Sexualidad para el hombre con cáncer

+ -Text Size

TEMAS

Cómo el tratamiento contra el cáncer puede afectar el deseo y la respuesta sexuales

Existen algunos cambios generales en el deseo y la respuesta sexual que pueden estar relacionados con el cáncer y el tratamiento. Los cambios específicos relacionados con ciertos tipos de tratamiento se abordan detalladamente en las próximas secciones.

Tanto los hombres como las mujeres a menudo pierden interés en la actividad sexual durante el tratamiento contra el cáncer, al menos por algún tiempo. Al comienzo, la preocupación por sobrevivir es tan grande que puede que el sexo deje de ser prioridad, lo cual está bien. A pocas personas les interesa el sexo cuando sienten que su vida peligra. Cuando la gente está recibiendo tratamiento, puede que el deseo sexual se pierda debido a la preocupación, depresión, náusea, dolor o fatiga que surgen al estar combatiendo la enfermedad. Los tratamientos contra el cáncer que alteran el equilibrio normal en los niveles hormonales también pueden aminorar el deseo sexual.

Si existe algún conflicto en la relación, podría resultar en que una o ambas partes de la pareja pierdan interés por el sexo. Muchas personas que padecen cáncer se preocupan de que su pareja se inhiba por los cambios que ocurren en su cuerpo o por el mero término “cáncer”.

Tenga en cuenta que cada parte del ciclo sexual en el hombre es un tanto independiente de las otras partes del ciclo. Por esta razón, después de algunos tipos de tratamiento contra el cáncer, puede que el hombre aún tenga deseo sexual y la posibilidad de eyacular sin necesariamente tener una erección. Puede que otros hombres experimenten la sensación del orgasmo junto con la contracción muscular rítmica a pesar de no eyacular semen.

Los problemas físicos pueden afectar el deseo y la respuesta sexuales

Eyaculación precoz

La eyaculación precoz (también referida como eyaculación prematura) significa llegar al clímax demasiado pronto. Los hombres que tienen problemas de erección a menudo no pueden contener el orgasmo lo cual hace que eyaculen muy rápidamente.

La eyaculación precoz es un problema muy común, incluso entre los hombres sanos. Puede superarse con algo de práctica al reducir el nivel de excitación. Algunos de los medicamentos recientes contra la depresión tienen el efecto secundario de demorar el orgasmo, lo cual es útil para los hombres que padecen eyaculación precoz. Algunos hombres también pueden usar cremas que hacen que se pierda algo de sensación en el pene. Hable con su doctor sobre qué tipo de ayuda podría ser adecuada para usted.

Dolor

Los hombres a veces sienten dolor en sus órganos genitales durante el sexo. Si la próstata (glándula prostática) o la uretra se irritan a raíz del tratamiento contra el cáncer, puede que la eyaculación resulte dolorosa. El tejido cicatricial que se forma en el abdomen (región del estómago) y en la pelvis después de la cirugía (como en el cáncer de colon) también puede causar dolor durante el orgasmo. El dolor en el pene a medida que se produce una erección es menos común. Si hay algún dolor en la región genital, deberá notificarse al médico de inmediato.

La terapia hormonal puede afectar el deseo sexual

El tratamiento contra el cáncer de próstata que se ha propagado más allá de la glándula, a menudo implica un cambio en el equilibrio hormonal del hombre. Esto se puede dar en una o más de las siguientes maneras:

  • Por el uso de medicamentos para impedir la producción de testosterona.
  • Por el uso de medicamentos que bloquean el uso de la testosterona por las células.
  • Por la extirpación de los testículos (orquiectomía, castración).

El objetivo de la terapia hormonal es privar a las células cancerosas de testosterona. Esto desacelera el crecimiento del cáncer. Todos estos tratamientos causan muchos de los mismos tipos de efectos secundarios sexuales, debido a que todos ellos afectan la testosterona.

La mayoría de los problemas sexuales comunes con el tratamiento hormonal resulta en una reducción en el deseo sexual (libido). La terapia hormonal puede que también genere cambios en el aspecto, como pérdida de masa muscular, aumento de peso o crecimiento de tejido de los senos. Asegúrese de entender los efectos secundarios y qué es lo que se puede hacer para controlarlos. Por ejemplo, puede que un programa de ejercicio ayude a limitar la pérdida de masa muscular, el aumento de peso y el cansancio. Hable con su médico sobre cualquier programa de ejercicio contemplado, o solicite que le refieran a un fisioterapeuta que le ayude a decidir cómo comenzar y proceder.

Efectos psicológicos de la terapia hormonal

Los hombres bajo tratamiento con medicamentos de terapia hormonal para reducir sus niveles de testosterona a menudo indican sentirse “menos hombres”. Temen que puedan empezar a sentirse y actuar más femeninamente, lo cual es un mito. La hombría no depende de las hormonas sino de haber sido hombre por toda una vida. La terapia hormonal contra el cáncer de próstata puede reducir el interés por el sexo en un hombre, pero no puede cambiar el objetivo del gusto sexual. Por ejemplo, un hombre a quien siempre le han atraído las mujeres no comenzará a sentir atracción por otros hombres solamente por estar bajo este tipo de tratamiento.

La terapia hormonal en los hombres ha sido asociada a la depresión. Hable con su médico sobre esto, pues puede tratarse con antidepresivos y/o psicoterapia. Existe también una preocupación cada vez mayor en cuanto a si la terapia hormonal contra el cáncer de próstata puede causar problemas con el razonamiento, la concentración y/o la memoria. La terapia hormonal parece afectar la memoria en algunos hombres, aunque esto no ha sido sometido a estudio. En raras ocasiones, estos problemas son graves, y con más frecuencia afectan solamente a algunos tipos de memoria. Se están realizando más estudios para analizar este efecto.


Fecha de última actualización: 09/30/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2014