Linfedema: lo que toda mujer con cáncer de seno debe saber

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es una acumulación de líquido linfático en los tejidos adiposos justamente debajo de su piel.

¿Qué es el sistema linfático?

Nuestros cuerpos cuentan con una red de ganglios y vasos linfáticos que acumula y transporta líquido linfático (linfa) acuoso y claro, de forma muy parecida a las venas que recolectan la sangre y la transportan por todo el cuerpo (como las manos y los brazos) y la regresan hacia el corazón.

El líquido linfático contiene proteínas, sales y agua, así como glóbulos blancos que ayudan a combatir las infecciones.

En los vasos linfáticos, hay válvulas que trabajan con los músculos del cuerpo para ayudar a mover el líquido a través del organismo en una sola dirección.

Los ganglios linfáticos son pequeñas agrupaciones de tejido que funcionan como filtros de sustancias dañinas y que ayudan a combatir las infecciones.

El sistema linfático mostrado en la parte superior del cuerpo

¿Qué causa linfedema?

Durante la cirugía del cáncer de seno, el médico puede extraer ganglios linfáticos debajo del brazo (axila) para saber si el cáncer se ha propagado. Cuando se extraen ganglios linfáticos, los vasos linfáticos que llevan líquido del brazo al resto del cuerpo también se extirpan, ya que éstos pasan por los ganglios y están interpuestos alrededor de los mismos.

La extirpación de los ganglios y los vasos linfáticos cambia el flujo del líquido linfático en esa parte del cuerpo. Al tener cáncer de seno, se dificulta que el líquido en el tórax, el seno y el brazo fluya en estas áreas. Si los vasos linfáticos que quedan no pueden drenar suficiente líquido linfático de estas áreas, el líquido se acumula y causa hinchazón o linfedema.

La radioterapia dirigida a los ganglios linfáticos debajo del brazo también puede afectar la circulación de líquido linfático en el área del brazo, pecho y seno, lo que causa cicatrización y daños al tejido. Esto aumenta aún más el riesgo de linfedema.

En la mayoría de los casos, el linfedema se desarrolla lentamente con el tiempo, y la hinchazón puede variar de leve a grave, así como presentarse después de una cirugía o de la radioterapia. Sin embargo, también puede comenzar varios meses o incluso muchos años después.

¿Quién padece linfedema?

Cualquier mujer cuyos ganglios linfáticos estén afectados por el tratamiento de cáncer de seno puede padecer linfedema. Sin embargo, las mujeres con muchos ganglios linfáticos extirpados, y aquellas que han recibido radioterapia contra el cáncer de seno, están a un mayor riesgo de linfedema.

Los doctores todavía no saben por completo por qué algunas pacientes son más propensas que otras a presentar problemas de acumulación de líquidos.

Se espera que en un futuro sea menor el número de mujeres que desarrollen linfedema debido a que:

  • La cirugía del seno y el tratamiento se tornan más preservadores (es decir, que más mujeres son tratadas con cirugía con conservación del seno, en la cual se extirpa el tumor canceroso junto con una pequeña cantidad de tejido sano alrededor, en lugar de hacer una mastectomía en la que se extirpa todo el seno junto con más ganglios linfáticos).
  • Los avances en la investigación han logrado que se desarrollen procedimientos como la biopsia del ganglio centinela que permite al cirujano extirpar menos ganglios linfáticos.
  • Se están realizando estudios para buscar las formas de identificar los ganglios linfáticos que drenan el brazo antes de la cirugía para así preservarlos siempre que sea posible. A esto se le llama mapeo axilar invertido.

¿Por qué necesito saber acerca del linfedema?

Aún hay mucho que aprender sobre el linfedema, y no hay manera de predecir quién lo padecerá. No obstante, hay medidas que puede tomar para cuidar el área del brazo y el seno para reducir sus probabilidades de padecerlo.

Una vez que el linfedema ha comenzado, éste no puede curarse, pero un control cuidadoso en sus etapas iniciales puede reducir los síntomas y ayudar a evitar que empeore. De hecho, algunas mujeres logran mantener su linfedema bajo control tan bien que llegan a convencerse que no lo padecen.

A continuación encontrará información sobre lo que se sabe del linfedema, las señales a las que se tiene que estar al pendiente, los pasos que se pueden tomar para disminuir el riesgo de desarrollarlo y las medidas que se pueden tomar para procurar que no empeore. Consulte a un integrante de su equipo de atención médica contra el cáncer sobre su riesgo de desarrollar linfedema y de lo que puede hacer para disminuir su riesgo.

Todas las mujeres que hayan tenido episodios de linfedema deben seguir las siguientes guías junto con las instrucciones del equipo de atención médica contra el cáncer para evitar el regreso o empeoramiento del linfedema.

Las mujeres a las que se les han extirpado muchos de sus ganglios linfáticos, así como las que han recibido radioterapia, tienen un mayor riesgo de linfedema.


Fecha de última actualización: 07/30/2015
Fecha de último cambio o revisión: 07/30/2015