Sexualidad para el hombre con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Inquietudes específicas asociadas a ciertos tipos de cáncer y su tratamiento

Urostomía, colostomía o ileostomía

Una ostomía es un procedimiento quirúrgico que consiste de un orificio que se hace para ayudar con una función corporal. Una urostomía canaliza la orina a través de un nuevo conducto que lo envía hacia una abertura en el abdomen llamado estoma. Una colostomía y una ileostomía consisten de aberturas en el abdomen para la eliminación de los desechos del cuerpo (materia fecal) desde los intestinos. En una ileostomía, la abertura se realiza en la parte del intestino delgado conocida como el íleon. Una colostomía es hecha con parte del colon (el intestino grueso).

Puede reducir el efecto que una urostomía tendrá sobre su vida sexual si toma algunas medidas de sentido común. Primero, asegúrese de que su dispositivo (sistema de bolsa) le quede bien. Revise el sello y vacíe la bolsa del dispositivo antes de cualquier actividad sexual. Esto reducirá el riesgo de fugas. En caso de una fuga, ambos en la pareja deben estar preparados para poder acudir a la ducha de inmediato y luego retomar la actividad sexual.

El uso de una cubierta para la bolsa recolectora que luzca más agradable puede ofrecer un aspecto menos clínico del dispositivo. Puede conseguir cubiertas o patrones para hacer su propia cubierta con el terapeuta enterostomal o con su proveedor de suministros para estomas.

Otra alternativa es usar una bolsa para estoma de menor tamaño durante la actividad sexual. O si tiene un sistema de dos piezas, voltee la bolsa sobre su cubierta frontal de tal forma que la válvula de vaciado quede de lado. Si se usa un cinturón elástico de soporte sobre la cubierta frontal, la bolsa vacía puede fajarse por debajo del cinturón durante el acto sexual. También puede usar un fajín alrededor de su cintura para evitar que la bolsa recolectora sea un estorbo. Otra manera de evitar que la bolsa esté golpeteando es pegarla con cinta adhesiva al cuerpo. Para algunos hombres resulta más cómodo usar camisetas para cubrir sus dispositivos.

Para reducir la fricción contra la bolsa, seleccione posiciones para la actividad sexual en donde el peso de su pareja no haga presión sobre el estoma. Si tiene un estoma pero quisiera ser la persona que está debajo durante el sexo, pruebe usar una almohada pequeña por encima de la cubierta de su estoma, y así su pareja estaría haciendo contacto con la almohada en lugar del dispositivo.

Puede obtener información más detallada sobre su tipo de ostomía en nuestros documentos disponibles por separado: Urostomía: una guía, Ileostomía: una guía, y Colostomía: una guía (refiérase a la sección “Para obtener más información”).

Laringectomía

La laringectomía es la cirugía en la que se extirpa la laringe, con la cual se pierde la capacidad de poder hablar de forma natural, y respirará a través de un estoma (abertura u orificio) en el cuello. Debido a que el aire que respira no puede pasar por el filtro de purificación natural de la nariz, se requiere el uso de una cubierta para el estoma. Además de atrapar el polvo y las partículas, la cubierta del estoma oculta las mucosidades que salen de éste. Una bufanda, corbata o camisa de cuello de tortuga pueden lucir bien y tapar la cubierta del estoma. Puede que el uso de una cubierta resulte más agradable a la vista que dejar el estoma al descubierto al tener sexo.

Durante la actividad sexual, puede que una persona se sobresalte las primeras veces cuando sienta la respiración de su pareja proviniendo de un lugar extraño. Viendo la situación positivamente, alguien bromeó al decir: “Ahora cuando beso, ¡ya no tengo que hacer una pausa para tomar aire!”.

Usted puede disminuir los olores del estoma si evita comer ajo o comidas condimentadas y si usa colonia o loción para después de afeitarse.

Algunas veces los problemas con el habla interfieren en la comunicación entre algunas parejas. Si usted ha aprendido a hablar con el esófago, hablar mientras hace el amor no representa un gran problema. Sin embargo, esto conlleva un esfuerzo mayor, al igual que se pierde parte del detalle emocional. Un dispositivo para el habla integrado en el estoma también podría serle útil. Sin embargo, ninguno de estos métodos le permite susurrarle románticamente a su pareja en el oído. Si usted usa un dispositivo para el habla que requiere controlarse con sus manos, es probable que la comunicación durante el sexo resulte extraña y que cause distracción. No obstante, usted se puede comunicar mucho sin necesidad de hablar al guiar la mano de su pareja o mediante el lenguaje corporal.

En muchas situaciones sexuales no es necesario hablar. Es recomendable que hable con una nueva pareja sobre el tipo de caricias y posiciones que le agradan antes de comenzar a tener sexo. Puede que también quieran designar con antelación las señales que usarán para mensajes importantes que requieran comunicarse durante el sexo.

Tratamiento contra el cáncer para el área del cuello y la cabeza

Algunos tipos de cáncer en la cabeza y cuello se tratan con operaciones que quitan parte de la estructura ósea de la cara. La cicatrices pueden ser muy devastadoras para su autoimagen debido a que son muy visibles. La cirugía de mandíbula, paladar o lengua también pueden afectar la forma de hablar. Los avances recientes en el remplazo de dispositivos faciales y en la cirugía plástica ofrecen a muchas personas un aspecto mucho más natural, así como una capacidad de habla más clara. Incluso, hasta la nariz y las orejas pueden hacerse de plástico y ser teñidas para que coincidan con el tono de su piel y luego unirse a su rostro. Todas estas cosas pueden ser de gran ayuda para la apariencia y autoestima de una persona.

Amputación de extremidades

Entre los tratamientos para ciertos tipos de cáncer se puede incluir la cirugía para amputar (extirpar) una de las extremidades. Puede que las amputaciones incurran algunos cambios en la actividad sexual, por ejemplo, un paciente que ha perdido un brazo o una pierna se preguntará si debe usar la prótesis durante el sexo.

La respuesta dependerá de ambas personas en la pareja. A veces el uso de la prótesis (pierna o brazo artificial) es útil al estar realizando posturas y ofrece movilidad. Pero puede que estorben las correas que sujetan la prótesis. Sin una prótesis, puede que la persona con la amputación tenga dificultad para mantener el equilibrio durante las relaciones sexuales. El uso de almohadas puede ser útil para apoyarse.

Puede que las amputaciones generen un dolor constante o dolor en donde solía estar la extremidad amputada (a esto se le conoce como dolor de extremidad fantasma). Los efectos secundarios pueden interferir con el deseo sexual y distraer a la persona durante el sexo. Si esto resulta problemático, es posible consultar con el médico sobre cómo controlar mejor el dolor.

Pérdida de uno o ambos testículos

Los testículos son tan simbólicos para la hombría como los senos lo son para la feminidad. Aunque a algunos hombres no les molesta su nueva apariencia, puede que otros sientan temor de cómo reaccionará su pareja. Esto normalmente suele ser más el caso para los hombres que no se encuentran en una relación estable de pareja.

Extirpación testicular contra el cáncer de próstata

Los hombres bajo tratamiento contra el cáncer de próstata que se ha propagado más allá de la región local puede que requieran someterse a la extirpación de ambos testículos de tal forma que se deje de producir las hormonas (testosterona) que alimentan al cáncer. Pero la estructura en la parte superior y trasera de los testículos (el epidídimo) aún permanece, de tal forma que el escroto (el saco que contiene los testículos) no luce completamente vacío.

Cáncer testicular

En hombres con cáncer testicular, el cirujano por lo general extirpa el testículo con cáncer y deja el otro que no está afectado por la enfermedad. Muy pocos hombres presentan un segundo tumor en el otro testículo. Debido a que esta operación también extirpa el epidídimo localizado arriba del testículo, ese lado del escroto se ve y se siente vacío.

Los hombres con cáncer testicular usualmente son jóvenes. Puede que sean solteros y en busca de pareja. Puede que sean deportistas y que sientan vergüenza por su testículo faltante al estarse duchando en las regaderas comunales de centros deportivos. Para restablecer una apariencia más natural, es posible implantar quirúrgicamente al hombre una prótesis testicular en el escroto. El relleno de la prótesis que ha sido aprobado para su uso en los Estados Unidos es de una solución salina (agua con sal) y su tamaño se puede adaptar para igualar al otro testículo. Al ser vista en un escroto intacto, puede lucir como un testículo normal. La única evidencia que queda de la operación es la cicatriz, que a menudo se cubre con el vello púbico. Cuando es necesario extraer parte de la piel del escroto, el uso de una prótesis podría no lograr que el escroto tenga una apariencia normal.

Retracción peneana

Después de la cirugía de próstata, puede ser que resulte impactante para el hombre ver que su pene está más corto que antes. Por hasta aproximadamente 6 meses después de la cirugía, puede incluso parecer que se ha encogido dentro del cuerpo, como cuando el hombre se sumerge en agua muy fría. La retracción peneana es común después de la cirugía y esto es algo de lo que no se suele hablar previo a la operación.

No se conoce la causa de la retracción peneana. Se cree que esto puede ser un problema menor si se realiza una cirugía de preservación del nervio. Mientras los nervios que controlan la erección se están recuperando, éstos están más activos y son estos mismos nervios los que retractan el pene hacia adentro del cuerpo. Pero los estudios han mostrado que el pene puede mantenerse corto hasta por un año después de la cirugía, de modo que puede también haber otras causas. Por ejemplo, también pueden incidir los cambios en el flujo sanguíneo, la cicatrización y los cambios en el tejido peneano que resultan de la pérdida de erecciones.

No hay forma de prevenir o tratar la retracción peneana en la actualidad. Algunos estudios han sugerido que la rehabilitación peneana temprana (mencionada en la sección “Cómo la cirugía pélvica contra el cáncer puede afectar la capacidad de erección”) puede ser útil para aminorar la reducción del tamaño, especialmente con la utilización de dispositivos de succión (estos dispositivos se mencionan en la sección “Cómo sobrellevar los problemas sexuales”) pero es preciso realizar más investigaciones al respecto.

Cáncer de pene

Cuando un hombre padece cáncer de pene o se detecta cáncer en el extremo al fondo de la uretra, puede que el mejor tratamiento sea la amputación (extirpar) el pene parcial o totalmente. Estas operaciones son muy poco comunes, pero pueden tener un efecto devastador en la autoimagen en un hombre, así como en su vida sexual. Si el cáncer de pene se detecta en sus etapas iniciales, a veces éste se puede tratar con radioterapia local o cremas quimioterapéuticas. Estos tratamientos a menudo ocasionan un leve efecto en la función y placer sexuales. Pero más comúnmente, la única manera de detener el cáncer es mediante la extirpación de la parte afectada del pene.

En la penectomía parcial se extirpa solamente la punta del pene. El cirujano conserva suficiente parte del cuerpo del pene para permitir que el hombre pueda encausar el flujo de orina hacia afuera del cuerpo.

Los hombres por lo general se sorprenden al descubrir que es posible tener una vida sexual satisfactoria después de una penectomía parcial. La parte restante del pene aún conserva su capacidad de erección con la excitación sexual, y por lo general se consigue una longitud suficiente que hace posible la penetración. Aunque la región más sensible en el pene (la cabeza o glande) ya no está, un hombre puede aún lograr el orgasmo y tener una eyaculación normal. Su pareja también puede seguir sintiendo el mismo placer y lograr el orgasmo de la misma manera como sucedía anteriormente.

Los cirujanos reconocen cuán devastador es la pérdida del pene para un hombre. Por lo general, procuran conservar tanto del pene como sea posible durante la cirugía, pero lo más importante es que todo el cáncer sea eliminado, y esto puede limitar qué tanto del pene el cirujano puede dejar intacto.

Si no es posible conservar el glande ni el cuerpo del pene, el hombre tendrá que someterse a una penectomía total. En esta operación se extirpa (amputa) el pene en su totalidad, incluyendo la raíz que se extiende hacia la región pélvica. El cirujano forma una nueva abertura para la uretra (el conducto que proviene de la vejiga) entre el escroto (el saco testicular) y la abertura externa del recto (el ano). El hombre aún puede controlar su micción (acto de orinar) debido a que la válvula que frena y permite el flujo de la orina en la uretra queda arriba del nivel del pene.

Algunos hombres dejan de tener sexo después de una penectomía total. Debido a que el cáncer de pene es más común entre hombres en su senectud (de edad avanzada), muchos de ellos ya habían dejado de ser sexualmente activos debido a otras complicaciones de salud. Pero si un hombre está dispuesto a hacer un esfuerzo en tener una vida sexual, es posible lograr placer sexual después de una penectomía total.

Un hombre puede aprender otras formas de lograr el orgasmo al recibir caricias en regiones sensibles como el escroto (testículos), la piel detrás de éste y la región alrededor de las cicatrices que dejó la cirugía. Él mismo o la pareja puede intentar introducir un dedo en el ano entre 2.5 y 5 centímetros (1 a 2 pulgadas) para estimular la próstata (refiérase a la imagen en la sección “Función sexual del cuerpo del hombre”). Algunas personas prefieren el uso de guantes de plástico o látex con un lubricante de base de agua al intentar tocar esta región; de cualquier forma, es imprescindible tener las uñas cortas. Siempre y cuando la próstata y el recto estén sanos y no se hayan afectado por la cirugía, algún trauma físico o el mismo cáncer, a muchos hombres les resulta placentera esta opción. Se requiere de práctica, ya que al comienzo puede resultar raro o que el hombre experimente una sensación similar a la de querer orinar.

También, ver imágenes eróticas, leer historias sensuales o tener fantasías sexuales puede incrementar el nivel de excitación. Puede ayudar a su pareja a lograr el orgasmo mediante caricias manuales en los genitales, sexo oral o con el uso de un vibrador.

Puede que en el futuro se dispongan de más alternativas. Aunque es muy poco frecuente en los Estados Unidos, existen unos cuantos cirujanos que trabajan en la reconstrucción del pene después de una penectomía total en el caso de que el hombre esté dispuesto a intentarlo. Este es un procedimiento complicado que requiere de microcirugía para conectar los nervios y los vasos sanguíneos. Es necesario tomar injertos de otras partes del cuerpo, como brazos, piernas, pecho, espalda o ingles. A veces se utiliza hueso de alguna región de injerto lo cual puede hacer posible la erección después de la cirugía. En otros casos, el uso de implantes puede que sea necesario. Si usted está considerando esta opción, deberá informarse bien sobre la experiencia del cirujano con estos procedimientos. También querrá investigar el número de casos exitosos, cicatrices y complicaciones en pacientes que el cirujano haya atendido. Infórmese sobre la sensibilidad en el pene y cuántos hombres lograron recuperar su capacidad de tener coito después de esta cirugía. Tenga en consideración que actualmente existe muy poca investigación médica y datos sobre casos exitosos respecto a esta cirugía.


Fecha de última actualización: 09/30/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014