La fertilidad en las mujeres con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo conservar la fertilidad en niñas y adolescentes con cáncer

Los padres de los niños que son diagnosticados con cáncer enfrentan muchos problemas difíciles en un momento de mucha tensión emocional. Por lo general suelen estar tan concentrados en el tratamiento y en la supervivencia de su hijo que resulta difícil pensar más allá del presente. Sin embargo aproximadamente 4 de cada 5 niños que reciben tratamiento para el cáncer viven mucho tiempo y la infertilidad puede convertirse en un problema para los sobrevivientes cuando llegan a ser adultos jóvenes.

Consulte con el médico de su hija acerca del riesgo de infertilidad con el tratamiento específico del cáncer que ella va a recibir. A veces, la quimio y la radiación pueden destruir o dañar los óvulos y causar infertilidad completa.

Cómo comunicarse con un niño o un adolescente sobre la fertilidad

El equipo oncológico no solo debe conversar sobre el tema de la fertilidad con los padres, sino también debe mencionarlo a la niña tan pronto sea lo suficientemente mayor como para entender. Si ella no es lo suficientemente mayor como para conversar sobre el tema de la fertilidad mientras está siendo tratada por el cáncer, es posible que sea necesario que los padres se lo comenten cuando comience la pubertad. Una visita de seguimiento en la clínica oncológica suele ser una buena oportunidad para plantear el tema.

Si existe una oportunidad, muchos padres querrán preservar la fertilidad de sus hijos. Si la niña es lo suficientemente mayor como para entender el tema de la fertilidad cuando recibe tratamiento, se le debe preguntar si está de acuerdo con dicho tratamiento. Aunque ella no esté capacitada para dar su consentimiento legal pleno debido a su edad, la niña que entiende debe por lo general estar de acuerdo (esto se llama asentir) antes de que pueda llevar a cabo un procedimiento. Los padres también deben dar su consentimiento antes del procedimiento, una vez que les han comunicado los riesgos, las complicaciones, los índices de éxito y de fracaso.

Opciones antes de la pubertad

Aunque es un área que se está estudiando, actualmente no existen opciones probadas para preservar la fertilidad en niñas que no hayan llegado a la pubertad. (Las niñas producen óvulos maduros cuando llegan a la pubertad).

Una posible opción antes de la pubertad consiste en la congelación de tejido ovárico (extraer tejido ovárico mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio y congelarlo para el futuro). De hecho, esta es la única opción en la actualidad para conservar los óvulos de una niña si no ha alcanzado la pubertad, aunque este método es experimental. Incluso en las mujeres adultas, el injerto de tejido ovárico en el cuerpo de la mujer después del tratamiento ha resultado hasta el momento en muy pocos embarazos con éxito. Consulte el tema sobre “Congelación de tejido ovárico” en la sección llamada “Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer” para más información.

Tal vez usted quiera ver si hay otras opciones experimentales que podrían estar disponibles para su hija. Cuando usted consulte con un doctor en fertilidad, pregunte sobre cualquier estudio clínico que se esté llevando a cabo. Dependiendo del lugar donde viva, puede que tenga que viajar a una ciudad más grande o a un centro de investigación si desea tener la opción de una institución dedicada a la investigación.

Algunas niñas llegarán a la pubertad y comenzarán a tener períodos menstruales después del tratamiento del cáncer, aun sin medidas especiales para conservar la fertilidad, aunque es posible que necesiten realizarse un control de niveles hormonales para averiguar si son fértiles. Es mejor consultar con un especialista en fertilidad en forma temprana durante los años reproductivos de su hija, tan pronto entra en la pubertad. De estar disponibles, los óvulos maduros o embriones pueden ser congelados en ese momento para conservar su fertilidad en caso de que tenga una menopausia precoz. (Lea “Congelación de óvulos (oocitos)” y “Congelación de embriones” en la sección “Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer” para más información sobre estos productos).

Opciones después de la pubertad

Después de la pubertad, se pueden congelar óvulos o embriones de una niña. La mayoría de las niñas comienza la pubertad entre los 9 y los 15 años de edad.

Si se va a dirigir la radiación hacia el abdomen (vientre), algunas veces se pueden proteger los ovarios (lea “Protección de los ovarios” en la sección “Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer”. En algunos casos, los ovarios pueden ser quirúrgicamente desplazados a un lado, fuera de la zona de radiación. Después del tratamiento, los ovarios se pueden colocar nuevamente en su posición normal (o podrían moverse por sí solos (lea “Transposición ovárica” en la misma sección).

A algunas niñas les volverán sus períodos menstruales después del tratamiento del cáncer, aunque es posible que aún necesiten realizarse un control de niveles hormonales para averiguar si son fértiles. Algunas mujeres que son fértiles en los primeros años de edad adulta pueden entrar en una menopausia precoz antes de que tengan tiempo para formar una familia. Resulta importante que su hija sepa que aunque tenga períodos menstruales normales, es probable que aún necesite consultar con un especialista en fertilidad. Es mejor consultar con un especialista en forma temprana durante los años reproductivos de su hija, tan pronto entra en la pubertad. De estar disponibles, los óvulos maduros o embriones pueden ser congelados en ese momento para conservar su fertilidad en caso de que tenga una menopausia precoz. (Lea “Congelación de óvulos (oocitos)” y “Congelación de embriones” en la sección “Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer” para más información sobre estos productos).


Fecha de última actualización: 01/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 01/23/2014