La fertilidad en los hombres con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer

La siguiente tabla muestra las opciones actuales para preservar la fertilidad antes, durante y después del tratamiento del cáncer. Idealmente, las conversaciones sobre fertilidad deben llevarse a cabo antes del tratamiento, pero sabemos que este no siempre es el caso.

Usted puede utilizar esta información para orientarse y luego hablar con su médico sobre sus opciones de fertilidad. En algunos casos, usted y su médico podrían elegir más de una opción para tratar de conservar su fertilidad, especialmente si una opción tiene un índice de éxito bajo o desconocido. Asegúrese de entender los riesgos y las posibilidades de éxito de cualquier opción de fertilidad en la que esté interesado(a), y tenga en cuenta que ningún método funciona el 100% de las veces. Los hombres casados y aquellos que tienen pareja de mucho tiempo pueden querer incluir dichas opciones en sus conversaciones y decisiones.

Esta tabla puede ayudarle a aprender más sobre sus opciones. Después de la tabla, se provee información detallada en orden alfabético sobre las distintas opciones.

Opciones de fertilidad para los hombres con cáncer

Antes del tratamiento

Durante el tratamiento

Después del tratamiento

Banco de semen

Protección contra la radiación

Adopción+

Extracción testicular de espermatozoides (TESE) o aspiración epididimal de espermatozoides*

 

Recolección de espermatozoides de la orina*

Congelación de tejido testicular*

 

Semen de donante

   

Embarazo natural

   

Electro-eyaculación*

   

Uso de espermatozoides almacenados (lea Banco de semen)

   

Extracción testicular de espermatozoides (TESE) o aspiración epididimal de espermatozoides*

* Experimental

+ Puede estar disponible en cualquier momento.

Adopción

Por lo general, la adopción es una opción para cualquier persona que quiera convertirse en padre. La adopción se puede llevar a cabo en su propio país por medio de una agencia pública, mediante un arreglo particular o a nivel internacional a través de agencias privadas. Algunas agencias se especializan en ubicar a niños con necesidades especiales, niños mayores o hermanos.

La mayoría de las agencias de adopción afirman que no excluyen a los sobrevivientes de cáncer como padres potenciales. Sin embargo, las agencias suelen requerir una carta de su médico que indique que usted no tiene cáncer ahora y que puede tener un período de vida saludable y una buena calidad de vida. Algunas agencias o países requieren que haya pasado un período sin tratamiento y sin cáncer antes de que un sobreviviente de cáncer pueda solicitar la adopción. Cinco años suele ser un período de tiempo promedio.

Durante el proceso de adopción hay que completar muchos documentos y a veces esto puede parecer abrumador. A muchas parejas les resulta útil asistir a clases de adopción o de crianza de hijos antes de la adopción. Estas clases pueden ayudarle a entender el proceso de adopción y darle la oportunidad de conocer a otras parejas que se encuentran en situaciones similares. El proceso lleva diferentes períodos de tiempo dependiendo del tipo de adopción que usted elija. La mayoría de las adopciones se pueden completar en 1 o 2 años.

Los costos de adoptar varían mucho, desde menos de $4,000 (para una agencia pública, cuidado de crianza o adopción de niños con necesidades especiales) hasta $50,000 (para algunas adopciones internacionales, incluyendo los gastos de viaje).

Usted puede encontrar una agencia que tenga experiencia en el trabajo con sobrevivientes de cáncer. Claramente, hay cierta discriminación tanto en la adopción nacional como internacional. No obstante, la mayoría de los sobrevivientes de cáncer que quieren adoptar pueden hacerlo.

Recolección de espermatozoides de la orina

Algunas veces los nervios que son necesarios para eyacular el semen o para cerrar la válvula en la parte inferior de la vejiga son afectados durante la cirugía para el cáncer. Cuando esto ocurre, el hombre sigue produciendo semen, pero este no sale del pene en el momento del orgasmo. En cambio, se expulsa hacia atrás al interior de la vejiga (llamado eyaculación retrógrada). Esto no es doloroso ni perjudicial, aunque la orina puede lucir turbia ya que el semen se mezcla con la orina.

Es posible que los especialistas en fertilidad puedan recolectar espermatozoides de la orina de estos hombres y usarlos para fertilizar a los óvulos de sus parejas femeninas en el laboratorio a través de fertilización in vitro (IVF). En la IVF, se extraen los óvulos maduros de los ovarios de una mujer, se unen a espermatozoides en el laboratorio, y entonces se colocan en el útero de una mujer para que se desarrollen.

Semen de donante

La forma más simple y menos costosa para que los hombres que son infértiles después del tratamiento del cáncer se conviertan en padres es usar el semen de un donante (también llamado inseminación de donante). Los principales bancos de semen en los Estados Unidos recogen semen de hombres jóvenes que han pasado por exámenes exhaustivos de control de salud física, historia clínica familiar, antecedentes educativos y emocionales e incluso por algunas pruebas genéticas. También se les realizan pruebas en busca de enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH (el virus que causa el SIDA) y virus de hepatitis B y C. Las parejas pueden elegir a un donante que permanecerá anónimo o a uno que esté dispuesto a tener contacto con el niño en el futuro. El espermatozoide de un donante anónimo por lo general es menos costoso.

Generalmente la inseminación intrauterina con semen de un donante se lleva a cabo en el consultorio médico. La muestra purificada de espermatozoide es colocada directamente en el útero de la mujer a través de un tubo pequeño y flexible. Si es necesario, el médico de la mujer puede recetarle hormonas para hacer madurar a más de un óvulo, lo cual aumentará la probabilidad de un embarazo. Los índices de éxito son buenos, y la mayoría de las mujeres menores de 35 años de edad que no tienen problemas de fertilidad quedan embarazadas en un promedio de 3 a 6 ciclos.

El costo del semen donado varía, pero en promedio cuesta aproximadamente de $200 a $700 dólares estadounidenses por muestra, lo cual no incluye el costo de la inseminación ni el costo de las hormonas para la mujer. Asegúrese de solicitar una lista de todas las tarifas y costos dado que varían de un banco de semen a otro (lea “El seguro médico y las preocupaciones económicas” en la sección titulada “Otros asuntos relacionados con la fertilidad que debe considerar”.

Electro-eyaculación

La electro-eyaculación es aún un procedimiento experimental, y solo se han reportado pocos casos de embarazos exitosos.

Después de ciertas cirugías para el cáncer, el hombre sigue produciendo semen, pero este no sale del pene en el momento del orgasmo (clímax). En estos casos, los especialistas en fertilidad podrían recolectar espermatozoides mediante eyaculación por estimulación eléctrica, o electro-eyaculación.

También es posible usar esta técnica en pacientes jóvenes con cáncer que no pueden producir muestras de semen (para el banco de semen) con la ayuda de la masturbación, pero actualmente esta no es una práctica común.

Para este procedimiento, se usan medicamentos para que usted duerma profundamente. Luego se coloca una sonda en el recto y se aplica una corriente eléctrica de bajo voltaje para estimular la eyaculación. El semen que se obtiene se puede usar para inseminación intrauterina (se coloca el espermatozoide en el útero de una mujer para fertilizar un óvulo de forma natural) o para fertilización in vitro (se extraen los óvulos maduros de los ovarios de una mujer, se unen a espermatozoides en el laboratorio, y entonces se colocan en el útero de una mujer para que se desarrollen).

La electro-eyaculación puede causar la formación de cicatrices, por lo que no se usa con frecuencia. Este se debe llevar a cabo con una máquina especial que está disponible únicamente en algunas clínicas de fertilidad.

Impregnación natural

Es posible lograr el embarazo de una mujer durante y después del tratamiento del cáncer. Sin embargo, el semen de un hombre podría estar en un mayor riesgo de daño genético durante el tratamiento y poco tiempo después.

Su equipo de médicos podría recomendar que espere entre 1 a 5 años antes de tratar de engendrar un hijo. La duración exacta de tiempo se desconoce y depende del tipo de cáncer y del tratamiento que recibió. Es mejor hablar con su equipo de médicos y su pareja antes de continuar con un plan de embarazo.

Protección contra la radiación

En ocasiones es posible conservar la fertilidad en los hombres que están recibiendo tratamientos con radiación que enfocan los rayos sobre una zona muy pequeña. Para quienes reciben radiación en la pelvis, los testículos se pueden proteger con un escudo de plomo. Si se dirige radiación a un testículo (como en el caso de algunos cánceres testiculares), se puede proteger el otro testículo.

Si está recibiendo radiación cerca de sus testículos, el riesgo de daño a los espermatozoides es incierto. Los médicos suelen aconsejar a los hombres que eviten dejar embarazada a una mujer durante el tratamiento y algunas semanas después.

Hable con su equipo de cáncer acerca de los planes para tratamientos con radiación y del riesgo de infertilidad con el tipo de tratamiento que va a recibir. Puede que usted quiera conservar espermatozoides en un banco para aumentar las probabilidades de una concepción exitosa más adelante.

Banco de semen

El banco de semen es el único método de preservación de la fertilidad para hombres que está firmemente establecido. Consiste en una forma bastante fácil y eficaz para que los hombres que han pasado la pubertad almacenen espermatozoides para uso futuro. Por lo general se ofrece a hombres jóvenes antes del tratamiento del cáncer, pero si usted sabe que probablemente querrá procrear un hijo en el futuro, no deje de preguntar al respecto. Su médico puede recomendar un banco de semen o usted puede encontrar uno en Internet (consulte la sección “¿Cómo puedo obtener más información?” al final de este documento).

Muchos hombres pueden almacenar espermatozoides aun si estos tienen una calidad o cantidad reducida. Esta opción también puede funcionar para niños tan jóvenes como de 12 o 13 años de edad, siempre que hayan pasado por la pubertad.

En el banco de espermatozoides, el hombre proporciona una o más muestras de su semen. El semen se puede recolectar cada 24 a 48 horas. Esto por lo general se lleva a cabo en una sala privada en una instalación del banco de semen u hospital. El hombre eyacula (tiene un clímax) mediante masturbación o con la ayuda de una pareja. El semen se recoge en un recipiente estéril. Si un hombre se encuentra cerca de un banco o laboratorio de espermatozoide, puede recoger una muestra y traerla rápidamente, normalmente antes de una hora, manteniéndola a temperatura ambiente durante ese tiempo.

Si un hombre vive lejos de un laboratorio o banco de espermatozoides, podría usar un kit de envío por correo. Algunos bancos proporcionan estos kits. El hombre recoge su muestra en casa, la mezcla con una sustancia química especial de protección y la envía por correo expreso al banco de semen de inmediato.

Una vez que el banco de espermatozoides obtiene la muestra, le realizan una prueba para ver cuántos espermatozoides contiene (esto es el recuento de espermatozoides), qué porcentaje de los mismos puede nadar (lo cual se llama motilidad) y cuántos tienen forma normal (llamado morfología). Los espermatozoides luego son congelados y almacenados.

El banco de semen es una opción para los hombres que tal vez quieran tener hijos después de finalizar el tratamiento del cáncer, aun cuando no estén seguros de esto actualmente. Al almacenar los espermatozoides, pueden decidir con posterioridad. Si las muestras no se utilizan, se pueden descartar o donar para llevar a cabo investigaciones.

Problemas en la donación de espermatozoides

Algunos hombres tienen problemas cuando tratan de donar espermatozoides. Los médicos a veces pueden ayudar a los hombres que tienen problemas con la auto-estimulación en una situación de presión o que no eyaculan normalmente. Para estos hombres, es posible que los médicos puedan recoger el semen mediante el uso de la estimulación eléctrica (lea “Electro-eyaculación”) o cirugía microscópica (lea “La extracción testicular de espermatozoides y aspiración epididimal de espermatozoides” más adelante).

La recolección de espermatozoides durante las relaciones sexuales puede ser un problema porque se pueden mezclar bacterias con la muestra. Pero si un hombre no puede recoger semen de ninguna otra forma, algunos laboratorios aceptarán una muestra recogida en un condón especial de silicona que se usa durante la relación sexual.

Los adolescentes jóvenes suelen ponerse muy nerviosos al ir a un banco de espermatozoides para dar una muestra de semen. Tener un padre en la sala de espera, incluso una mamá o papá que le brindan apoyo, puede dificultar aún más el proceso. A menudo resulta mejor que un hermano mayor o amigo adulto acompañe al adolescente.

El éxito en el uso de espermatozoides congelados

Los índices de éxito de los tratamientos por infertilidad con espermatozoides congelados varían y dependen de la calidad de los espermatozoides después de descongelarse. En general, el espermatozoide que es recogido antes del tratamiento del cáncer tiene las mismas probabilidades de iniciar un embarazo que el espermatozoide de los hombres que no tienen cáncer. La conservación de espermatozoides en bancos ha resultado en miles de embarazos, sin tasas inusuales de defectos congénitos o problemas de salud en los niños. Una vez que el espermatozoide es almacenado, se mantiene en buen estado durante décadas.

Manténgase en contacto con su banco de espermatozoides

Es importante mantenerse en contacto con el banco de espermatozoides para que se paguen las tarifas anuales de almacenamiento y para que su dirección esté actualizada. Una vez que la pareja esté preparada para tener un hijo, el espermatozoide congelado es enviado a su especialista en fertilidad.

El uso de semen para inseminación intrauterina

Si la muestra descongelada contiene al menos 2 millones de espermatozoides mótiles (que nadan activamente), esta se puede usar para la inseminación intrauterina. Los espermatozoides descongelados son lavados, concentrados y colocados en una solución estéril. Cuando la mujer está en su momento más fértil del mes, un médico o enfermera colocan este líquido en su útero haciendo pasar un tubo delgado (llamado catéter) a través de la pequeña abertura en su cuello uterino. Esto normalmente lleva unos pocos minutos en un consultorio médico. En ocasiones la mujer toma hormonas para hacer madurar a más de un óvulo antes de que el espermatozoide sea colocado en su útero para aumentar la probabilidad de embarazo. Esto se llama superovulación.

El uso de semen para fertilización in vitro

Incluso unos pocos espermatozoides que sobreviven el proceso de congelación y descongelación pueden ser suficientes para concebir si realmente el espermatozoide se inyecta en el óvulo. Esta técnica de inyección se llama IVF-ICSI, lo que significa fertilización in vitro con inyección intracitoplasmática de espermatozoides. A veces se le refiere como ICSI.

La mujer se aplica inyecciones de hormonas durante aproximadamente 3 semanas para madurar muchos óvulos. Los óvulos se extraen mediante una cirugía menor. En el laboratorio, se inyecta un espermatozoide de aspecto sano en cada óvulo. Aproximadamente 3 de cada 5 óvulos fecundados se convertirán en embriones. Estos embriones se pueden volver a colocar en el útero de la mujer durante ese ciclo o se pueden congelar para uso futuro.

Muchos sobrevivientes de cáncer tienen un recuento bajo de espermatozoides y una disminución de la motilidad de los espermatozoides después de tratamiento. Si no hay muestras de espermatozoides almacenadas en un banco, la IVF-ICSI puede ser una buena forma de manejar estos cambios en los espermatozoides.

Limitaciones de los bancos de espermatozoides

Cánceres de crecimiento rápido: si usted tiene un cáncer de crecimiento rápido como leucemia aguda (AML o ALL), es posible que esté demasiado enfermo o que no tenga tiempo para almacenar muestras de semen antes de comenzar el tratamiento del cáncer.

Enfermedades infecciosas: muchos bancos de espermatozoides no aceptan muestras de hombres que tienen VIH o hepatitis B, pero algunos bancos tienen áreas especiales de almacenamiento a una tarifa un poco mayor. Se deben comunicar los riesgos a las mujeres que intentan quedar embarazadas con el espermatozoide de un hombre que tiene VIH o hepatitis B. El riesgo de infección para la mujer se puede reducir considerablemente mediante el uso de tratamientos de infertilidad avanzados, siempre que haya médicos expertos en el uso exhaustivo de métodos de reducción de riesgos. Sin embargo, si la mujer resulta infectada, existe cierto riesgo de que el bebé también resulte infectado.

Costos: el costo promedio del banco de semen es alrededor de $25 a $35 al mes, lo cual cubre tres donaciones de espermatozoides y 5 años de almacenamiento. Es posible que exista cobertura de seguro médico, y los costos de almacenamiento varían ampliamente, por lo que es importante comparar los costos de los distintos centros. Muchos bancos de semen ofrecen planes de financiamiento y pago para las personas con cáncer.

Extracción testicular de espermatozoides y aspiración epididimal de espermatozoides

La extracción testicular de espermatozoides (TESE, por sus siglas en inglés) y la aspiración epididimal de espermatozoides son opciones experimentales de fertilidad para recolectar espermatozoides en hombres que no tienen espermatozoides maduros en su semen, ya sea antes o después de los tratamientos del cáncer. Ambas requieren que un especialista lleve a cabo una cirugía menor.

En la TESE, se extraen pequeñas muestras de tejido de los testículos y se examinan en busca de espermatozoides. En la aspiración epididimal de espermatozoides, se hace una pequeña abertura en el epidídimo (los tubos en espiral que están situados en la parte superior del testículo), y se obtienen los espermatozoides con una aguja.

Con cualquiera de las técnicas, si se encuentran espermatozoides maduros, estos pueden ser usados de inmediato (para la IVF-ICSI, descritos anteriormente) o pueden ser congelados para uso futuro.

Congelación de tejido testicular

La congelación de tejido testicular es un procedimiento experimental para los niños pequeños que no han alcanzado la pubertad. En la actualidad, no hay métodos comprobados de conservación de la fertilidad para estos niños y esta es la única opción. No obstante, este sigue siendo un método nuevo, y hasta el momento no se ha reportado ningún nacimiento vivo como resultado de esta técnica.

En este procedimiento, se recoge parte de tejido de los testículos con una aguja fina. (Por lo general, se hace mientras el paciente está recibiendo anestesia para realizar otro procedimiento necesario, tal como cirugía para colocar un dispositivo de acceso vascular). Se espera que el tejido contenga algunas células madre que con posterioridad producirán espermatozoides maduros. El tejido se congela con la esperanza de que en el futuro, pueda ser usado para tratar la infertilidad. El tejido descongelado podría ser injertado en el testículo del hombre joven o se podría extraer células madre e inyectarlas en el testículo, lo que podría permitir la producción de su propio semen.

Existe la preocupación de que el tejido que se obtuvo de un niño con cáncer antes del tratamiento pueda reintroducir células cancerosas y probablemente causar el regreso de la enfermedad.

El costo promedio de la congelación de tejido testicular varía de un centro a otro, por lo que es recomendable que pregunte sobre los costos de congelación y de almacenamiento anual así como también sobre los gastos de extirpación y de trasplante. Es posible que algunos centros estén llevando a cabo estudios de investigación que paguen los costos.


Fecha de última actualización: 01/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 01/23/2014