para disminuir la tensión, reducir la ansiedad y manejar el dolor) al mismo tiempo que toma su medicina.
  • Familiarizarse consigo mismo(a) y saber cómo proceder. A menudo, cuando las personas están descansadas y alertas, pueden usar un método que demanda más atención y energía. Cuando están cansadas, podrían necesitar usar un método que requiera menor esfuerzo. Por ejemplo, pruebe la distracción cuando esté descansado y relajado; use compresas calientes o frías cuando esté cansado.
  • Trate métodos diferentes para saber cuáles le funcionan. Mantenga una mentalidad abierta y lleve un registro de lo que le hace sentir mejor y de lo que no le ayuda.

Fecha de última actualización: 10/20/2013
Fecha de último cambio o revisión: 10/20/2013