Guía para el control del dolor causado por el cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Hipnosis

Siguiente tema

Acupuntura

Estimulación de la piel

En esta serie de técnicas, se usa la presión, el calor o el frío en la piel, mientras se disminuye o bloquea la sensación de dolor. El masaje, la presión, la vibración, el calor, el frío y las preparaciones de mentol también se usan para estimular la piel. Estas técnicas también cambian el flujo de la sangre al área que se estimula. Algunas veces la estimulación de la piel eliminará el dolor o lo disminuirá durante la estimulación, así como por horas más tarde tras la sesión.

La estimulación de la piel se hace, ya sea en, o cerca del área del dolor. También puede usar la estimulación de la piel en el lado del cuerpo opuesto al dolor. Por ejemplo, podría estimular la rodilla izquierda para disminuir el dolor en la rodilla derecha. La estimulación de la piel en áreas distantes al dolor puede usarse para aumentar la relajación y aliviar el dolor.

Qué debe saber sobre la estimulación de la piel

Si usted está recibiendo radioterapia, consulte con su médico o enfermera antes de emplear la estimulación de la piel. No deberá aplicarse pomadas, bálsamos, mentol ni ungüentos en el área del tratamiento, y no deberá aplicar calor o frío extremo en las áreas tratadas. Si está recibiendo quimioterapia, consulte con su médico antes de usar compresas calientes o frías.

Masaje: con un movimiento lento, constante y circular, aplíquese un masaje sobre o cerca del área del dolor simplemente con su mano o con alguna sustancia que se sienta bien, como el talco, aceite tibio o crema para las manos. Dependiendo del área donde esté localizado su dolor, usted podría hacer esto por su cuenta o pedirle a algún familiar, amigo o terapeuta masajista que le dé un masaje. Algunas personas descubren que rozar o acariciar resulta un poco más reconfortante que el masaje profundo. Use lo que funcione mejor para usted.

    Precauciones: si usted está recibiendo radioterapia, evite el masaje en el área del tratamiento, así como en cualquier área enrojecida, hipersensible o hinchada. Consulte con su médico como se ha indicado anteriormente.

Presión: para usar la presión, presione en varias áreas sobre y cerca de su dolor con su mano entera, con la base de la palma, la punta de sus dedos o nudillos, la bola del pulgar, o usando una o ambas manos para rodear su brazo o pierna. Usted puede experimentar aplicando presión durante aproximadamente 10 segundos para ver si esto le ayuda. También puede tocar cerca del área del dolor y hacia afuera para ver si puede encontrar “puntos desencadenantes” que son áreas pequeñas bajo la piel que están sensibles o que causan el dolor. Algunas veces la presión gradual en los "puntos desencadenantes" ayuda a aliviar el dolor. La presión usualmente funciona mejor si se aplica lo más firmemente posible sin causar más dolor. Usted puede aplicar presión hasta por un minuto. Frecuentemente, esto aliviará el dolor por varios minutos o muchas horas después haber aplicado la presión.

Vibración: la vibración sobre y cerca del área del dolor puede brindar alivio por corto tiempo. Por ejemplo, el aditamento para el cuero cabelludo de un vibrador de mano, frecuentemente alivia el dolor de cabeza. Para el dolor en la espalda baja, un vibrador alargado y delgado que funcione con baterías colocado en el área lumbar de la espalda podría ayudar. Puede usar un dispositivo que vibre como un vibrador pequeño que funcione con baterías, un vibrador manual eléctrico, o una almohadilla grande eléctrica de calor y masaje.

    Precauciones: si está recibiendo radioterapia, evite la vibración en el área del tratamiento. No use un vibrador en el abdomen o sobre áreas enrojecidas, en carne viva, sensibles o inflamadas.

Calor o frío: al igual que con cualquiera de las técnicas descritas, usted debe usar lo que le funcione mejor. El calor por lo general alivia los músculos adoloridos, mientras que el frío reduce la sensación de dolor al adormecer parcialmente el área adolorida. Además, en algunos casos se puede alternar entre el calor y el frío para mayor alivio.

Para el frío, pruebe los paquetes de gel que están sellados en plástico y se mantienen blandos y flexibles aun cuando están congelados. Los paquetes de gel están disponibles en las farmacias y tiendas de equipo médico. Son reusables y pueden almacenarse en el congelador. Puede envolver el paquete en una toalla para que sea más cómodo. Una bolsa de hielo, cubos de hielo envueltos en una toalla, guisantes congelados o agua congelada en un vaso de papel también funcionan.

    Precauciones: si comienza a temblar mientras esté usando el frío, pare inmediatamente. No use un frío tan intenso o por tanto tiempo que el mismo frío le cause más dolor.

    Evite el frío sobre cualquier área de tratamiento que esté recibiendo tratamientos de radiación y durante seis meses tras la terapia.

    Si usted está recibiendo quimioterapia, consulte con su médico antes de usar un paquete de gel frío.

    No use frío sobre cualquier área en la que su circulación o sensación sean insuficientes.

    No aplique frío por más de cinco a diez minutos a la vez.

Para usar el calor contra el dolor, es conveniente una almohadilla eléctrica con la opción de humedad. Para aplicar el calor también puede probar los paquetes de gel calentados en agua caliente, las botellas de agua caliente, una toalla caliente y húmeda, una almohadilla eléctrica común, un baño o ducha caliente o un jacuzzi. Puede que quiera tratar uno de los parches térmicos que se adquieren en las farmacias. Para el dolor en las articulaciones, tales como los codos y las rodillas, envuelva la articulación en un plástico delgado (coloque cinta adhesiva sobre el plástico para fijar). Esto retiene el calor y la humedad del cuerpo.

    Precauciones: no use una almohadilla eléctrica directamente en la piel. No se quede dormido con la almohadilla eléctrica prendida. Tenga mucho cuidado si está tomando medicinas que le provoquen sueño o si no tiene mucha sensación en el área.

    No use calor sobre una herida nueva porque el calor puede aumentar el sangrado. Espere por lo menos 24 horas.

    Evite el calor sobre cualquier área que esté recibiendo tratamientos de radiación y por seis meses tras la terapia.

    No use el calor sobre cualquier área en la que su circulación o sensación sean insuficientes.

    No aplique el calor por más de cinco a diez minutos a la vez.

Mentol: hay muchas preparaciones de mentol (cremas, lociones, gel) disponibles para aliviar el dolor. Cuando se frotan en la piel aumentan la circulación de la sangre al área afectada y producen una sensación tibia (o a veces fresca) de alivio que dura por varias horas.

Para usar mentol, ponga a prueba su piel frotando una pequeña cantidad de la sustancia en un círculo aproximadamente del tamaño de una moneda sobre el área de dolor (o el área que usted quiere tratar). Esto le avisará si el mentol es incómodo para usted o si le irrita la piel. Si el mentol no representara un problema, frote un poco más sobre el área. La sensación del mentol aumenta lentamente y permanece durante varias horas. Si a usted le preocupa que el olor pueda molestar a otras personas, puede usar el mentol cuando esté a solas o quizá en la tarde o durante la noche.

    Precauciones: no frote mentol cerca de sus ojos, en la piel resquebrajada, o en alguna erupción en la piel ni en las membranas mucosas (tales como dentro de la nariz o la boca, ni alrededor de sus genitales o recto).

    ¡Asegúrese de no aplicar mentol en los ojos! Lave bien sus mandos con jabón y agua tibia después de aplicar mentol.

    No use mentol en la piel del área tratada durante la radioterapia.

Estimulación eléctrica transcutánea de nervios: esta es una técnica en la que se aplican corrientes eléctricas leves a algunas áreas de la piel a través de electrodos adheridos a una pequeña batería. La sensación se describe como de zumbido, hormigueo o de golpecitos. Los pequeños impulsos eléctricos parecen interferir con las sensaciones de dolor para algunas personas. La corriente puede ajustarse para que la sensación sea cómoda e incluso placentera. Su médico o fisioterapeuta puede indicarle dónde encontrar un dispositivo de estimulación eléctrica transcutánea en los nervios y cómo usarlo correctamente.


Fecha de última actualización: 07/30/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/30/2014