La fertilidad en los hombres con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo conservar la fertilidad en niños y adolescentes con cáncer

Los padres de los niños que son diagnosticados con cáncer enfrentan muchos problemas difíciles en un momento de mucha tensión emocional. Por lo general suelen estar tan concentrados en el tratamiento y en la supervivencia de su hijo que resulta difícil pensar más allá del presente. Sin embargo aproximadamente 4 de cada 5 niños que reciben tratamiento para el cáncer viven mucho tiempo y la infertilidad puede convertirse en un problema para los sobrevivientes cuando llegan a ser adultos jóvenes.

Consulte con el médico de su hijo acerca del riesgo de infertilidad con el tratamiento específico del cáncer que él va a recibir. Algunas veces, el tratamiento del cáncer puede causar infertilidad total.

Cómo comunicarse con un niño o un adolescente sobre la fertilidad

El equipo oncológico no solo debe conversar sobre el tema de la fertilidad con los padres, sino también debe mencionarlo al niño tan pronto sea lo suficientemente mayor como para entender. Si él no es lo suficientemente mayor como para conversar sobre el tema de la fertilidad mientras está siendo tratado por el cáncer, es posible que sea necesario que los padres se lo comenten cuando comience a transitar la pubertad. Una visita de seguimiento en la clínica oncológica suele ser una buena oportunidad para plantear el tema.

Dada la oportunidad, muchos padres querrán preservar la fertilidad de sus hijos. Si el niño es lo suficientemente mayor como para entender el tema de la fertilidad cuando recibe tratamiento, se le debe preguntar si está de acuerdo con dicho tratamiento. Aunque él no esté capacitado para dar su consentimiento legal pleno debido a su edad, el niño que entiende debe por lo general estar de acuerdo (esto se llama asentir) antes de que pueda llevar a cabo un procedimiento. Los padres también deben dar su consentimiento antes del procedimiento, una vez que les han comunicado los riesgos, las complicaciones, los índices de éxitos y de fracaso.

Opciones antes de la pubertad

Aunque es un área que se ha estudiado, actualmente no existen opciones que hayan sido probadas para preservar la fertilidad en niños que no hayan llegado a la pubertad. Los estudios han descubierto que el volumen testicular, y no la edad o los niveles de hormonas reproductoras, es la mejor manera de saber si un niño puede producir espermatozoides. Se ha sugerido que a todos los niños con volúmenes testiculares de más de 5 ml se les debe ofrecer almacenar sus espermatozoides en un banco de semen antes del tratamiento del cáncer (esto es algo que tal vez usted quiera consultar con el médico de su hijo).

La congelación de tejido testicular (crioconservación testicular) se ha usado en niños pequeños, aunque hasta el momento no hay informes que indiquen que se haya logrado reimplantar exitosamente este tejido en el testículo después del tratamiento o de que se haya podido engendrar un niño como resultado de la crioconservación.

Tal vez usted quiera verificar las opciones experimentales que podrían estar disponibles para más información. Cuando usted consulte con un doctor en fertilidad, pregunte sobre cualquier estudio clínico que se esté llevando a cabo. Dependiendo del lugar donde viva, puede que tenga que viajar a una ciudad más grande o a un centro de investigación si desea tener la opción de utilizar una instalación dedicada a la investigación.

Opciones después de la pubertad

Conservación de espermatozoides

Cuando los niños pasan por la pubertad, comienzan a producir espermatozoides maduros. La mayoría de los niños tienen espermatozoides en su semen alrededor de los 13 años de edad. Si un niño ya ha pasado por la etapa de la pubertad, el banco de semen es una buena opción, debido a que las muestras congeladas no se dañan por estar almacenadas durante mucho tiempo.

No obstante, se debe tomar en cuenta tanto la madurez emocional como la física del niño. Los adolescentes menores suelen ponerse muy ansiosos por tener que masturbarse para producir una muestra de semen, especialmente si deben hablar al respecto con sus padres o si no lo han hecho anteriormente. A algunos adolescentes les suele resultar más fácil si les dan un vibrador para que lo usen en la sala de recolección de semen. También se ha utilizado la electro-eyaculación o aspiración epididimal de espermatozoides. Lea “Electro-eyaculación” y “La extracción testicular de espermatozoides y aspiración epididimal de espermatozoides” en la sección “¿Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer?” para más información.

La pubertad y más allá de la pubertad

Aun cuando no se tomen medidas especiales para conservar la fertilidad, muchos niños tienen una pubertad normal después del tratamiento del cáncer y pueden tener hijos en forma natural. Después del comienzo de la pubertad, el médico puede examinar el semen de su hijo para ver si está produciendo espermatozoides. Aún si no produce cantidades normales de espermatozoides, es posible extraer los espermatozoides de su hijo quirúrgicamente para fecundar un óvulo.


Fecha de última actualización: 01/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 01/23/2014