Sexualidad para el hombre con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo superar la ansiedad sobre el sexo

Muchas parejas consideran que el sexo debería siempre darse de manera espontánea, con poca o sin planeación alguna. Pero a veces tiene que lidiar con un síntoma relacionado con el cáncer o algún efecto secundario del tratamiento que hace imposible que sean espontáneos como solían ser anteriormente. Lo más importante es ser abiertos para hablar de ello y comenzar a programar un horario para que pasen tiempo juntos de forma relajada. Las parejas requieren retomar su actividad sexual gradualmente.

Parte de la ansiedad sobre la reanudación del sexo se debe a la presión por satisfacer a la pareja. Una forma de explorar su propia capacidad de disfrutar el sexo puede consistir en comenzar por autoestimularse. La masturbación no es algo necesario para retomar la actividad sexual, pero puede ser útil. Es posible saber qué tanto el cáncer ha modificado su respuesta sexual al estimular manualmente sus genitales y ver si incluso puede alcanzar un orgasmo. Si descubre qué parte del cuerpo podría estar irritada o muy sensible, puede indicar a su pareja lo que debe evitar hacer.

Puede ser que a muchos de nosotros desde niños se nos haya inculcado que la masturbación es mala o algo de lo que hay que avergonzarse, pero realmente es una experiencia normal y positiva para la mayoría de la gente. La mayoría de los hombres y las mujeres ha estimulado sus órganos genitales durante algún momento de su vida. Muchas personas que disfrutan de una vida sexual con su pareja aún se masturban en ocasiones. Hombres y mujeres que están en sus 70s, 80s y 90s a menudo siguen practicado y disfrutando la práctica de la autoestimulación.

Si se siente bien con esta idea, trate de acariciar no sólo sus genitales, sino todas las partes sensibles en su cuerpo. Ponga atención a las diferentes sensaciones de placer que pueda sentir.

Los libros de autoayuda en la sección “Para obtener más información” pueden ayudarle con sus inquietudes sobre la masturbación. Posteriormente podrá enseñar a su pareja cualquier descubrimiento nuevo que haya tenido sobre zonas sensibles en su cuerpo. Incluso si el tratamiento contra el cáncer no ha cambiado su respuesta sexual, puede que descubra nuevas caricias que realcen su rutina sexual.


Fecha de última actualización: 09/30/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014