La fertilidad en las mujeres con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer

La siguiente tabla muestra las opciones actuales para preservar la fertilidad antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Idealmente, las conversaciones sobre fertilidad deben llevarse a cabo antes del tratamiento, aunque sabemos que este no siempre es el caso.

Usted puede utilizar esta información para orientarse y luego hablar con su médico sobre sus opciones de fertilidad. En algunos casos, usted y su médico podrían decidir por más de una opción para tratar de conservar su fertilidad, especialmente si una opción tiene un índice de éxito bajo o desconocido. Asegúrese de entender los riesgos y las posibilidades de éxito de cualquier opción de fertilidad en la que esté interesado(a), y tenga en cuenta que ningún método funciona el 100% de las veces. Las mujeres casadas y las que tienen pareja de mucho tiempo pueden querer incluir dichas opciones en sus conversaciones y decisiones.

Esta tabla puede ayudarle a aprender más sobre sus opciones. Después de la tabla, se provee información detallada en orden alfabético sobre las distintas opciones.

Opciones de fertilidad para las mujeres con cáncer

Antes del tratamiento

Durante el tratamiento

Después del tratamiento

Congelación de óvulos (oocitos)

Procedimiento quirúrgico conservador de la fertilidad (para ciertas mujeres con cáncer de ovario)

Adopción+

Congelación de embriones

Tratamiento con hormonas liberadoras de gonadotrofina (GnRH)*

Óvulos de donantes

Tratamiento con hormonas liberadoras de gonadotrofina (GnRH)*

Tratamiento con anticonceptivo oral (pastilla para el control de la natalidad)*

Embriones de donantes.

Tratamiento con anticonceptivo oral (pastilla para el control de la natalidad)*

Protección de los ovarios

Embarazo natural

Congelación de tejido ovárico*

Cervicectomía radical (para ciertas mujeres con cáncer de cuello uterino)

Subrogación de vientre+

Transposición ovárica

 

Uso de sus propios óvulos congelados (vea “Congelación de óvulos [oocitos]”)

   

Uso de sus propios embriones congelados (vea “Congelación de embriones”)

   

Uso de su propio tejido ovárico (vea “Congelación de tejido ovárico ”)

* Experimental

+ Podría estar disponible en cualquier momento.

Adopción

Por lo general, la adopción es una opción para cualquier persona que quiera convertirse en padre. La adopción se puede llevar a cabo en su propio país por medio de una agencia pública, mediante un arreglo particular o a nivel internacional a través de agencias privadas. Algunas agencias se especializan en ubicar a niños con necesidades especiales, niños mayores o hermanos.

La mayoría de las agencias de adopción afirman que no excluyen a los sobrevivientes de cáncer como padres potenciales. Sin embargo, las agencias suelen requerir una carta de su médico que indique que usted no tiene cáncer ahora y que puede tener un período de vida saludable y una buena calidad de vida. Algunas agencias o países requieren que haya pasado un período sin tratamiento y sin cáncer antes de que un sobreviviente de cáncer pueda solicitar la adopción. Cinco años suele ser un período de tiempo promedio.

Durante el proceso de adopción hay que completar muchos documentos y a veces esto puede parecer abrumador. A muchas parejas les resulta útil asistir a clases de adopción o de crianza de hijos antes de la adopción. Estas clases pueden ayudarle a entender el proceso de adopción y darle la oportunidad de conocer a otras parejas que se encuentran en situaciones similares. El proceso lleva diferentes períodos de tiempo dependiendo del tipo de adopción que usted elija. La mayoría de las adopciones se pueden completar en 1 o 2 años.

Los costos de adoptar varían mucho, desde menos de $4,000 (para una agencia pública, cuidado de crianza o adopción de niños con necesidades especiales) hasta $50,000 (para algunas adopciones internacionales, incluyendo los gastos de viaje).

Usted puede encontrar una agencia que tenga experiencia en trabajar con sobrevivientes de cáncer. Claramente, hay cierta discriminación tanto en la adopción nacional como internacional. No obstante, la mayoría de los sobrevivientes de cáncer que quieren adoptar pueden hacerlo.

Óvulos de donantes

Cualquier mujer que tenga un útero sano y que pueda mantener un embarazo puede someterse a una fertilización in vitro (IVF; se extraen los óvulos maduros de los ovarios de una mujer, se unen a espermatozoides en el laboratorio, y entonces se colocan en el útero de una mujer para que se desarrollen) con óvulos de donante y espermatozoides de la pareja (o de un donante).

Los óvulos donados proceden de mujeres que se ofrecen como voluntarias para pasar por un ciclo de estimulación hormonal y que se recolecten sus óvulos. En los Estados Unidos, las donantes pueden dar a conocer su identidad o ser anónimas. Algunas parejas encuentran a sus donantes a través de programas en clínicas de fertilidad o en Internet. Algunas mujeres tienen una hermana, prima o amiga cercana que está dispuesta a donarle óvulos sin costo alguno.

Las donantes de óvulos deben ser examinadas de manera exhaustiva para ver si tienen enfermedades de transmisión sexual o enfermedades genéticas. Asimismo cada donante de óvulos debe ser evaluada por un profesional de la salud mental que esté familiarizado con el proceso de donación de óvulos. Estas pruebas son igualmente importantes para las donantes que son amigas o familiares. Asimismo, todos necesitarán estar de acuerdo con la relación que tendrá la donante con el niño, y asegurarse de que la donante no se vea presionada emocional o económicamente a donar sus óvulos. Usted quiere estar seguro de que todos estén de acuerdo sobre lo que se le dirá o no al niño en el futuro.

El éxito de la donación de óvulos depende de la sincronización cuidadosa del tratamiento hormonal (para preparar el revestimiento del útero) con la remoción y la fertilización de los óvulos de la donante. Si la mujer que recibe los óvulos donados tiene una insuficiencia ovárica (está en una menopausia permanente), debe tomar estrógenos y progesterona para preparar su útero para el embrión (o embriones). Los óvulos son extraídos de la donante y fecundados con el espermatozoide. Los embriones son transferidos a la receptora para que se produzca el embarazo. Después de la transferencia, la mujer continuará necesitando apoyo hormonal hasta que se desarrolle la placenta y pueda producir sus propias hormonas.

La donación de óvulos es a menudo un tratamiento exitoso para la infertilidad en la mujer que ya no puede producir óvulos sanos. El proceso completo de donación de óvulos, la fecundación de estos con espermatozoides y la implantación de los mismos por lo general lleva de 6 a 8 semanas por ciclo. El riesgo de salud más importante para las sobrevivientes de cáncer y los bebés es el riesgo de tener gemelos o trillizos. Los programas responsables pueden transferir solo 1 o 2 embriones para reducir este riesgo, congelando los demás para un ciclo futuro. El precio de un ciclo de donación de óvulos debe incluir el precio de la IVF más el pago a la donante de óvulos, pero es mejor averiguar con anticipación todos los costos (lea “El seguro médico y las preocupaciones económicas” en la sección titulada “Otros asuntos relacionados con la fertilidad que debe considerar”).

Embriones de donantes

Cualquier mujer que tiene un útero sano y que puede mantener un embarazo puede recibir una fertilización in vitro (IVF) con embriones de donantes. (IVF; un óvulo fecundado, un embrión, se coloca en el útero de una mujer para que se desarrolle). Este método permite que una pareja participen juntos en el embarazo y el nacimiento aunque ninguno de los padres tendrá una relación genética con el niño. Las donaciones de embriones normalmente provienen de una pareja que ha utilizado tecnologías de reproducción asistida y tienen embriones adicionales congelados. Cuando esa pareja ya ha concebido o por algún motivo decide no usar esos embriones congelados, puede decidir donarlos.

Un problema con esta opción consiste en que la pareja que dona el embrión puede no estar de acuerdo en realizar los mismos tipos de pruebas genéticas que habitualmente se les realizan a los donantes de óvulos o de espermatozoides y puede que no quiera proporcionar una historia clínica detallada. Por otro lado, los embriones son gratis, de modo que el sobreviviente del cáncer solo necesita pagar el costo de preparación de su útero y de implantación del embrión.

La mayoría de las mujeres que usan este procedimiento con embriones donados deben recibir tratamientos hormonales para preparar el revestimiento del útero para asegurarse de estar en el momento más propicio para la transferencia del embrión. El embrión es descongelado y transferido al útero de la mujer para que se desarrolle y crezca. Después que el embrión es transferido, la mujer continúa con el apoyo hormonal hasta que el análisis de sangre muestra que la placenta está produciendo hormonas por sí sola.

No hay ninguna investigación publicada sobre los índices de éxito de la donación de embriones, por lo que es importante que investiguen los índices de éxito de la IVF de los centros que usted planifica usar.

Congelación de óvulos (oocitos)

La congelación de óvulos (crioconservación de oocitos) es un método establecido para conservar la fertilidad en las mujeres, aunque no se ha usado tanto como la congelación de embriones (descrita más adelante). Puede que esta sea una buena opción para mujeres que no tienen una pareja.

Para este método, los óvulos maduros se extraen y se congelan antes de fecundarlos con espermatozoides. Este proceso también se llama banco de óvulos. Cuando la mujer esté lista para quedar embarazada, los óvulos se pueden descongelar, fertilizar e implantar en el útero.

Por lo general, la recolección de los óvulos toma varias semanas. Se pueden usar hormonas para hacer madurar varios óvulos a la vez. En la mayoría de las mujeres, esto significa comenzar un ciclo de inyecciones de hormonas 3 días antes del ciclo menstrual y continuarlo durante 2 a 3 semanas hasta que muchos óvulos estén maduros (a menudo alrededor de 12 óvulos en una mujer menor de 35 años de edad). Luego los óvulos se extraen durante una cirugía ambulatoria, por lo general con una anestesia suave (se le suministran medicamentos para dormirla mientras se lleva a cabo la cirugía). Se usa una ecografía para guiar una aguja a través de la parte superior de la vagina y hacia los ovarios para extraer los óvulos.

Es posible que algunas mujeres no puedan seguir el programa de inyecciones de hormonas descrito anteriormente. Esto puede incluir a mujeres que padecen cánceres de crecimiento rápido (que no pueden esperar de 2 a 3 semanas para comenzar el tratamiento) y mujeres con cáncer de seno que podrían estar en riesgo de que haya cierto crecimiento en sus tumores debido a los altos niveles de estrógeno causados por las inyecciones de hormonas. Una opción para estas mujeres consiste en seguir el ciclo natural de la maduración de óvulos. Para esto se usa una ecografía para seguir el progreso de la ovulación normal y se pueden extraer 1 o a veces 2 óvulos. Otra opción para las mujeres con cáncer de seno consiste en usar medicamentos, tales como inhibidores de la aromatasa o tamoxifeno, durante la estimulación hormonal para evitar que el estrógeno estimule el crecimiento de las células cancerosas. Se necesitan más estudios, pero los resultados hasta el momento no muestran que esto tenga ningún efecto perjudicial sobre el tratamiento de cáncer de seno de la mujer o en su supervivencia.

En comparación con la congelación de embriones, se conoce menos sobre la congelación de óvulos. Sin embargo, los métodos y las tasas de éxito de la congelación de óvulos han mejorado significativamente en los pasados años y se está realizando con más frecuencia en los Estados Unidos. Algunos centros de fertilidad han reportado tasas de éxito muy similares a las del uso de óvulos no congelados, especialmente en mujeres más jóvenes.

Algunos médicos congelan óvulos al mismo tiempo que congelan embriones.

Debido a que las mujeres más jóvenes tienen más óvulos y los óvulos tienden a ser más saludables, algunos centros establecen un límite de edad de treinta y tantos años para la congelación de óvulos. Esto varía según el centro.

Si está pensando en la congelación de óvulos, pregunte cuántos nacimientos vivos ha tenido el centro mediante la congelación de óvulos. Probablemente también quiera preguntar cuántos óvulos se necesitan, en promedio, para producir un nacimiento vivo. Asimismo, querrá saber el costo del procedimiento (incluyendo todos los medicamentos), los costos anuales de almacenamiento de los óvulos congelados y los costos estimados de la fecundación e implantación posterior. La congelación de óvulos por lo general es menos costosa que la congelación de embriones.

Un aviso importante sobre la congelación

Si usted tiene óvulos congelados, es importante que se mantenga en contacto con el centro de crioconservación para asegurarse de pagar cualquier tarifa anual de almacenamiento y que su dirección esté actualizada. Una vez que la pareja esté preparada para tener un hijo, los óvulos congelados se envían a su especialista en fertilidad.

Crioconservación de oocitos inmaduros

Se cree que los óvulos inmaduros podrían congelarse mejor. Debido a que están menos desarrollados y son menos frágiles, estos óvulos podrían resistir mejor los procesos de congelación y descongelación que los óvulos maduros. Los oocitos inmaduros se pueden recolectar en cualquier momento (no se necesita estimulación hormonal). Debido a esto, los investigadores también están estudiando si los oocitos inmaduros se pueden recolectar, y si pueden madurar en el laboratorio (en vez de en la mujer) para luego congelarlos. Esto evita que la mujer tenga que recibir estimulación hormonal para esperar a que los óvulos maduren naturalmente en su cuerpo.

Los oocitos inmaduros se extraen por medio de una aguja que se coloca a través de la vagina y hacia el ovario. Se usa una ecografía para guiar la aguja. Los óvulos se aspiran con la aguja y luego se congelan o se maduran para congelarlos. Cuando la mujer esté lista, sus óvulos se descongelan, se maduran en el laboratorio (si no se hace antes de la congelación), se fecundan, y luego se implantan en el útero. Los investigadores están estudiando este método, y en la actualidad se sigue considerando experimental. Hasta el momento hay pocos informes demostrando que este método ha resultado en nacimientos vivos.

Congelación de embriones

La congelación de embriones o crioconservación de embriones, es hoy en día el método más común y exitoso para conservar la fertilidad en una mujer. Óvulos maduros son extraídos de los ovarios de la mujer y fecundados en el laboratorio. Esto se llama fecundación in vitro (IVF, por sus siglas en inglés). Luego los embriones son congelados para ser usados después del tratamiento del cáncer. Esta opción tiene buenos resultados para las mujeres que ya tienen una pareja, aunque para las mujeres solteras también se pueden congelar embriones usando espermatozoides de un donante.

El proceso de recolectar óvulos para la congelación de embriones es muy similar al de la congelación de óvulos (lea información anterior). Los óvulos se extraen durante una cirugía ambulatoria, por lo general con una anestesia suave (se le suministran medicamentos para dormirla mientras se lleva a cabo la cirugía). Se usa una máquina de ecografía para observar los ovarios y los sacos con fluidos (folículos) que contienen los óvulos maduros. Una aguja es guiada a través de la parte superior de la vagina, y hacia el interior de cada folículo para extraer los óvulos. Los óvulos son fecundados, luego congelados y almacenados.

Dado que es muy probable que cada óvulo pueda producir un solo embrión en el mejor de los casos, la mujer tendrá una mejor posibilidad de un embarazo exitoso si se almacenan varios embriones. Se pueden usar hormonas para hacer madurar varios óvulos a la vez. En la mayoría de las mujeres, esto significa comenzar un ciclo de inyecciones de hormonas durante los 3 días antes de empezar el ciclo menstrual y continuarlo durante 2 a 3 semanas hasta que muchos óvulos estén maduros (frecuentemente alrededor de 12 óvulos en una mujer menor de 35 años de edad).

Sin embargo, algunas mujeres que tienen cánceres de crecimiento rápido no pueden esperar de 2 a 3 semanas para iniciar el tratamiento. Y las mujeres con cáncer de seno pueden correr el riesgo de que haya cierto crecimiento en sus tumores durante los ciclos de IVF debido a los altos niveles de estrógeno causados por las inyecciones de hormonas. En estos casos, una opción es la “IVF en ciclo natural” en la cual se usan ecografías para seguir el progreso de la ovulación normal y se puede extraer 1 o a veces 2 óvulos. Otra opción para las mujeres con cáncer de seno consiste en usar medicamentos, tales como inhibidores de la aromatasa o tamoxifeno, durante la estimulación hormonal para evitar que el estrógeno estimule el crecimiento de las células cancerosas. Se necesitan más estudios, pero los resultados hasta el momento no muestran que esto tenga ningún efecto perjudicial sobre el tratamiento de cáncer de seno de la mujer o en su supervivencia.

Los índices de embarazos exitosos varían de un centro a otro. Por lo general, los centros con más experiencia tienen mejores índices de éxito. También los costos varían (lea “El seguro médico y las preocupaciones económicas” en la sección titulada “Otros asuntos relacionados con la fertilidad que debe considerar” para más información).

Un aviso importante sobre la congelación

Si usted tiene embriones congelados, es importante que se mantenga en contacto con el centro de crioconservación para asegurarse de pagar cualquier tarifa anual de almacenamiento y que su dirección esté actualizada. Una vez que la pareja esté preparada para tener un hijo, los embriones congelados se envían a su especialista en fertilidad.

Cirugía para conservar la fertilidad (para el cáncer de ovario)

Este tipo de cirugía podría ser una opción para mujeres jóvenes con cáncer de ovario en un solo ovario. El cáncer debe ser de uno de los tipos de cáncer de crecimiento lento y con menos probabilidades de propagación, como tumor limítrofe, de bajo potencial maligno, tumores de células germinales o tumores de células estromales (generalmente de grado 1 y algunos cánceres epiteliales de ovario de grado 2).

En este caso, el cirujano puede extirpar solo el ovario con cáncer, dejando el ovario sano y el útero en su lugar. Los estudios han descubierto que esto no afecta la supervivencia a largo plazo, y permite la fertilidad en el futuro. Si existe el riesgo de que el cáncer regrese, se puede extirpar el ovario remanente después de que la mujer haya terminado de tener hijos.

Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (supresión ovárica)

El objetivo de este tratamiento es provocar que los ovarios dejen de funcionar durante el tratamiento para ayudar a protegerlos de los efectos dañinos del tratamiento. Se espera que la reducción de la actividad en los ovarios durante el tratamiento reduzca el número de óvulos que son dañados de modo que las mujeres puedan reanudar los ciclos menstruales normales después del tratamiento.

Los agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH) son medicamentos hormonales de acción prolongada que se pueden usar para provocar que una mujer entre en la menopausia por un corto tiempo. Estas hormonas por lo general se suministran en una inyección mensual un par de semanas antes del inicio de la quimio o radioterapia pélvica. El tratamiento con hormonas liberadoras de gonadotrofina (GnRH) se suministra cada mes durante todo el tiempo que una mujer está recibiendo tratamiento para el cáncer.

Los estudios sugieren que este método podría ayudar a prolongar la fertilidad en algunas mujeres, especialmente en quienes tienen 35 años de edad o menos, sin embargo los resultados no están claros y se necesitan más investigaciones para comprobar su utilidad.

Este tratamiento es experimental, y las mujeres que quieran probarlo tal vez deban considerar participar en un estudio clínico que analice el tratamiento GnRH. Si se utiliza este tratamiento, es mejor hacerlo con otro método más de conservación de la fertilidad como la congelación de embriones.

Este tratamiento es muy costoso y los medicamentos pueden hacer que los huesos de la mujer se debiliten si se emplea durante más de 6 meses.

Embarazo natural

Después del tratamiento del cáncer, el cuerpo de una mujer puede recuperarse naturalmente y producir óvulos maduros que pueden ser fecundados. El equipo de médicos puede recomendar que espere de 6 meses a 5 años antes de tratar de quedar embarazada. Esto a menudo se basa en el hecho de que el riesgo de que el cáncer regrese (recurrencia) suele ser mayor en los primeros 2 a 5 años después del tratamiento. La cantidad de tiempo depende del tipo de cáncer y del tratamiento que recibió.

Las mujeres que han recibido quimio o radiación a la pelvis también corren riesgo de tener una menopausia repentina y precoz aún después de comenzar a tener nuevamente sus ciclos menstruales. La menopausia puede comenzar de 5 a 20 años antes de lo esperado. Debido a esto, las mujeres mayores de 35 años tal vez quieran consultar con sus médicos para saber el tiempo que deben esperar para tratar de quedar embarazadas y el porqué de la espera. Es mejor tener esta conversación con el médico antes de continuar con un plan de embarazo.

Tratamiento con anticonceptivo oral (pastilla para el control de la natalidad)

Algunos oncólogos recetan anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas) antes y durante el tratamiento del cáncer, esperando que reduzcan la actividad en el ovario y guarden los óvulos. El concepto es similar al del tratamiento con agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH) que se describió anteriormente, aunque para este método existe evidencia científica limitada, y se necesita más investigación. Algunos estudios publicados sugieren que no reduce la infertilidad.

Aun así, los anticonceptivos orales a veces pueden ser útiles durante la quimioterapia: pueden ayudar a controlar el sangrado menstrual cuando los recuentos sanguíneos de la mujer están bajos y a reducir el riesgo de embarazo accidental durante el tratamiento.

Tenga en cuenta que las hormonas en las pastillas anticonceptivas no se recomiendan para las mujeres con cánceres que podrían ser estimulados por hormonas, como el cáncer de seno. Los anticonceptivos orales también pueden aumentar el riesgo de coágulos de sangre, un riesgo que ya puede estar incrementando debido al cáncer y a los efectos de su tratamiento.

Protección de los ovarios

Este método de protección de los ovarios se puede emplear durante la radiación total al cuerpo que a veces es parte del trasplante de médula ósea y de células madre. Para evitar que la radiación afecte directamente a los ovarios, se coloca un delantal o escudo que proporciona una barrera protectora sobre la parte inferior del abdomen (vientre de la paciente).

Algunos estudios pequeños han demostrado que la protección de los ovarios conserva la función ovárica y no parece aumentar el riesgo de que el cáncer regrese. No obstante, este método reduce la dosis de radiación a la pelvis, y se ha sugerido que no se haga la protección en mujeres con leucemia activa.

Se necesitan más estudios para saber si la protección de los ovarios es eficaz y si es segura.

Congelación de tejido ovárico

La congelación de tejido ovárico es experimental y se puede hacer en niñas de poca edad que no han alcanzado la pubertad. Se extirpa todo o parte de un ovario mediante laparoscopía (una cirugía menor donde se hace pasar un tubo delgado y flexible a través de una pequeña incisión cerca del ombligo para llegar y examinar la pelvis). Por lo general, el tejido ovárico es cortado en pequeñas tiras, congelado y almacenado.

Después del tratamiento del cáncer, el tejido ovárico se puede descongelar y colocar cerca de las trompas de Falopio o en otra parte del cuerpo, como el abdomen (vientre) o el antebrazo. Una vez que el tejido trasplantado comienza a funcionar nuevamente, los óvulos se pueden recolectar y fertilizar en el laboratorio. En otro método, se congela todo el ovario con la idea de volver a colocarlo en el cuerpo de la mujer después del tratamiento, aunque esto aún no se ha hecho en humanos.

La extracción de tejido ovárico generalmente no requiere estadía en el hospital. Se puede hacer tanto antes como después de la pubertad. Este es todavía un procedimiento experimental y hasta el momento solo ha producido un pequeño número de nacimientos vivos. Los médicos actualmente están estudiando cuáles son los mejores métodos para tener éxito. La congelación rápida (vitrificación) de tejido ha mejorado significativamente los resultados en comparación con los métodos anteriores de congelación lenta.

El tejido ovárico desarrolla un nuevo suministro de sangre y produce hormonas después de ser trasplantado, pero parte del tejido normalmente muere y puede durar de unos meses a varios años. Debido a que duran tan poco tiempo, los tejidos ováricos normalmente solo son trasplantados cuando la mujer está preparada para intentar quedar embarazada.

Actualmente, no se recomienda la congelación y el trasplante de tejido ovárico para mujeres con cánceres de la sangre (tales como leucemias o linfomas) o cáncer de ovario debido al riesgo que conlleva colocar células cancerosas de regreso en el cuerpo con tejido congelado.

Los costos de la congelación de tejido ovárico son muy variables, por lo que querrá preguntar sobre los costos de congelación y de almacenamiento anual así también como los gastos de extirpación y de trasplante. En algunas pacientes, se puede extraer el tejido ovárico como parte de otra cirugía necesaria de modo que una parte del costo estaría cubierta por el seguro médico.

Transposición ovárica

Transposición ovárica significa alejar los ovarios de la zona que será tratada con radiación. Es una opción convencional para niñas o mujeres que van a recibir radiación en la pelvis. Este procedimiento se puede emplear tanto antes como después de la pubertad.

A menudo, este procedimiento se hace como cirugía ambulatoria y no requiere hospitalización (a menos que se haga como parte de una operación mayor). Los cirujanos usualmente desplazarán los ovarios por encima y a un lado de la zona pélvica central.

Para este procedimiento, los índices de éxito por lo general se han medido de acuerdo con el porcentaje de mujeres que recobraron sus períodos menstruales, no por la capacidad de tener un nacimiento vivo. Por lo general, aproximadamente la mitad de las mujeres comienza a menstruar de nuevo.

Es difícil calcular los costos de la transposición ovárica, debido a que este procedimiento en ocasiones se puede llevar a cabo durante otra cirugía que está cubierta por el seguro médico. Generalmente es mejor mover los ovarios justo antes de iniciar la radioterapia, ya que con el tiempo tienden a volver a ubicarse en su antiguo sitio.

Cervicectomía uterina radical

La cervicectomía uterina radical es una opción para las pacientes con cáncer de cuello uterino que tienen tumores localizados muy pequeños. El cuello uterino se extrae, pero el útero y los ovarios no, y se conecta el útero a la parte superior de la vagina. Se realiza una sutura o se utiliza una cinta especial que se envuelve alrededor de la parte inferior del útero para que actúe como cuello uterino. Una pequeña abertura permite que la sangre de su periodo salga y que los espermatozoides entren al útero para fertilizar un óvulo. Esto se hace durante la cirugía para tratar el cáncer de cuello uterino. Por lo tanto, el seguro médico debe cubrir parte de los costos. Consulte con su médico sobre esto.

La cervicectomía uterina parece ser tan exitosa como la histerectomía radical (extirpación del útero y el cuello uterino) en el tratamiento del cáncer de cuello uterino en algunas mujeres. Las mujeres pueden quedar embarazadas después de la cirugía, sin embargo, corren el riesgo de tener abortos espontáneos y nacimientos prematuros debido a que la abertura al útero probablemente no cierre tan fuertemente o tan bien como antes. Estas mujeres necesitarán atención obstétrica especializada cuando estén embarazadas, y será necesario que el bebé nazca mediante cesárea.

Subrogación de vientre

La subrogación de vientre es una opción para las mujeres que no pueden llevar adelante un embarazo, ya sea porque su útero ya no funciona o porque de quedar embarazadas correrían un alto riesgo debido a un problema de salud. Existen 2 tipos de madres de alquiler:

    Una portadora gestacional es una mujer saludable que recibe los embriones creados del óvulo y esperma de los futuros padres. La portadora gestacional no le aporta su propio óvulo al embrión y no tiene relación genética con el bebé.

    Una madre de alquiler tradicional es por lo general una mujer que se embaraza por medio de inseminación artificial con el espermatozoide del hombre de la pareja que criará al niño. El óvulo es fertilizado con el espermatozoide en el laboratorio para que ella continúe con el embarazo. Ella es la madre genética del bebé.

La subrogación de vientre puede ser un proceso legalmente complicado y costoso. Las leyes de subrogación de vientres varían, por lo que es importante contar con un abogado que le ayude a hacer los arreglos legales con su madre de alquiler. Usted debe tener en cuenta las leyes del estado donde vive la madre de alquiler, del estado donde nacerá el niño y del estado donde usted vive. También es muy importante que la madre de alquiler sea evaluada y reciba el apoyo de un profesional experto en salud mental como parte del proceso. Son muy pocos los contratos de subrogación de vientre que no salen bien, pero cuando esto sucede, generalmente es porque esta evaluación no fue realizada.


Fecha de última actualización: 01/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 01/23/2014